GRIPE H1N1 - Causas, Síntomas y Tratamiento

GRIPE H1N1 - Causas, Síntomas y Tratamiento

Entre 2009 y 2010 el mundo ha vivido una pandemia de gripe A (gripe H1N1), que se ha conocido popularmente como gripe porcina, una variación de la gripe común causada por el virus de la gripe A.

El virus de la gripe A (H1N1) circula en el mundo desde, al menos, el inicio del siglo XX, siendo el responsable de grandes epidemias de gripe del pasado, como la famosa gripe española de 1918, que llevó al óbito unos 60 millones de personas en todo el mundo.

Al igual que cualquier Influenza A, el subtipo H1N1 posee una gran capacidad de mutación, haciendo que de vez en cuando una nueva cepa sea responsable de nuevas epidemias.

En este artículo vamos a abordar específicamente la Gripe A (H1N1), causante de las epidemias de gripe de 2009 en adelante. Si usted busca información sobre la gripe común, visite el siguiente enlace: GRIPE SAZONAL.

Epidemia de gripe A (H1N1) de 2009

Nosotros tenemos contacto frecuente con varios subtipos y varias cepas diferentes del virus Influenza, lo que hace que siempre hay un cierto grado de inmunidad contra los virus de la gripe que circulan entre los humanos. Las epidemias graves suelen ocurrir cuando cepas venidas de aves u otros mamíferos logran atravesar la barrera de las especies y contaminar al hombre. Normalmente, no tenemos anticuerpos contra estas nuevas cepas y nos quedamos más susceptibles a las infecciones.

La última epidemia de gripe H1N1 había ocurrido a finales de la década de 1970. Desde entonces el virus circulaba entre humanos sin causar grandes estragos. En 2009, sin embargo, surgió en México una nueva cepa de H1N1 que tuvo su origen en la Influenza A H1N1 que afecta a cerdos (de ahí el nombre de la gripe porcina). Esta cepa porcina sufrió una mutación y pasó a ser capaz de infectar a los seres humanos. Este nuevo H1N1 poseía en su ADN características del virus Influenza A presentes en aves, cerdos y humanos, siendo diferente del H1N1 que circulaba hasta entonces.

Entre 2009 y 2010 cerca del 99% de los casos de gripe provocados por la Influenza A (H1N1) fueron causados ​​por esta nueva cepa originada por los cerdos.

Curiosamente, este nuevo H1N1 atacó preferentemente a personas jóvenes, principalmente a los menores de 25 años. Al contrario de lo que ocurre en las otras formas de gripe A, los ancianos fueron el grupo con menos casos de gripe durante la epidemia de 2009. Esto probablemente ocurrió porque ese grupo ya tenía una inmunidad parcial al H1N1 adquirida durante las epidemias de la década de los 50 y 70.

Diferencias entre la gripe H1N1 y la gripe común

A pesar del pánico generado, en gran parte por la cobertura sensacionalista de los medios de comunicación, la nueva gripe H1N1 no era más letal que la gripe común, conocida también como gripe estacional.

La gripe estacional es provocada por variaciones del virus Influenza A y B y siempre ha causado muertes e internaciones hospitalarias. En los Estados Unidos, anualmente se ingresa a más de 200.000 personas debido a la gripe común. Entre 1972 y 1992 fueron más de 400.000 muertes atribuidas a complicaciones de los diversos tipos de Influenza A.

Así como la gripe estacional, la gripe H1N1 presentaba una tasa muy baja de muertes, menor que el 1% de los casos. La gripe A asustó mucho porque el número de personas susceptibles a esta nueva cepa del virus era inmenso. Esto ha resultado en millones de casos de la nueva gripe A (H1N1) en todo el mundo entre 2009 y 2010. Las enfermedades que afectan a millones de personas en poco tiempo conducen a muchas muertes, incluso si su tasa de mortalidad es baja. En todo el mundo fueron cerca de 20.000 muertes por el nuevo H1N1 durante la epidemia.

