SIBUTRAMINA - Remedio para adelgazar

SIBUTRAMINA - Remedio para adelgazar

El clorhidrato de sibutramina, también conocido como el nombre comercial de Reductil®, pertenece a una clase de fármacos llamada moderadores del apetito, habitualmente utilizada en el tratamiento de la obesidad.

La sibutramina todavía es comercializada en Brasil debido a un dictamen favorable emitido por la Asociación Brasileña para el Estudio de la Obesidad y el Síndrome Metabólico (Abeso) y la Sociedad Brasileña de Endocrinología, en varios varios desde 2011, debido al aumento del riesgo de eventos cardiovasculares, y Metabología (Sbem).

En este artículo, vamos a proporcionar la siguiente información sobre la sibutramina:

  • Para que sirve.
  • Nombres comerciales más comunes.
  • Cómo tomar.
  • Efectos colaterales.
  • Contra indicaciones.
  • ¿Por qué algunos países prohibieron la sibutramina, pero Brasil no?
  • Interacción con otros medicamentos.

Atención: este texto no tiene como objetivo reproducir el bula completa de la sibutramina. Lo que haremos es una revisión crítica del fármaco en lenguaje más accesible al público laico, eliminando las partes del bula que contiene lenguaje más técnico y resaltando las informaciones que son realmente relevantes para los pacientes que desean tomar el medicamento.

Para qué sirve la sibutramina

La sibutramina es actualmente indicada como tratamiento medicamentoso para la pérdida de peso en pacientes obesos. Su indicación clásica son pacientes con IMC (índice de masa corporal) superior a 30 kg / m2, o mayor que 25 kg / m2 cuando hay otros factores de riesgo asociados, como la diabetes mellitus, el colesterol alto o la hipertensión arterial (sólo si se controla ).

La sibutramina se comercializa desde 1997 y ayuda a la pérdida de peso por actuar directamente en los neurotransmisores cerebrales responsables de la sensación de saciedad, entre ellos la serotonina, la dopamina y la noradrenalina. Mientras que las drogas más antiguas, como la anfetamina, actuaban estimulando la producción de estos neurotransmisores, la sibutramina sólo hace que permanezcan más tiempo circulando en el cerebro, haciendo que el paciente consiga permanecer más tiempo sin tener ganas de comer. La sibutramina también previene la reducción del gasto calórico que suele suceder cuando el paciente pierde peso, aumentando la posibilidad del paciente de mantenerse más delgado.

El clorhidrato de sibutramina debe ser utilizado como parte de un programa de pérdida de peso, presentando mejores resultados cuando se asocia a ejercicios físicos regulares y dieta hipocalórica. Cuando la sibutramina se utiliza de forma correcta, además de la pérdida de peso, también se espera una reducción en los niveles sanguíneos de los triglicéridos y del LDL (colesterol malo).

La sibutramina sola no hace milagros, y el tiempo estimado para iniciar el efecto terapéutico es de al menos 15 días, pudiendo haber variaciones individuales.

Nombres comerciales más comunes

El clorhidrato de sibutramina se puede encontrar en su forma genérica oa través de los diversos nombres comerciales disponibles en el mercado, entre los que destacamos:

  • Biomag.
  • Grece.
  • SIBus.
  • Slenfig.
  • Vazy.
  • Nolipo.
  • Un montón.
  • Reductil.
  • Saciette.
  • Sibuctil.
  • Sibutran.
  • Sigran.

La sibutramina se comercializa en dos presentaciones: comprimidos o cápsulas de 10 mg o 15 mg.

Precio medio de la sibutramina

El precio varía según la marca, la dosis y el número de comprimidos contenidos en la caja. La opción más barata suele ser la caja de 30 comprimidos de 10 mg en la versión genérica, que cuesta alrededor de 15 reales. La caja de 60 comprimidos de 15 mg del medicamento de marca puede llegar a costar unos 100 reales.

Cómo tomar la sibutramina

La sibutramina es un medicamento de venta controlada, que sólo debe tomarse con indicación médica. NUNCA TOME MEDICAMENTOS POR CUENTA PROPIA.

