Trastorno de ansiedad generalizada - Síntomas y tratamiento

Trastorno de ansiedad generalizada - Síntomas y tratamiento

La ansiedad es un sentimiento natural, que suele surgir cuando vivimos situaciones que provocan estrés, miedo o aprehensión.

Estar ansioso en respuesta a un evento específico es tan normal como sentir miedo, tristeza, felicidad o irritación. En realidad, la ansiedad puede incluso ser beneficiosa en algunas situaciones, pues nos deja más alerta y preparado para enfrentar situaciones de peligro.

La ansiedad como trastorno psiquiátrico es algo completamente diferente. Decimos que el paciente tiene un trastorno de ansiedad cuando su cuadro de preocupación es prolongado, intenso e incontrolable, a punto de entorpecer sus actividades personales y profesionales. A menudo, estas crisis de ansiedad surgen sin una causa aparente o justificable.

En este artículo, vamos a explicar lo que es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), una de las enfermedades que forman parte del grupo de disturbios psiquiátricos clasificados como trastornos de ansiedad.

Si usted desea saber sobre el síndrome del pánico, lea: SÍNDROME DEL PÁNICO - Causas, Síntomas y Tratamiento.

Antes de seguir adelante, vea esta corta animación sobre el trastorno de ansiedad generalizada, que resume algunos de los puntos abordados en este artículo

¿Qué son los trastornos de ansiedad?

De acuerdo con el Manual de Clasificación de Enfermedades Mentales (DSM-5), los trastornos de ansiedad son un grupo de trastornos psiquiátricos que comparten características de miedo y ansiedad excesiva. Son enfermedades distintas, pero que presentan signos y síntomas similares.

Los principales trastornos mentales que integran el grupo de los trastornos de ansiedad son:

  • Trastorno de ansiedad generalizada.
  • Sindrome del PANICO.
  • Fobia social.
  • La agorafobia.
  • Trastorno de ansiedad de separación.
  • Fobias específicas.

Obs: hasta la versión anterior del Manual de Clasificación de Enfermedades Mentales (DSM-4), el trastorno obsesivo-compulsivo y el estrés postraumático también se consideraban trastornos de ansiedad.

El paciente con trastorno de ansiedad suele tener más de una de las enfermedades del grupo. Por ejemplo, en los pacientes con trastorno de ansiedad generalizada, que es el foco de este artículo, las siguientes enfermedades también suelen estar presentes:

  • Fobia social (en el 20 a 35% de los casos).
  • Fobia específica (en 25 a 35% de los casos).
  • Síndrome del pánico (en el 20 a 25% de los casos).

¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

El trastorno de ansiedad generalizada es, junto con el síndrome del pánico, la principal enfermedad del grupo de los trastornos de ansiedad, afectando a cerca del 3 al 5% de la población.

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una persistente y excesiva ansiedad o preocupación, que interfiere en las actividades diarias del paciente y puede venir acompañada de síntomas físicos, tales como: cansancio, inquietud, dificultad de concentración, tensión muscular e insomnio (hablaremos síntomas más adelante)

Normalmente, la ansiedad excesiva está ligada a situaciones cotidianas, como el trabajo, la salud familiar, las cuestiones financieras o incluso problemas pequeños, como la reparación del coche o los encuentros con otras personas.

En general, el grado de preocupación es desproporcionado al motivo, al punto de la inmensa mayoría de los pacientes con TAG responder sí a la siguiente pregunta: "¿Te preocupa excesivamente con cuestiones menores?".

Los pacientes con TAG se sienten ansiosos en la mayoría de los días ya menudo necesitan esforzarse para recordar la última vez que se sintieron relajados, pues las crisis de ansiedad se superponen. Cuando un motivo para estar ansioso es resuelto, enseguida surge otro.

El trastorno de ansiedad generalizada es dos veces más común en las mujeres que en los hombres y suele surgir alrededor de los 30 años de edad, a pesar de estar presente tanto en niños como en ancianos.

Además de la asociación con otros trastornos de ansiedad, el trastorno de ansiedad generalizada también está frecuentemente asociado a un cuadro de depresión.

Causas del trastorno de ansiedad generalizada

Como ocurre con muchas enfermedades psiquiátricas, las causas exactas del trastorno de ansiedad generalizada no son totalmente comprendidas. Sabemos que hay un relevante componente genético, pues la historia familiar es un dato importante.

Los factores ambientales también son significativos. Traumas en la infancia, abusos, abandono de uno de los padres, bullying, muerte de un ser querido, interrupción del uso de una sustancia química adictiva, divorcio o desempleo son algunos de los eventos que pueden ayudar a desencadenar un cuadro de TAG. Las personas con enfermedades físicas crónicas, principalmente aquellas que causan dolor persistente, también presentan mayor riesgo.

Algunos tipos de personalidad también están más asociados a un riesgo mayor de desarrollar TAG, incluyendo personas muy tímidas o que presentan un temperamento negativo, con irritación, falta de paciencia y tristeza frecuentes.

