¿QUÉ ES LA FIEBRE?

¿QUÉ ES LA FIEBRE?

La fiebre es uno de los signos clínicos más comunes en el ser humano y se caracteriza por una elevación por encima de la media de la temperatura corporal.

La fiebre es tan común que la mayoría de nosotros nunca paró para pensar en su verdadero significado.

Generalmente asociada a la infección, la fiebre también puede ocurrir en diversas otras situaciones, como en el caso de tumores, enfermedades autoinmunes, reacción a medicamentos, etc.

En este artículo abordaremos las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué es la fiebre?
  • ¿Existe fiebre interna?
  • ¿Cómo surge la fiebre?
  • ¿Para qué sirve una temperatura corporal elevada?
  • ¿Cuáles son los síntomas de la fiebre?
  • ¿Tener fiebre es bueno o es malo?
  • ¿Cuál es el tratamiento de la fiebre?
  • ¿Cuáles son las principales causas de fiebre?

¿Qué es la fiebre?

El cuerpo humano presenta una temperatura normal entre 36 y 37, 5ºC. Se sufre cambios a lo largo del día, estando más cerca de 36ºC durante la madrugada y más a 37, 5ºC al final de la tarde. Esta variación se llama ciclo circadiano de la temperatura corporal. Una temperatura de 37, 5ºC al inicio de la mañana tiene mucho más relevancia que esta misma temperatura al final del día.

Algunas personas tienen naturalmente temperaturas un poco más altas que otras, pudiendo presentar algo alrededor de 37, 5ºC al final del día sin que ello tenga ningún significado clínico. Por otro lado, hay aquellos que poseen una temperatura basal más baja, a veces cerca de 35, 5ºC. En estos, una temperatura de 37, 5ºC es algo muy por encima de su normal. Por lo tanto, antes de diagnosticar una fiebre, es importante saber cuál es la temperatura habitual del paciente.

Consideramos fiebre la elevación de la temperatura corporal por encima del promedio del paciente. Como muchas veces no tenemos un historial de la variación habitual de la temperatura de cada individuo, usamos los valores medios encontrados en estudios para definir los límites de temperatura que indican fiebre.

Es importante tener en cuenta también que el modo de medir la temperatura corporal puede proporcionar resultados diferentes. Cuanto más cerca del centro del cuerpo, mayor será la temperatura.

Podemos medir la temperatura corporal de cuatro maneras, con resultados diferentes:

  • Temperatura axilar - normal hasta 37, 2ºC.
  • Temperatura oral (boca): normal hasta 37, 5ºC.
  • Temperatura timpánica (oído) - normal hasta 37, 5ºC.
  • Temperatura rectal (ano) - normal hasta 38ºC.

Los aumentos de la temperatura corporal pueden ocurrir en situaciones que no indican enfermedad, como ejercicio físico, ambientes muy calientes o fríos, exceso de ropa o cambios en el ciclo hormonal femenino. Las mujeres durante el período de ovulación presentan un aumento de hasta 0, 5ºC a su temperatura corporal.

Para evitar factores confusos, normalmente consideramos fiebre una temperatura mayor que 37, 5ºC en la axila o 38ºC en el ano.

En la mayoría de los casos, la mayoría de las personas que sufren de esta enfermedad, no se sienten satisfechas.

¿Existe fiebre interna?

En realidad, toda fiebre es interna, pues la temperatura se eleva en el centro de nuestro cuerpo y por transmisión llega a la piel. Sin embargo, no existe la posibilidad de que el paciente tenga fiebre y no sea perceptible por el termómetro. Si la temperatura del cuerpo se eleva, el termómetro la captará. No existe lo que la gente suele llamar fiebre interna, que sería supuestamente un estado de fiebre que quedaría restringido al interior del cuerpo, no siendo identificado por los termómetros. Nuestro organismo es uno solo. La fiebre es el aumento de la temperatura de todo el cuerpo, incluso de la piel. Si el termómetro no muestra fiebre, es porque no hay fiebre. No hay como el cuerpo tener fiebre internamente y la piel no calienta junto. Nuestro cuerpo no es una botella térmica para estar caliente por dentro y frío por fuera.

