¿La PNEUMONIA ES CONTAGIOSA?

¿La PNEUMONIA ES CONTAGIOSA?

Vamos a empezar respondiendo luego a la pregunta del título: la neumonía es contagiosa?

En realidad, no hay una respuesta simple. En general, no, la neumonía no es una enfermedad contagiosa. Sin embargo, existen excepciones. Hay algunos tipos especiales de neumonía que se pueden transmitir de una persona a otra, como las neumonías de origen viral y algunas formas de neumonía bacteriana.

Es importante destacar, sin embargo, que la mayoría de las personas que entran en contacto con algún paciente que esté enfermo con una forma contagiosa de neumonía no desarrolla neumonía.

En este artículo vamos a explicar cómo se "toma neumonía" y cuáles son los tipos de neumonías contagiosas. Si desea saber más sobre la neumonía, incluyendo sus síntomas, diagnóstico y tratamiento, visite el siguiente enlace: PNEUMONIA | Síntomas y tratamiento.

¿Cómo se toma la neumonía?

La neumonía es el nombre dado a la infección del tejido pulmonar, principalmente de los alvéolos, que son las microscópicas bolsas de aire responsables del paso del oxígeno de los pulmones a la sangre. Cada pulmón tiene millones de alvéolos, que son estructuras completamente estériles, es decir, libres de la presencia de cualquier microorganismo causante de enfermedades.

Para que alguien desarrolle neumonía es necesario que un hongo, virus o bacterias llegue hasta los alvéolos. En general, esto es muy difícil, pues el tracto respiratorio posee un complejo sistema de defensa, que incluyen desde pestañas que "barren" constantemente las vías respiratorias hasta millones de anticuerpos y células del sistema inmunológico esparcidas por toda su superficie. El propio estornudo y el reflejo de la tos son mecanismos de defensa, activados para expulsar cualquier estructura de las porciones más internas del sistema respiratorio.

Los individuos que contraen una neumonía generalmente se exponen a dos factores: un germen altamente virulento y una falla en el sistema de defensa de las vías respiratorias.

La neumonía puede ser transmitida por el aire después del contacto con secreciones de personas contaminadas. Esta vía de transmisión, sin embargo, es una de las menos comunes y sólo ocurre en algunos tipos de neumonía, como veremos más adelante. En la mayoría de los casos, el germen que provoca la infección pulmonar viene de la cavidad nasal o de la orofaringe del propio paciente. Son las bacterias que habitualmente colonizan las vías aéreas superiores a las responsables de la mayoría de los casos de neumonía. Mientras el sistema inmunológico del paciente se encuentra fuerte, estas bacterias se ven impedidas de migrar al pulmón. Sin embargo, al primer signo de debilidad, pueden lograr superar la barrera de defensa y instalarse en el tejido pulmonar.

Hay más de 100 gérmenes, entre virus, bacterias, parásitos y hongos, que pueden provocar neumonía. Sin embargo, la inmensa mayoría de los casos es provocada por sólo 4 o 5 gérmenes, que habitualmente colonizan nuestras vías respiratorias superiores.

Las personas ancianas, niños pequeños, fumadores, individuos desnutridos, portadores de enfermedades crónicas, portadores de enfermedades pulmonares o pacientes inmunosuprimidos son el grupo con mayor riesgo de desarrollar neumonía, pues suelen presentar un sistema inmunológico más débil y / o un pulmón crónicamente enfermo. Virosis respiratoria, como las causadas por el virus de la gripe o el resfriado, también aumentan el riesgo de neumonía (lee: DIFERENCIAS ENTRE GRIPE Y RESFRIADO).

Factor de gripe en la transmisión de la neumonía

La gripe y otras virosis respiratoria aumentan el riesgo de neumonía de dos formas: la primera es a través de la inflamación de las vías aéreas, que obstaculiza el funcionamiento de las células de defensa y favorece la invasión del pulmón por bacterias de la orofaringe. Una de las complicaciones más comunes de la gripe es exactamente la neumonía bacteriana, que surge generalmente días después del inicio de los síntomas de la gripe. En estos casos, lo que suele ocurrir es un paciente que, pasados ​​algunos días de virosis, comienza a presentar signos de mejora de la gripe, pero de repente vuelve a empeorar, con subida fiebre, agravamiento de la tos y caída del estado general. La segunda forma en que la gripe aumenta el riesgo de neumonía es a través de una infección pulmonar por el propio virus Influenza. En la mayoría de los casos, la Influenza se restringe a las áreas superiores, pero en determinados individuos, el propio virus de la gripe puede ser el origen de la neumonía.

Por lo tanto, la gripe es un factor de riesgo tanto para la neumonía bacteriana y la neumonía viral.

Para saber más sobre la gripe, visite los siguientes artículos:
- GRIPE | Síntomas, Tratamientos y Vacuna
- GRIPE H1N1 - Gripe Porcina

Pneumonía contagiosa x neumonía no contagiosa

Como ya se ha indicado, existen neumonías contagiosas y neumonías no contagiosas. Las neumonías provocadas por hongos o parásitos no se transmiten directamente de una persona a otra. Las neumonías virales son habitualmente contagiosas. Las neumonías de origen bacteriano no son contagiosas en la mayoría de los casos, pero hay algunas excepciones.