La sibutramina debe tomarse una vez al día, preferiblemente en el mismo horario. No es necesario estar en ayuno. Si por alguna razón usted se olvida de tomar el remedio, no hay problemas. No tome dos comprimidos al día siguiente tratando de compensar la dosis perdida.

La dosis inicial usual es de 10 mg al día, pudiendo ser elevada hasta un máximo de 15 mg, si después de 4 semanas de tratamiento no hay respuesta satisfactoria. El objetivo es perder al menos 2 kg en el primer mes. En los casos en que el aumento de la dosis sea necesario, se debe tener en cuenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial del paciente.

Los pacientes pierden un promedio del 10 al 15% del peso en los primeros 6 meses. A partir de este punto, el peso tiende a estabilizarse, pero la medicación debe ser mantenida hasta orden contrario para reducir el riesgo del paciente volver a engordar. En general, el medicamento puede tomarse hasta 2 años.

El tratamiento debe ser descontinuado en pacientes que después de 3 meses no hayan podido perder al menos el 5% del peso inicial. El medicamento también debe ser interrumpido en los pacientes que inicialmente tuvieron buena respuesta, pero acabaron por volver a engordar por lo menos 3 kg durante el tratamiento.

Efectos colaterales de la sibutramina

Los efectos colaterales más comunes del tratamiento con sibutramina son:

  • Cefaleas (dolores de cabeza).
  • Insomnio.
  • Boca seca.
  • Presión de vientre.
  • Mareos.
  • Náuseas.
  • El ardor de estómago.
  • Dolores musculares.
  • Dolor de garganta.

Un efecto secundario, obviamente poco deseado en los pacientes que quieren perder peso, es el aumento paradójico del apetito. Esto llega a ocurrir en hasta el 9% de las personas que toman sibutramina.

La sibutramina puede alterar los niveles presóricos, provocando hipertensión arterial o dificultando el control de la presión en quien ya es hipertenso. Por lo tanto, la monitorización de la presión arterial y la frecuencia cardíaca son necesarias durante el tratamiento.

En los primeros tres meses de tratamiento, la presión arterial y la frecuencia cardíaca deben comprobarse cada dos semanas. Entre 3 y 6 meses estos parámetros deben ser verificados mensualmente y, si todo está bien, a partir del sexto mes, los parámetros pueden ser evaluados cada 3 meses.

El tratamiento debe descontinuarse si el paciente tiene un aumento persistente (en más de 2 consultas seguidas) de la frecuencia cardiaca de reposo de más de 10 bpm o de la presión arterial sistólica o diastólica de otros 10 mmHg. En los pacientes previamente hipertensos, pero bien controlados con medicación, si la presión arterial supera los 145/90 mmHg en dos consultas consecutivas, el tratamiento también debe ser descontinuado.

Contra indicaciones

La sibutramina no debe ser tomada por pacientes que cumplen las siguientes condiciones:

  • Historia de infarto o enfermedad coronaria.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Historial de AVC o AIT.
  • Arritmias cardiacas.
  • Enfermedad arterial periférica.
  • Hipertensión arterial mal controlada (por encima de 145/90 mmHg).
  • Diabetes mellitus tipo 2, con al menos otro factor de riesgo cardiovascular, tales como hipertensión arterial controlada por medicamentos, dislipidemia, tabaquismo o nefropatía diabética con evidencia de microalbuminuria.
  • Historia de trastornos alimentarios, como bulimia y anorexia.
  • Pacientes en uso de inhibidores de la monoaminoxidasa (IMAO). Se recomienda un intervalo de al menos dos semanas después de la interrupción de los IMAO antes de iniciar el tratamiento con sibutramina.
  • Embarazo o lactancia materna.

Además de las enfermedades anteriores, tampoco deben tomar sibutramina los pacientes con: depresión grave, enfermedad de las válvulas cardíacas, hipertensión pulmonar, glaucoma de ángulo cerrado y enfermedad hepática grave.

¿Por qué algunos países prohibieron la sibutramina, pero Brasil no?