En realidad, la gripe A presentó durante la epidemia una tasa de mortalidad más baja que en las otras epidemias de gripe. Sin embargo, como las muertes ocurrieron en un corto espacio de tiempo y fueron ampliamente divulgadas por los medios en todo el mundo, se generó la falsa sensación de que vivíamos una epidemia altamente letal.

La pandemia de H1N1 duró un poco más de un año, entre abril de 2009 y agosto de 2010. Desde entonces, esta nueva cepa del H1N1 sigue circulando en el mundo junto con los otros subtipos de Influenza A y B, siendo responsable aún por varios casos de la gripe.

Hoy en día, gran parte de la población ya ha tenido contacto con la gripe H1N1 y, por eso, ya es considerada una cepa que forma parte del grupo de Influenzas que causan la gripe común. Esto no significa, sin embargo, que el H1N1 no pueda sufrir nuevas mutaciones y pasar a ser capaz de causar una nueva epidemia.

La actual vacuna contra la gripe ya cubre esta cepa de H1N1, siendo esta una de las causas de la gran reducción del número de nuevos casos en los últimos años.

Transmisión de la gripe H1N1

La gripe A se transmite, como cualquier otra gripe, a través de secreciones respiratorias y de manos contaminadas. El primer caso fue transmitido a través de un cerdo, pero los actuales casos se dan por la transmisión de humano a humano. No es necesario tener miedo de entrar en contacto con los cerdos. De la misma forma, no hay riesgos de contaminación por la carne del cerdo. El virus no sobrevive al proceso de cocción.

El período de incubación es similar al de la gripe estacional, que varía de 1 a 3 días. El período de infectividad, es decir, la fase en que el paciente puede contaminar a otras personas, se inicia el día anterior al surgimiento de los síntomas y dura por cerca de 5 a 7 días. En general, el paciente deja de eliminar el virus por las secreciones respiratorias 1 a 2 días después del final de los síntomas.

El uso de máscaras fue muy difundido en la población durante la epidemia de 2009, pero no hay indicios de que máscaras comunes efectivamente protejan contra la infección por el H1N1 o cualquier otra forma de gripe. Las máscaras comunes después de algún tiempo quedan húmedas debido a la respiración ya la transpiración, perdiendo completamente su capacidad de protección. Su uso debe restringirse a los profesionales de la salud en contacto con pacientes y personas que tienen familiares enfermos en el mismo domicilio. En realidad, la máscara es más indicada para las personas que están enfermas, disminuyendo la propagación de virus por el ambiente, que para las personas que están sanos.

El virus H1N1 puede quedar vivo en objetos inanimados por hasta 8 horas. Una simple limpieza con jabón o detergente es suficiente para matarlo. Las piscinas no transmiten el virus debido a la presencia de cloro.

Como prevención se sugiere:

- Evitar contacto cercano con personas contaminantes (por lo menos 2 metros).
- Evitar el contacto directo de las manos con ojos y boca sin antes haberlas lavado.
- Lavarse las manos a menudo.
- Evitar quedarse en ambientes con poca circulación de aire y con muchas personas.

Síntomas de la gripe H1N1

Los síntomas de la gripe A son muy similares a los de la gripe común, siendo común la aparición de fiebre, dolor de cabeza, tos, dolor de garganta y dolores musculares. A diferencia de la gripe estacional, la gripe A (H1N1) provoca más síntomas gastrointestinales, como la diarrea y los vómitos.

La fiebre es el síntoma más importante para el diagnóstico, ocurriendo en más del 90% de los casos. La tos es el segundo síntoma más común, presente en alrededor del 83% de los pacientes.

A diferencia de los resfriados, que son provocados por diferentes virus de la Influenza, la gripe es una infección que ha evolucionado muy rápido. En cuestión de 24 horas, el paciente ya presenta todo el cuadro clínico establecido. En el resfriado, los síntomas van surgiendo de forma más lenta. Para entender las diferencias entre gripe y resfriado, acceda al siguiente enlace: DIFERENCIAS ENTRE GRIPE Y RESFRIADO.

