PESTE NEGRA - Historia, Síntomas y Tratamiento

PESTE NEGRA - Historia, Síntomas y Tratamiento

La plaga, también llamada peste y plaga, es una infección grave causada por la bacteria Yersinia pestis, la principal vía de transmisión es a través de los roedores de pulgas, especialmente ratas.

La peste es una enfermedad poco común en los días de hoy, pero que tiene gran relevancia histórica por haber sido responsable de diezmar cerca de 1/3 de la población del continente europeo en la edad media.

La peste es una enfermedad tan fatal, que sólo pierde para la malaria como principal causa de muerte de origen infeccioso en toda la historia.

En este artículo, vamos a explicar las formas de transmisión, los síntomas y el tratamiento de la peste, además de hacer un resumen histórico sobre la peste negra.

¿Qué es la peste?

Hay una gran confusión en relación al nombre correcto de la enfermedad peste. Muchas personas utilizan los términos peste, peste negra y peste bubónica como si fueran sinónimos, lo que es un equívoco.

La enfermedad causada por la bacteria Yersinia pestis se denomina peste. Peste negra es nombre dado a la pandemia de peste que acometió Europa en la edad media. Las otras dos famosas pandemias ocurrieron en el siglo VI, conocida como plaga de Justiniano, y en el siglo XIX, llamada de Tercera epidemia.

El término peste bubónica debe ser utilizado para describir una de las tres formas de presentación clínica de la peste. Las otras dos formas son la peste septicémica y la peste neumónica.

Explicaremos estas tres formas de presentación y las pandemias históricas con más detalles a lo largo del artículo.

Resumen histórico de la peste

La peste es una enfermedad que atormenta a la humanidad desde hace milenios. El ADN de la bacteria Yersinia pestis se ha identificado en los dientes de los individuos que han vivido durante más de 5000 años en las regiones de Asia y Europa.

Se supone que la peste ha sido responsable de diversas epidemias en el mundo antiguo, incluyendo algunas descritas en el Antiguo Testamento. Sin embargo, es prácticamente imposible confirmar que Yersinia pestis era de hecho la fuente de estos brotes.

Praga de Justiniano

La primera gran epidemia que fue reconocidamente provocada por la peste ocurrió en el siglo VI, en el imperio Bizantino, alrededor de los años 541 y 543. Esa epidemia, que en realidad fue una pandemia que acometió los continentes europeo, africano y asiático, fue bautizada con el " el nombre de plaga de Justiniano, en referencia al emperador Justiniano I, que gobernaba el imperio Bizantino en la época.

La plaga de Justiniano duró unos 200 años y afectó a unos 25 millones de personas.

Peste negra

La segunda gran pandemia de peste ocurrió en la segunda mitad de la edad media, en el siglo XIV, habiendo sido llamada de peste negra.

La peste negra se originó en China y llegó a Europa a través de los puertos de Italia, Francia y España en los años 1347 y 1348. En apenas cuatro años, la bacteria ya se extendió por toda Europa, desde Inglaterra a Rusia, pasando por Escandinavia, Grecia y Turquía.

En algunas regiones, hasta el 75% de la población fue diezmada, generando caos social y colapso económico en varios países. El número de muertos era tan grande, que los pocos sobrevivientes no daban cuenta de enterrar a los que habían fallecido. En toda Europa, se estima que entre 25 y 75 millones de personas han sido muertas por la enfermedad, lo que representa hasta 1/3 de toda la población de aquella época.

La gran pandemia duró hasta 1351, pero varios nuevos brotes permanecieron surgiendo en los años 1361-63, 1369-71, 1374-75, 1390 y 1400.

Gran plaga de Londres

La peste siguió provocando brotes en varios países de Europa a lo largo de los siglos que se sucedieron. Uno de los más famosos ocurrió en Londres entre 1665 y 1666, víctima de unas 100.000 personas, lo que en aquella época representaba a 1/4 de la población de la ciudad.

Tercera epidemia

La última gran pandemia de peste surgió en China a finales del siglo XIX, una época en la que la bacteria Yersinia pestis fue finalmente identificado por el bacteriólogo Alexandre Yersin, un suizo que se instaló en China.

La tercera epidemia se extendió hasta las Américas y afectó a cerca de 10 millones de personas en todo el mundo, principalmente en China e India.