Neumonía viral

Las 4 formas de neumonía viral más comunes son provocadas por los virus Influenza, Parainfluenza, Adenovirus y Virus sincitial respiratorio. El primero es el agente infeccioso de la gripe, mientras que los restantes restantes son virus que provocan resfriado. En los pacientes susceptibles, estas virosis pueden ir más allá de una virutas respiratorias simples, provocando una neumonía viral. Esta situación es muy común en ancianos, niños pequeños y personas inmunosuprimidas.

Consideramos las neumonías virales como de origen contagioso, pero, en realidad, quien es contagioso es la viruela. Si usted tiene contacto con un paciente portador de neumonía por Influenza, por ejemplo, su gran riesgo es de estar gripado. Si usted tiene un sistema inmunológico débil, también puede desarrollar neumonía viral, pero esto será una complicación de la viruela que usted adquirió.

Neumonía bacteriana

La mayoría de los casos de neumonía bacteriana no es contagiosa. Los principales agentes bacterianos que causan neumonía son Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Klebsiella pneumoniae, Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus. Ninguna de estas bacterias se transmite habitualmente de una persona a otra, son bacterias ya presentes en nuestro organismo.

En algunas situaciones, sin embargo, bacterias tales como Streptococcus pneumoniae puede ser contagiosa. A pesar de no ser la forma más común de contaminación, los niños pequeños y los pacientes inmunosuprimidos pueden adquirir neumonía después del contacto directo con personas infectadas. Es importante destacar que, Streptococcus pneumoniae es mucho menos contagiosa que cualquiera de los virus respiratorio descrito anteriormente, lo que requiere un contacto estrecho y prolongado para ser transmitido.

También existe un grupo de bacterias que son responsables de un tipo de neumonía conocida como neumonía atípica. Esta forma de neumonía se llama atípica porque las manifestaciones clínicas son habitualmente diferentes. El cuadro clínico suele ser más blando y arrastrado que el de la neumonía tradicional. bacteria Mycoplasma pneumoniae y Chlamydophila pneumoniae son dos de este grupo, que directamente puede ser transmitida de una persona a otra a través de las secreciones respiratorias, como virus comunes que se transmiten.

A pesar de la Mycoplasma pneumoniae es una bacteria muy contagiosa, la mayoría de las personas que contraen la enfermedad no se desarrolla o muestran síntomas respiratorios leves. La neumonía sólo suele ocurrir en pacientes clínicamente más vulnerables y con factores de riesgo para la neumonía.

La tuberculosis no se considera exactamente una neumonía, pero es una forma de infección pulmonar altamente contagiosa (lea: DIFERENCIAS ENTRE PNEUMONIA Y TUBERCULOSIS).

Aislamiento del paciente con neumonía

La gran parte de los pacientes internados con neumonía no necesita quedarse en aislamiento respiratorio, pues el riesgo de transmisión al equipo médico oa otros pacientes es muy bajo. Las medidas simples de higiene, como lavarse las manos y evitar el contacto directo de un paciente con el otro, son suficientes. Sólo en los casos de neumonía causada por Mycoplasma pneumoniae es que se sugiere que el paciente esté en una habitación separada y el personal médico debe usar máscaras respiratorias.

Los pacientes con neumonía por gripe, principalmente cuando la infección ocurre durante cuadros de epidemias de nuevas cepas, como ocurrió recientemente con la Influenza H1N1, también suelen quedar en aislamiento. Las mascarillas deben ser utilizadas por el equipo de salud y los familiares que vienen para la visita.

En el caso de la tuberculosis, la transmisión de una persona a otra es mucho más común, y el aislamiento respiratorio debe ser aún más riguroso. El paciente necesita quedarse aislado en una habitación especial, con presión atmosférica negativa y renovación del aire. El equipo médico sólo puede entrar en la habitación llevando máscaras con filtros.


Síndrome de Stevens-Johnson y Necrólisis Epidérmica Tóxica

Síndrome de Stevens-Johnson y Necrólisis Epidérmica Tóxica

El síndrome de Stevens-Johnson y la necrólisis epidérmica tóxica (también conocida como síndrome de Lyell) son dos enfermedades similares, que ocurren por una grave reacción inmunológica, habitualmente después del uso de ciertos medicamentos. Ambas son una especie de reacción alérgica grave. En este t

(medicina)

HERPES GENITAL - Contagio, Síntomas y Tratamiento

HERPES GENITAL - Contagio, Síntomas y Tratamiento

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por el virus del herpes simple. Se estima que al menos uno de cada cinco adultos está infectado con el virus, aunque muchos de ellos no presentan síntomas y no saben que están contaminados con el virus. El herpes genital se transmite habitualmente en los períodos de enfermedad activa, es decir, cuando hay lesiones visibles en la región genital. Sin

(medicina)