Complicaciones de la gripe H1N1

Es importante destacar que en la mayoría de los casos, la gripe H1N1, así como la gripe estacional, provoca síntomas blandos. Sin embargo, cuando la enfermedad es lo suficientemente fuerte para que el paciente busque atención médica, la tasa de complicaciones es relativamente alta, alrededor del 20%.

Las complicaciones de la gripe A son las mismas de la gripe común. La principal es la neumonía y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG), que suele ser la causa de muerte en aquellos que evolucionan mal.

Los signos y síntomas que merecen atención, pues pueden indicar las ocurrencias de complicaciones de la gripe son:

- Dificultad respiratoria.
- Dolor torácico para respirar.
- Presión arterial baja.
- Alteraciones de la conciencia.
- Desorientación.
- Vómitos persistentes.

Las complicaciones de la gripe son más comunes en los pacientes que pertenecen a los grupos de riesgo que se expondrán a continuación.

Factores de riesgo para la gripe H1N1

Cualquier persona puede ser contaminada con la gripe A (H1N1), pero algunos grupos pueden tener una enfermedad severa, con mayor riesgo de complicaciones. Son ellos:

- Menores de 5 años.
- Mayores de 65 años.
- Individuos menores de 19 años que hacen uso crónico de aspirina.
- Embarazadas.
- Individuos con enfermedades pulmonares, incluyendo asma, bronquitis y enfisema.
- Individuos con enfermedad cardiovascular (excepto aquellos con hipertensión aislada).
- Insuficiencia renal.
- Insuficiencia hepática / cirrosis.
- Diabetes.
- Anemia de células falciformes.
- Inmunosuprimidos, incluyendo pacientes con SIDA.
- Desnutrición.
- Obesidad morbida.

Los grupos de riesgo son básicamente los mismos de la gripe estacional.

Tratamiento de la gripe H1N1

Una vez más, es importante resaltar que en la mayoría de las personas, la gripe A presenta un cuadro leve, similar a cualquier gripe, con resolución espontánea, sin complicaciones.

El uso de un antiviral sólo está indicado en pacientes con signos de gravedad o que pertenecen al grupo de riesgo. Las personas fuera del grupo de riesgo y con síntomas leves no corren riesgo de muerte, por lo que no necesitan la droga.

El tratamiento con antivirales disminuye la incidencia de complicaciones y acorta el tiempo de enfermedad, favoreciendo la quiebra de la cadena de transmisión. Los principales fármacos utilizados en el tratamiento de la gripe son oseltamivir (Tamiflu®) o Zanamivir (Relenza). El medicamento funciona mejor si se toma en las primeras 48 horas de síntomas.

Desde 2010, la vacuna anual contra la gripe ya es capaz de inmunizar a los pacientes contra la cepa H1N1 que provocó la pandemia de 2009 (lee: VACUNA DE GRIPE | Beneficios y efectos colaterales).


AFTAS EN BOCA Y LENGUA - Causas y Tratamiento

AFTAS EN BOCA Y LENGUA - Causas y Tratamiento

Las úlceras orales, también llamadas úlceras aftosas, estomatitis aftoides o simplemente aftas, son lesiones muy comunes de la mucosa oral. Las aftas son lesiones benignas que no suelen causar mayores problemas además de la incomodidad. Sin embargo, algunas enfermedades más graves de la cavidad oral pueden manifestarse con lesiones ulceradas muy similares, lo que puede causar confusión. Un e

(medicina)

Diagnóstico de la rubéola en el embarazo - IgG e IgM

Diagnóstico de la rubéola en el embarazo - IgG e IgM

introducción La rubéola es una infección de origen viral que suele provocar cuadros blandos, con pocos o ningún síntoma en la mayoría de los pacientes. Es una enfermedad benigna en la inmensa mayoría de los casos, siendo menos peligrosa que la gripe, por ejemplo. La rubéola, sin embargo, posee una particularidad que la convierte en una importante preocupación de salud pública: es extremadamente peligrosa para el feto cuando es adquirida por la madre durante el embarazo, principalmente en los tres primeros meses de gestación. Por este

(medicina)