Los estudios del metabolismo y de la actividad cerebral muestran que los pacientes con trastorno de ansiedad generalizada presentan desequilibrios en la cantidad de algunos neurotransmisores cerebrales como la serotonina y la noradrenalina. Hay evidencias también de que algunas áreas cerebrales involucradas en el control de las emociones y del comportamiento se encuentran hiperactivas.

Síntomas del trastorno de ansiedad generalizada

La preocupación excesiva y persistente es considerada la principal característica del trastorno de ansiedad generalizada, pero no es el único síntoma que el paciente presenta.

Los síntomas comunes del TAG se pueden dividir en psicológicos y físicos.

Síntomas psicológicos del trastorno de ansiedad generalizada:

  • Incapacidad de relajar la mente.
  • Inquietud.
  • Irritación fácil.
  • Miedo frecuente.
  • Sensación de estar en su límite.
  • Dificultad de concentración.
  • Sensación que la mente a menudo "da un blanco".
  • Miedo a tomar decisiones por temor a equivocarse.
  • Estar estresado cuando está indeciso.
  • Estar preocupado por estar demasiado preocupado.
  • Siempre imaginar resultados negativos para cualquier situación.

Es común que el paciente esté excesivamente preocupado por cuestiones que son poco racionales, como estar constantemente con miedo de haber un terremoto, incendio en casa o que algún familiar vaya a desarrollar una enfermedad grave en cualquier momento.

Síntomas físicos del trastorno de ansiedad generalizada:

  • El cansancio.
  • Tensión muscular.
  • El temblor.
  • Palpitaciones.
  • Asustarse fácilmente.
  • Insomnio.
  • Sudores.
  • Náuseas.
  • Síntomas del síndrome del intestino irritable.
  • Dolor de cabeza.

El trastorno de ansiedad generalizada es generalmente una enfermedad crónica, cuya gravedad fluctúa a lo largo del tiempo.

La enfermedad suele iniciarse de forma gradual, pudiendo llevar meses, o hasta años, para que el cuadro clínico completo se establezca.

Los pacientes que presentan otros trastornos psiquiátricos asociados, tales como síndrome de pánico, fobia social o depresión, suelen presentar un pronóstico peor, con más dificultad para regresar a una vida productiva.

Los pacientes con TAG tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión, enfermedades del corazón, problemas digestivos y abuso de sustancias químicas, como el alcohol, por ejemplo.

Tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada

El tratamiento del TAG suele ser hecho con la combinación de medicamentos y psicoterapia, habitualmente con terapia cognitivo-conductual.

Terapia cognitiva-conductual (TCC)

La TCC ayuda al paciente a entender la forma en que los problemas, pensamientos, sentimientos y comportamientos lo afectan. La terapia también puede ayudar a cuestionar los pensamientos negativos y la ansiedad.

La terapia cognitivo-conductual suele involucrar una consulta semanal con terapeuta especializado, con una duración media de 1 hora.

Terapia farmacológica

La segunda pierna del tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada se realiza con medicamentos, generalmente de la clase de los antidepresivos.

El tratamiento suele hacerse por lo menos un año. Si el paciente, sin embargo, tiene recaídas siempre que haya suspensión del fármaco, el tratamiento con medicamentos puede permanecer por tiempo indefinido.

Los fármacos de primera línea son los antidepresivos inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS), tales como: escitalopram, citalopram, sertralina, paroxetina o fluoxetina (lea: ANTIDEPRESIVOS (ISRS) - Escitalopram, Fluoxetina, Sertralina ...).

Otra opción aceptable son los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina y de la noradrenalina, como la venlafaxina y la duloxetina.

También se pueden utilizar: buspirona y pregabalina.

Las benzodiazepinas son un tipo de sedantes que pueden ser utilizados como tratamiento de corta duración durante un período de crisis agudas de ansiedad intensa, ya que ayudan a aliviar los síntomas de forma rápida, dentro de los 30 a 90 minutos después de su ingestión.

Clonazepam, Diazepam y Lorazepam son los fármacos más utilizados de esta clase.


SOPRO EN EL CORAZÓN - Causas, Síntomas y Tratamiento

SOPRO EN EL CORAZÓN - Causas, Síntomas y Tratamiento

El sostén del corazón es el nombre que damos al sonido que la sangre hace al pasar por una válvula cardíaca con algún cambio estructural. Sin embargo, no todo paciente con soplo en el corazón tiene obligatoriamente una enfermedad cardíaca. Cómo surge el soplo cardíaco La sangre fluye de modo continuo y en una sola dirección dentro de las cavidades cardíacas, no produciendo ningún ruido. Aquel &quo

(medicina)

Remedios para Hipertensión - IECA y ARA II

Remedios para Hipertensión - IECA y ARA II

Los medicamentos antihipertensivos de las clases de inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (IECA) y los antagonistas del receptor de la angiotensina II (ARA II) se encuentran entre los más utilizados para el tratamiento de la hipertensión. Entre los medicamentos que forman parte de ambas clases podemos citar: 1. I

(medicina)