Peste en los días actuales

Con el desarrollo de los antibióticos en el siglo XX, la tasa de mortalidad de la peste, que era del 60 al 90%, cayó a sólo el 10% al 20%, lo que rompió el ciclo de transmisión de la bacteria y volvió a la enfermedad un problema de salud pública de pequeña relevancia en todo el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 2010 y 2015 sólo hubo 3248 casos de peste en todo el mundo, con 584 muertes. Desde el año 2000, el 95% de los casos de peste se concentran en el continente africano. Los tres países con más casos actualmente son Madagascar, Congo y Perú.

Peste en Brasil

La bacteria Yersinia pestis llegó a Brasil durante la tercera epidemia en el año 1899. Actualmente, las bacterias que circulan entre los roedores salvajes en el noreste, el valle de Jequitinhonha, en Minas Gerais, y en las montañas del órgano en el estado de Río de Janeiro .

Los últimos casos relevantes de peste en Brasil ocurrieron en los estados de Ceará y Paraíba, en la década de 1980, cuando se notificaron 76 casos y tres muertes. Entre los años 2000 y 2017, sólo 2 casos de peste fueron diagnosticados en el país, uno en Bahía y otro en Ceará. No hay casos de muertes por peste en Brasil desde 1986.

Transmisión de la peste

En la mayoría de los casos, la bacteria Yersinia pestis se transmite a los seres humanos cuando es mordido por una pulga que había alimentado previamente en la sangre de algunos roedor infectado, tales como ratones, ardillas, perros de la pradera, ardillas y conejos.

La transmisión de Yersinia pestis pulgas por lo general causa fiebre en las formas de peste bubónica o septicémica. Finalmente, la forma neumónica puede surgir como complicación de estas dos formas.

Es importante destacar que los animales domésticos, en especial los gatos, pueden transportar las pulgas infectadas de roedores silvestres dentro de casa, convirtiéndose en un importante medio de transmisión de la enfermedad. Los gusanos enfermos también pueden transmitir la bacteria a través de mordeduras o arañazos.

La peste también puede ser transmitida a través de la manipulación de sangre, secreciones o tejidos de animales contaminados, como por ejemplo en los casos de cazadores que estén desollando una liebre sin las debidas precauciones o en accidentes en laboratorios que manipulan productos microbiológicos. Esta forma de transmisión de la bacteria también suele resultar en peste bubónica o peste septicémica.

Por último, una forma menos común de transmisión es a través de gotitas de las vías aéreas, transmitidas de persona a persona a través de secreciones respiratorias, de forma similar a la que ocurre en los pacientes con tuberculosis, por ejemplo. Para tener transmisión por vía aérea, es preciso contacto cercano, como lo que ocurre entre familiares que viven en la misma casa.

La transmisión por la vía respiratoria provoca la peste neumónica, que es la única forma de peste que puede ser transmitida directamente de humano a humano.

La peste neumónica también puede ser transmitida de animales a los seres humanos. Los gatos son particularmente susceptibles y pueden contaminarse al comer roedores portadores de la bacteria. Los gatos enfermos pueden transmitir la peste a través de gotitas de saliva a sus dueños o veterinarios.

Síntomas de la peste

Los síntomas de la peste dependen de la forma de presentación de la enfermedad, como veremos a continuación.

1) Peste bubónica

La peste bubónica es la forma más común y famosa, correspondiendo a más del 90% de los casos.

Los síntomas de la peste bubónica surgen alrededor de 2 a 6 días después de la picadura de la pulga infectada, que puede ser discreta y no dejar ninguna marca perceptible. El paciente suele desarrollar un cuadro súbito de fiebre alta, generalmente en la casa de los 40ºC, escalofríos, dolor de cabeza, dolor por el cuerpo, debilidad, postración y pérdida del apetito.

La bacteria invade la circulación linfática y se dirige hacia la red de ganglios linfáticos más próximos, provocando la aparición de ganglios palpables en esa región. En 48 a 72 horas, surge la señal típica de la peste bubónica, que es el bubón, una tumoración dolorosa provocada por la hinchazón de un ganglio. El bubón puede llegar a tener hasta 10 cm de diámetro y se presenta de forma ovalada, con distensión, enrojecimiento y brillo de la piel a su alrededor.

Como el sitio más frecuentemente picado por las pulgas son las piernas, la ubicación más común de los bubones es en la región de la ingle. La axila y el cuello vienen, respectivamente, en segundo y tercer lugar.

