QUEMADURAS LEVES - Tratamiento y Cuidados Básicos

QUEMADURAS LEVES - Tratamiento y Cuidados Básicos

En este texto vamos a abordar las quemaduras leves, aquellas que no necesitan tratamiento a nivel hospitalario. Daremos énfasis a los cuidados básicos ya cómo tratar pequeñas quemaduras.

Grados de quemadura

  • En primer lugar - grado quema: los que implican sólo a la epidermis, la capa más externa de la piel.
  • Quemaduras de segundo grado: los que implican la epidermis y la dermis de la piel capa más profunda.
  • Quemaduras de tercer grado: son aquellos que implican todas las capas de los tejidos de la piel y subcutáneas tales como los músculos, los nervios, vasos sanguíneos, tendones, etc.

Si desea conocer más detalles sobre los grados de quemadura y los criterios de gravidez, sugerimos también la lectura del texto QUEMADURAS - Grados y Complicaciones.

Definición de quemaduras ligeras

La mayoría de la gente piensa que una quemadura leve o simple es algo como aquellas pequeñas quemaduras que ocurren al encajar en una olla caliente o después de un día de sol sin protector solar. En realidad, consideramos quemaduras leves aquellas que no cursan con riesgo de muerte ni causan alteraciones metabólicas en el organismo que necesiten tratamiento intrahospitalario.

Dentro de este concepto pueden estar incluidas quemaduras profundas y con riesgo de cicatrización deformante, aquellas que el sentido común nunca llamaría quemadura simple.

La clasificación de gravedad de la quemadura depende del grado, de la causa, del potencial para tener complicaciones y, principalmente, de la extensión de la lesión. La apariencia estética de la lesión no sirve para definir la gravedad de un quemado. Por eso, usted puede incluso tener una pequeña quemadura de 3º grado y aún así que se considere una quemadura ligera.

Siendo así, consideramos una quemadura leve cuando ella presenta las siguientes características:

  • Sólo hay quemaduras de primer grado.
  • Las quemaduras de 2º grado acomete menos del 10% de la superficie corporal de un adulto (alrededor de 7, 5 cm en el mayor diámetro).
  • Las quemaduras de 2º grado acomete menos del 5% de la superficie corporal de un niño o de un anciano.
  • Las quemaduras de 3º grado acomete menos del 2% de la superficie corporal y no hay otras lesiones traumáticas asociadas.

Además de los requisitos anteriores, para ser considerada una quemadura simple también son necesarios que:

  • La quemadura es aislada (sin inhalación de aire caliente o quemadura por electricidad)
  • No acomete ojos o grandes áreas de la cara, manos, periné o pies.
  • No involucra completamente grandes articulaciones como rodillas o hombros, por ejemplo.
  • No involucrar un área del cuerpo de forma circunferencial (en forma de pulsera, collar o anillo), pues áreas quemadas se hinchan, y quemaduras circunferenciales pueden obstruir el flujo de sangre hacia regiones adyacentes.

Los criterios anteriores sirven para evaluar la necesidad o no de internación hospitalaria. Sin embargo, el hecho de que una quemadura no se considere moderada o grave no obligatoriamente elimina la necesidad de una evaluación médica.

Cualquier quemadura que destruya la capa superficial de la piel o envuelva una extensión mayor que el 1% del cuerpo (equivalente al tamaño de una palma de la mano) debe ser evaluada por un médico. El mismo vale para cualquier quemadura eléctrica o por productos químicos.

La forma más común de quemadura leve es a través de la exposición solar exagerada sin el protector solar. Los accidentes en la cocina durante la preparación de alimentos también son comunes, principalmente si hay fritura con aceite.

Tratamiento de las quemaduras simples

Quemaduras superficiales

Las primeras medidas después de una quemadura son enfriarla y limpiarla. Comience con agua corriente fría en la lesión por hasta 15 minutos. Atención: el agua debe ser fría, no helada. Nunca coloque hielo en las lesiones, pues el mismo también puede quemar la piel y agravar el cuadro.

Inicialmente no es necesario ningún producto de limpieza específico, basta agua y jabón simple. No aplique ninguna sustancia acerca de la lesión, especialmente mantequilla, aceites, pasta de dientes, café, etc. Estas recetas caseras para tratar las quemaduras no funcionan, pueden agravar la lesión y aún aumentan el riesgo de infección de la herida.

Si la piel no está intacta, no aplique ninguna sustancia que no haya sido indicada por un médico. La inmensa mayoría de las recetas caseras contra la quemadura hacen más mal que bien.

Si la quemadura es simple, pequeña y superficial, puede que no sea necesario atención médica y, después del debido enfriamiento y limpieza de la herida, se puede aplicar un hidratante a base de Aloe Vera (babosa o aloe) o vaselina.

En la mayoría de los casos, las quemaduras de primer grado se fueron espontáneamente después de 3 a 6 días.

Quemaduras más profundas

Si la piel está dañada, envuelva la lesión con compresas o gazes húmedas (estériles de preferencia). No utilice materiales que puedan adherirse a la piel, como el algodón, por ejemplo. Si necesita usar ataduras, tenga cuidado de que no haga compresión sobre la quemadura. Siempre trate de proteger la piel sin presionarla.

Retire cualquier tipo de ropa u objeto que esté sobre la lesión. Si los mismos se adhieren, no fuerce para no perjudicar aún más la piel; deje que un médico resuelva el problema.

Si hay burbujas, nunca las estrope; si hay piel colgada, no la puesta en marcha. Si hay signos de piel carbonizada o muerta, deje el médico decidir cómo proceder. Tenga cuidado a la hora de limpiar la herida.

Si no hay contraindicaciones, el paciente puede tomar un analgésico, como paracetamol o dipirona para el control del dolor. Las quemaduras de primer grado o 2º grado superficiales son muy dolorosas. Si la quemadura es grande, a menudo es necesario un analgésico opioide para el alivio del dolor, como tramadol, por ejemplo.

Una vez más, si la lesión es extensa o hay daño de la capa superficial de la piel, busque atención médica.

Cada paciente con quemaduras que provoquen la exposición de las capas más profundas de la piel debe recibir una vacuna contra el tétano (si es necesario según su estado de vacunación previa): Lea: TÉTANO | VACUNA Y SINTOMAS).


REUMATISMO - Qué es, Síntomas y Tratamiento

REUMATISMO - Qué es, Síntomas y Tratamiento

El reumatismo es un término médico antiguo, que desde hace muchas décadas ha dejado de formar parte de los diccionarios médicos, pero que todavía es muy utilizado por la población laica. El reumatismo suele ser empleado en los casos de enfermedades de los sistemas musculares y osteoarticular de origen no traumático, lo que, en la práctica, acaba por englobar cientos enfermedades de orígenes distintos. A pesar

(medicina)

HIPERTENSIÓN ARTERIAL DE DIFÍCIL CONTROL

HIPERTENSIÓN ARTERIAL DE DIFÍCIL CONTROL

La hipertensión arterial de difícil control, también llamada hipertensión resistente, es aquella que no puede ser controlada incluso con múltiples medicamentos antihipertensivos. Los pacientes que permanecen con la presión arterial descontrolada de forma crónica presentan un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares. Los p

(medicina)