También es común que la gente diga que tienen fiebre en la pierna o fiebre en la mano. Esto tampoco existe. Realmente es posible tener un aumento de temperatura sólo de una parte específica del cuerpo, pero esto no es fiebre. El aumento localizado ocurre en algunos procesos inflamatorios, como en inflamaciones de una articulación, como en los casos de crisis de gota (lea: ÁCIDO ÚRICO | GOTA | Síntomas y dieta) o en infecciones de la piel, como en la erisipela (lea: ERISIPELA | CELULITE Síntomas y tratamiento), por ejemplo. Normalmente esta inflamación localizada también presenta, además del aumento de temperatura, dolor y enrojecimiento local.

¿Cómo surge la fiebre?

La temperatura de nuestro cuerpo es controlada por una región del cerebro llamada hipotálamo, que funciona como una especie de termostato. En promedio, nuestro termostato se ajusta a 36, 5ºC, que es la temperatura ideal para el funcionamiento de nuestro organismo. Ya hemos explicado, sin embargo, que en algunas personas el termostato puede ajustarse a una temperatura más cercana de 37ºC sin que ello tenga ninguna relevancia clínica. El promedio habitual de cada individuo se llama punto de ajuste de temperatura

El hipotálamo actúa para evitar grandes variaciones en la temperatura del cuerpo, aumentando la pérdida de calor cuando está más caliente y aumenta la producción de calor cuando está frío. Obviamente, nuestro cuerpo tiene un límite y si la temperatura ambiente es muy diferente a nuestra temperatura corporal necesitaremos ayuda artificial, como abrigos o aire acondicionado.

Cuando somos invadidos por microbios, como virus y bacterias, nuestro cuerpo activa sus células de defensa para combatir estos gérmenes. Durante la batalla entre los glóbulos blancos y los invasores, los primeros producen sustancias que conducen a la producción de prostaglandinas, mediadores inflamatorios que ayudan en el combate a las infecciones. Las prostaglandinas son las sustancias responsables de la presencia de inflamación y dolor, y cuando alcanzan el hipotálamo, hacen con éste aumentar la temperatura corporal. El hipotálamo bajo el efecto de las prostaglandinas pases para inducir nuestro cuerpo para producir calor y aumentar su punto de ajuste. En lugar de 36, 5ºC, el cuerpo ahora pasa a considerar su temperatura correcta en algún punto por encima de los 38ºC.

Con la elevación del punto de consigna, el hipotálamo pasa a mandar al organismo a calentarse. El cuerpo genera calor de varias maneras, a través de la contracción muscular, de los escalofríos, de la constricción de los vasos sanguíneos de la piel, de la aceleración de los latidos del corazón, etc. El cuerpo hará lo que sea necesario para generar y preservar calor hasta llegar a la temperatura deseada por el hipotálamo. En este momento estás todo encogido, temblando, lleno de ropa y debajo de una manta.

La temperatura de 36, 5ºC sólo se restablece cuando hay disminución del estímulo de las prostaglandinas. Es por eso que los antiinflamatorios y antitérmicos, drogas que inhiben las prostaglandinas, actúan sobre la fiebre (lea: ANTI-INFLAMATORIOS | Acción y efectos colaterales). Estas drogas eliminan las prostaglandinas circulantes, suspendiendo el estímulo que el hipotálamo estaba recibiendo para aumentar la temperatura del cuerpo.

Cuando las prostaglandinas disminuyen, el hipotálamo posterior para reducir el punto de ajuste, y el cuerpo para reducir rápidamente su temperatura, se produce una sudoración intensa, disipando el calor. Es por eso que, a veces, sudamos mucho después de tomar algún antitérmico. El sudor es uno de los modos del cuerpo de perder calor rápidamente.

¿Por qué cuando hacemos ejercicios sentimos calor y cuando tenemos fiebre sentimos frío, ya que en los dos casos ocurre elevación de la temperatura corporal?

La respuesta a la pregunta está en el punto de referencia establecido por el hipotálamo. El frío o el calor son en realidad una interpretación del cerebro a nuestra temperatura corporal, y no necesariamente tienen que ver con la temperatura ambiente.

En el caso del ejercicio físico nuestro cerebro está programado para mantener la temperatura alrededor de los 36, 5ºC. Cuando nuestros músculos generan una gran cantidad de calor, el cerebro reconoce que el cuerpo se está calentando, estando por encima de la temperatura establecida como correcta, y pasa a tomar medidas para enfriarlo. Suamos mucho y nuestros vasos de la piel quedan bien dilatados, lo que facilita la disipación del calor de la sangre.