El 21 de enero de 2010, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) publicó un comunicado que recomendaba la suspensión de la licencia de comercialización de la sibutramina, basada en el análisis de su Comité para productos de uso para el uso del tabaco (CHMP), que concluyó que los beneficios de la sibutramina son menores que los riesgos de sus efectos colaterales, principalmente los eventos cardiovasculares graves. En el mismo año, EEUU y Canadá también suspendieron la autorización para la venta de Sibutramina.

Esta decisión fue reforzada por la publicación del estudio La Sibutramina Cardiovascular Outcomes (SCOUT), que siguió a unos 11.000 pacientes mayores de 55 años y con factores de riesgo cardiovascular. El estudio mostró que en esta población, el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular fue más elevado en los pacientes que estaban tratados con sibutramina en comparación con el grupo control con placebo.

Los endocrinólogos brasileños argumentan que los hallazgos en el estudio SCOUT fueron supervalorizados, ya que los eventos cardiovasculares ocurrieron en el 11, 4% de los pacientes que utilizaron la sibutramina en comparación con el 10% de los que tomaron placebo. Una diferencia que, a pesar de estadísticamente significativa, fue de sólo el 1, 4%. A pesar de esta pequeña diferencia, la tasa de mortalidad al final del estudio no fue estadísticamente diferente.

Otra queja es el hecho de que, a pesar de que el estudio sólo evaluó a pacientes de más de 55 años y con factores de riesgo cardiovasculares, sus resultados fueron extrapolados para toda la población, incluyendo pacientes jóvenes y sin factores de riesgo.

Por lo tanto, tras una intensa discusión con la ANVISA, la Asociación Brasileña para el Estudio de la Obesidad y el Síndrome Metabólico (Abeso) y la Sociedad Brasileña de Endocrinología y Metabología (Sbem) emitieron un dictamen favorable al mantenimiento de la venta de la Sibutramina, que no debe utilizarse en pacientes con alto riesgo cardiovascular.

Interacción de la sibutramina con otros medicamentos

Los siguientes medicamentos interactúan con sibutramina y se deben informar a su médico antes de iniciar el tratamiento:

  • Isocarboxazida.
  • Selegilina.
  • Fenelzina.
  • Las anfetaminas.
  • Antidepresivos ISRS (fluoxetina, sertalina, escitalopram, etc).
  • Inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO).
  • Fentanilo.
  • Litio.
  • La venlafaxina.
  • Clopidogrel.
  • Sumatriptán.
  • Ketoconazol.
  • Eritromicina.
  • Diltiazem.
  • El alcohol.

Esta lista está lejos de ser completa. Recuerde siempre llevar consigo la lista de los medicamentos que está tomando para que su médico pueda evaluar la seguridad de la prescripción del tratamiento para adelgazar.

No se debe fumar marihuana durante el tratamiento con sibutramina por el aumento del riesgo de hipertensión y arritmias cardiacas (lea: EFECTOS DE LA MACONHA).

No hay interacción entre la sibutramina y los anticonceptivos hormonales.


SÍNDROME DEL CORAZÓN PARTIDO - Causas, Síntomas y Tratamiento

SÍNDROME DEL CORAZÓN PARTIDO - Causas, Síntomas y Tratamiento

El síndrome del corazón partido, también conocido como miocardiopatía de takotsubo o miocardiopatía de estrés, es una enfermedad del músculo cardíaco que puede surgir repentinamente después de una situación de intenso estrés emocional o físico. La miocardiopatía de takotsubo puede surgir incluso en personas previamente sanas. A pesar de

(medicina)

¿Cuántos litros de agua debemos beber por día?

¿Cuántos litros de agua debemos beber por día?

El agua es el principal componente químico de nuestro organismo. El ser humano logra sobrevivir mucho más tiempo sin consumir alimentos que sin ingerir agua. Necesitamos tanto el agua, que alrededor del 60% del peso de nuestro cuerpo está compuesto sólo por ella. La deshidratación, que es el nombre que damos a la reducción del volumen de agua en el organismo, puede causar serios problemas de salud, incluso muerte, en los casos más graves. Por o

(medicina)