Tratamiento de la Hipertensión: Bloqueadores de los Canales de Calcio

Tratamiento de la Hipertensión: Bloqueadores de los Canales de Calcio

Los bloqueadores de los canales de calcio son un grupo de fármacos a menudo prescritos en el tratamiento de la hipertensión arterial. Entre los más utilizados en la práctica clínica están la Nifedipina, Anlodipino (Amlodipina), Nicardipina, Felodipina, Verapamil y Diltiazem.

En este texto, vamos a hablar un poco de las indicaciones y de los efectos colaterales de los bloqueadores de los canales de calcio.

Para saber más sobre hipertensión arterial, sugerimos que acceda al archivo de textos sobre el tema: HIPERTENSIÓN ARTERIAL.

Tipos de bloqueadores de los canales de calcio

Los bloqueadores de los canales de calcio se dividen en dos grupos:

- Bloqueadores de los canales de calcio dihidropiridinas.
- Bloqueadores de los canales de calcio no dihidropiridinas.

Vale la pena hablar brevemente del porqué de esta división una vez que cada grupo presenta acciones, indicaciones y efectos colaterales distintos.

Los bloqueadores de los canales de calcio dihidropiridinas son los más indicados para el tratamiento de la hipertensión arterial por presentar un gran efecto vasodilatador. Las drogas que pertenecen a este grupo serán el foco de este artículo.
Ejemplos de bloqueadores de los canales de calcio dihidropiridinas:

- Nifedipina.
- Amlodipina (Anlodipino).
- Nicardipina.
- Felodipina.
- Lercanidipina.
- Nitrendipina.

Los bloqueadores de los canales de calcio no dihidropiridinas presentan un menor poder vasodilatador, pero tienen un efecto de disminuir la frecuencia y la contractilidad del corazón, siendo así opciones en los pacientes con arritmias o enfermedad isquémica cardiaca.

Ejemplos de bloqueadores de los canales de calcio no dihidropiridinas:

- Verapamil.
- Diltiazem.

Indicaciones de los bloqueadores de los canales de calcio

Los bloqueadores de los canales de calcio, principalmente el grupo de las dihidropiridinas, son drogas muy efectivas en el control de la hipertensión arterial. En las hipertensiones leves los bloqueadores de los canales de calcio se pueden usar como droga única; en las hipertensiones que necesitan más de una droga para el control, la asociación con diuréticos, inhibidores de la ECA (enalapril, ramipril, lisinopril ...) o con ARA2 (losartán, irbesartan, candesartan ...) son óptimas opciones.

Los bloqueadores de los canales de calcio son antihipertensivos que funcionan muy bien para pacientes ancianos o afrodescendientes. En estos dos grupos, los bloqueadores de los canales de calcio y los diuréticos son las drogas con mejor desempeño. Sin embargo, en los pacientes caucásicos (blancos) y jóvenes, los bloqueadores de los canales de calcio no suelen ser la mejor opción para iniciar el tratamiento. En este grupo los diuréticos y los IECA (o ARA2) son más indicados. Los bloqueadores de los canales de calcio son sólo la tercera opción.

Los bloqueadores de los canales de calcio no dihidropiridinas (verapamilo y Diltiazem) no se consideran drogas de primera línea en el tratamiento de la hipertensión y sólo deben utilizarse para este fin si el paciente presenta otras indicaciones, como arritmia cardiaca, por ejemplo.

Efectos colaterales de los bloqueadores de los canales de calcio

Los bloqueadores de los canales de calcio son drogas con un buen perfil de seguridad y no suelen presentar efectos adversos graves cuando están bien indicadas.

El efecto colateral más común es la aparición de edemas de los pies (lea: INCHACCIONES Y EDEMAS | Causas y tratamiento). Este edema no suele mejorar con la asociación de diuréticos, pero sí con los IECA. Hay casos que el edema responde a la reducción de la dosis, sin embargo, algunos pacientes sólo se liberan definitivamente de la hinchazón con la suspensión de la droga. La reducción de la ingesta de sal puede ayudar.

El edema, en la mayoría de los casos, no causa ningún problema relevante más allá de la incomodidad estética y para calzar los zapatos. Algunos pacientes tienen que aprender a convivir con él si sólo logran controlar sus presiones arteriales con un bloqueador de los canales de calcio. Si el edema es acentuado, se debe optar por otra droga para controlar la presión arterial.

Otros efectos colaterales comunes de los bloqueadores de los canales de calcio son el dolor de cabeza, mareo y estreñimiento intestinal. Las formulaciones más actuales, de liberación lenta, ya no presentan tantos efectos colaterales, que eran muy comunes en la antigua presentación de la Nifedipina (Adalat®).

Actualmente la Nifedipina más prescrita es la nifedipina retard (Adalat retard® o Adalat CR®) que presenta acción prolongada y menos efectos colaterales.

Hace algunos años era muy común el uso de una cápsula de Adalat® de rápida acción debajo de la lengua para tratar las crisis hipertensivas. Esta práctica hoy en día no es más indicada debido al alto riesgo de una rápida caída de la presión arterial que puede desencadenar eventos isquémicos cardíacos y cerebrales.

Los bloqueadores de los canales de calcio no dihidropiridinas (Verapamil y Diltiazem) deben evitarse en pacientes con insuficiencia cardíaca grave o baja frecuencia cardíaca. Estas dos drogas nunca se deben utilizar en combinación con betabloqueantes debido al riesgo de grave bradicardia (frecuencia cardíaca por debajo de 50 latidos por minuto).

Así, con la mayoría de los antihipertensivos cuando se usan en personas mayores, los bloqueadores de los canales de calcio también pueden causar impotencia sexual (lea: IMPOTENCIA SEXUAL - Causas y Tratamiento).


MIOMA UTERINO - Causas, Síntomas y Tratamiento

MIOMA UTERINO - Causas, Síntomas y Tratamiento

El mioma uterino, también llamado leiomioma, es un tumor originado del tejido muscular del útero. El mioma es un tumor benigno del útero, es decir, una lesión que no es cáncer ni presenta riesgo de transformación maligna. En este texto vamos a abordar los siguientes tópicos sobre mioma: ¿Qué es un mioma. ¿Cuáles

(medicina)

ENFERMEDADES CAUSADAS POR BACTERIAS

ENFERMEDADES CAUSADAS POR BACTERIAS

Las bacterias son organismos microscópicos formados por una sola célula (unicelulares). Hay bacterias por todo el planeta, ya sea en el agua, en el suelo o en hábitats altamente hostiles, como basura radiactiva, en áreas profundas de la corteza terrestre o en el pH altamente ácido de nuestro estómago. La m

(medicina)