El bubón puede llegar a ser purulento, adquiriendo un aspecto similar al de un absceso. En la mayoría de los casos, el bubón no drena el material purulento espontáneamente, habiendo necesidad de drenaje quirúrgico por un médico. El material purulento del bubón es altamente contagioso y puede contaminar a quien lo está manejando.

Sin tratamiento, la peste bubónica suele progresar hacia el sistema nervioso central, provocando alteraciones en el habla y en la marcha, alucinaciones, movimientos involuntarios y, posteriormente, coma. La meningitis Yersinia pestis es una complicación frecuente de los pacientes no tratados.

2) Peste septicémica

La peste septicémica ocurre habitualmente como complicación de la peste bubónica no tratada. La bacteria viaja por la sangre hacia varios órganos y tejidos, provocando hemorragia interna y en la piel, gangrena de las extremidades, choque circulatorio y quiebra de múltiples órganos.

La hemorragia cutánea suele provocar machas negras o rojas por toda la piel, lo que inspiró el término peste negro en la edad media.

En el 10 a 20% de los casos, la peste septicémica surge de forma primaria, es decir, sin que haya síntomas previos de la peste bubónica. Esta forma de peste es muy agresiva y de difícil diagnóstico, debido a la falta del bubón característico ya su rápida evolución hacia el óbito.

El paciente desarrolla un cuadro súbito de fiebre alta, llegando a 42-43ºC, postración, hipotensión arterial, falta de aire, hemorragias cutáneas, diarrea y vómitos. En apenas 48 horas, el cuadro suele evolucionar hacia coma y, horas después, el paciente suele fallecer.

3) Peste neumónica

La peste neumónica puede ser secundaria, cuando surge como complicación de las formas bubónicas o septicémicas, o primaria, cuando es adquirida a través de gotitas de aerosol contaminado. La forma secundaria es la más común.

El período de incubación de la peste neumónica primaria es más corto que la de la forma bubónica y dura sólo de 2 a 3 días. En principio, los síntomas son inespecíficos, como fiebre alta, escalofrío, postración, confusión mental y vómitos. Los síntomas de neumonía vienen a continuación, con falta de aire, dolor en el pecho, respiración acelerada y tos con expectoración, que puede ser purulenta o sanguinolenta.

Si no se trata rápidamente, la peste neumónica progresa rápidamente a la muerte.

Diagnóstico de la peste

El diagnóstico de la peste se realiza mediante la identificación de la bacteria en material recogido del bubón, de la sangre o del esputo. Ya existen pruebas rápidas, patrocinadas por la OMS, que identifican el ADN de la bacteria en apenas 15 minutos.

Tratamiento de la peste

El tratamiento de la peste, en todas sus formas, debe hacerse con antibióticos.

La estreptomicina o la gentamicina son las opciones más utilizadas. La tetraciclina o la doxiciclina son opciones alternativas si la estreptomicina y la gentamicina no están disponibles.

El tratamiento debe mantenerse durante 10 días y la tasa de éxito, cuando se inicia precozmente, es de más del 90%.

Los pacientes contaminados deben permanecer en aislamiento respiratorio durante las primeras 48 horas de tratamiento antibiótico para prevenir la contaminación de otras personas.


HANSENIASIS (LEPRA) - Síntomas, Causas y Tratamiento

HANSENIASIS (LEPRA) - Síntomas, Causas y Tratamiento

La lepra es una enfermedad infecciosa causada por el bacilo Mycobacterium leprae, un tipo de bacteria de transmisión de persona a persona. La hanseniasis también conocida como lepra, morida, mal de Hansen o mal de Lázaro. El mal de Hansen es una de las enfermedades más antiguas de la humanidad, habiendo descripciones suyas con más de 3000 años. El n

(medicina)

ENRIQUE NOCHE - XIXI EN LA CAMA - Causas y Tratamiento

ENRIQUE NOCHE - XIXI EN LA CAMA - Causas y Tratamiento

Llamamos de enuresis nocturna los episodios de incontinencia urinaria que ocurren durante el sueño de niños que ya tienen edad para controlar su vejiga. En otras palabras, la enuresis nocturna son los episodios de pis en la cama que ocurren en niños por encima de 5 a 7 años de edad. La enuresis nocturna en los niños es un evento muy común, que no debe causar grandes preocupaciones a los padres en la mayoría de los casos. Hasta

(medicina)