En la fiebre, el hipotálamo programa el termostato para, por ejemplo, 40ºC. Mientras el cuerpo no llegue a esta temperatura, el cerebro va a mandar información diciendo que está frío. Podemos estar con 38, 5ºC de fiebre y aún así el cerebro interpretará eso como baja temperatura corporal. Además, la contrición de los vasos de la piel también colabora. La piel es el principal medio de pérdida de calor. Cuanto más sangre hay circulando en la piel, más calor perdemos. Durante la fiebre, el cerebro quiere calentarse y buena parte del volumen sanguíneo es desviado hacia el centro de nuestro cuerpo, principalmente a nuestros órganos, dejando la piel menos perfundida. La disminución del aporte de sangre a la piel activa los sensores de calor que en ella existen, llevando a la sensación de frío. El cuerpo se siente frío porque la piel está mal perfundida.

¿Para qué sirve la fiebre?

Las bacterias y los virus les gusta vivir en temperaturas alrededor de los 36-37ºC. Es el punto donde son más activos. El aumento de la temperatura corporal tiene como objetivo obstaculizar las funciones básicas de los invasores y también estimular la función de nuestras células de defensa, que pasan a funcionar mejor en esas temperaturas.

La fiebre también es una señal de alerta que nos indica que algo mal está sucediendo. Con la edad, perdimos progresivamente la capacidad de generar calor, y muchos ancianos presentan infecciones graves sin fiebre. La ausencia de fiebre y sus síntomas hacen que el paciente tome más tiempo para buscar ayuda médica, lo que favorece el desarrollo de la sepsis (lea: QUÉ ES SEPSE Y CHOQUE SÉPTICO?).

¿Cuáles son los síntomas de la fiebre?

La fiebre no es sólo un aumento de la temperatura corporal, a menudo viene acompañada de otros signos y síntomas. Los más comunes son el aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria. El corazón aumenta su frecuencia, en promedio, en 5 latidos por minuto cada 1ºC de elevación en la temperatura corporal.

Los escalofríos, como ya se han explicado, son comunes y forman parte del proceso de elevación de la temperatura del cuerpo. De la misma manera la sudoración suele surgir, generalmente en el momento en que la fiebre comienza a ceder.

La fiebre también suele causar otros síntomas, como malestar, pérdida del apetito, postración, dolor de cabeza y dolores por el cuerpo. En algunos casos, principalmente en ancianos, la fiebre muy alta puede causar delirium. En los niños pequeños puede haber crisis convulsivas (lea: EPILEPSIA | CRISOS CONVULSIVA | Síntomas y tratamiento).

Algunos pacientes, principalmente ancianos, recién nacidos, insuficientes renales crónicos (lea: INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA | Síntomas y tratamiento) y pacientes en uso de corticoides (lea: PREDNISONA Y CORTICOIDES | Indicaciones y efectos colaterales), pueden no desarrollar fiebre. Estos pacientes, cuando se infectan, presentan un cuadro más discreto, a veces sólo con postración y pérdida del apetito.

Si la fiebre ayuda en el combate a las infecciones, ¿por qué entonces bajarla?

Como acabo de explicar, la fiebre causa muchos síntomas desagradables. Si el paciente ya está siendo correctamente tratado para la infección o si la fiebre es causada por algo no infeccioso, como cáncer, enfermedades autoinmunes o exposición exagerada al sol (explicaré las causas abajo), tiene poca utilidad y su eliminación mejora mucho el bien -estar del paciente.

La fiebre es una señal de defensa importante, pero no es indispensable en el tratamiento de las infecciones. No hay ventajas en dejar al paciente sintiéndose mal con temperaturas por encima de 39, 0ºC. Además, la fiebre en personas debilitadas, como en casos de anemia, insuficiencia cardíaca o personas muy ancianas, puede causar descompensación de estas enfermedades. Sólo como ejemplo, para cada 1ºC de elevación en la temperatura corporal hay un aumento del 13% en la demanda de oxígeno. Los pacientes con enfermedades pulmonares pueden no conseguir comportar este aumento del consumo de oxígeno por las células.

Si las temperaturas un poco elevadas pueden ayudar en el combate a los invasores, cuando por encima de los 39, 0ºC, este beneficio parece desaparecer.

Tratamiento de la fiebre

La mayoría de los casos de fiebre tienen origen viral y se resuelven espontáneamente después de algunos días. El uso de anti-inflamatorios o antipiréticos ayuda a reducir la fiebre temporalmente, mejorando el bienestar del paciente. Estas drogas no actúan directamente en la causa de la fiebre, por lo que no aceleran el proceso de curación. La Dipirona (Metamizol) o Paracetamol son habitualmente los medicamentos más utilizados para bajar la fiebre. La aspirina (lea: ASPIRINA | AAS | Indicaciones y efectos colaterales) también es un buen antipirético, pero su uso puede estar contraindicado en algunas enfermedades febriles, principalmente en el dengue (lea: DENGUE | Síntomas y tratamiento) y en la catapora (lea: CATAPORA (VARICELA) Síntomas y tratamiento).

Un método para bajar la temperatura muy usado antiguamente es colocar al paciente en una bañera llena de agua helada. No se hace más que hoy. Si el objetivo es bajar la fiebre rápidamente, lo mejor es usar esponjas húmedas con agua fría (alrededor de los 20ºC) para mojar la piel del paciente. Cuando el agua en contacto con la piel puede evaporarse hay más pérdida de calor que cuando hay sumersión en una bañera o piscina. El agua muy fría puede causar la constricción de los vasos de la piel, disminuyendo la pérdida de calor. Recuerde, lo importante no es enfriar la piel, sino facilitar la pérdida de calor que viene del centro del cuerpo. Lo mejor es usar las esponjas, simulando una gran sudoración.

Pasar alcohol en la piel no ayuda en nada.

¿Cuáles son las principales causas de fiebre?

Las causas más comunes de fiebre son las infecciones. Enfermedades como neumonía, meningitis, pielonefritis y endocarditis (infección de las válvulas del corazón) suelen venir acompañadas de fiebre alta y debilidad física.

Gripe, a diferencia del resfriado (lee: DIFERENCIA ENTRE GRIPE Y RESFRIADO), también puede ser causa de fiebre alta.

Los cuadros de fiebre prolongada, normalmente alrededor de los 38ºC, a veces intermitentes o sólo nocturnos, asociados a la pérdida de peso, en general indican infecciones como tuberculosis o SIDA.

Cáncer, leucemia y linfoma pueden causar fiebre baja o fiebre prolongada.

Las enfermedades autoinmunes, como el lupus, la artritis reumatoide también causan fiebre.

Varios medicamentos pueden causar fiebre, incluyendo antibióticos y anti-inflamatorios, por más paradójales que pueda parecer. Normalmente son reacciones individuales a los componentes de la droga, en un proceso similar a una alergia.

Algunas causas menos comunes de fiebre incluyen: hipertiroidismo, exceso de exposición solar, cirugías, traumas, feocromocitoma, embolia pulmonar, deshidratación, AVC (con lesión del hipotálamo), hepatitis por alcohol ...


¿QUÉ SIGNIFICAM TGO, TGP, GAMA GT y BILIRRUBINA?

¿QUÉ SIGNIFICAM TGO, TGP, GAMA GT y BILIRRUBINA?

La dosificación de AST y ALT, también conocidas por las siglas TGO y TGP, son herramientas esenciales para el diagnóstico de las enfermedades del hígado. Estas enzimas forman parte del hepatograma, un conjunto de análisis orientados a identificar alteraciones en la función del hígado y de las vías biliares. En est

(medicina)

DERMATITE SEBORREICA - Síntomas, Causas y Tratamiento

DERMATITE SEBORREICA - Síntomas, Causas y Tratamiento

La dermatitis seborreica, también llamada eczema seborreico, es una enfermedad de la piel bastante común y de poca gravedad. Esta forma de dermatitis es una inflamación crónica que surge en áreas de la piel que contienen gran número de glándulas sebáceas. La dermatitis seborreica no afecta su salud de forma relevante, pero puede ser incómoda debido a la picazón, y causa confusión cuando las lesiones se desarrollan en partes visibles del cuerpo, como en el caso de la dermatitis seborreica en la cara. En este a

(medicina)