HPV - Síntomas, Transmisión y Tratamiento

HPV - Síntomas, Transmisión y Tratamiento

introducción

El papilomavirus humano, más conocido por la sigla HPV, es un virus que puede ser transmitido por la vía sexual o por el contacto directo con la piel.

El VPH es responsable de la aparición de las verrugas comunes de la piel y las verrugas genitales, conocidas también como condiloma acuminado o cresta de gallo. Pero lo que hace del VPH un virus de gran relevancia médica es que está relacionado con casi el 100% de los casos de cáncer de cuello de útero, uno de los tipos de cáncer más comunes en la población femenina.

En este artículo vamos a explicar los siguientes puntos sobre el virus HPV:

  • Formas de transmisión.
  • Síntomas.
  • Complicaciones.
  • Opciones de tratamiento.
  • Oportunidad de curación.
  • Prevención.

¿Qué es el VPH?

El VPH es un virus que infecta exclusivamente a los seres humanos y ataca las células del epitelio de la piel y de la mucosa. La acción del virus sobre las células de la piel favorece la formación de tumores, la mayoría de ellos pequeños y benignos, tales como las verrugas comunes de la piel o las verrugas genitales. Sin embargo, cuando el área infectada es la mucosa del cuello del útero, de la vagina, del pene o del ano, el virus puede inducir la formación de tumores malignos, generando, por ejemplo, el cáncer del cuello del útero y el cáncer anal.

HPV-4 están asociados a las verrugas comunes de la piel, mientras que el VPH-1 provoca verrugas que afectan preferentemente a las plantas de los pies. El HPV-6 y el VPH-11 están relacionados con el desarrollo de las verrugas genitales. El cáncer de cuello uterino puede ser provocado por varios subtipos, como veremos a continuación, pero la mayoría de los casos ocurre cuando la mujer se infecta con el HPV-16 o el HPV-18.

Cánceres relacionados con el papilomavirus humano

Como ya se ha mencionado, lo que hace que el papilomavirus humano un problema serio de salud pública es su capacidad para provocar algunos tipos de cáncer. El 99% de los cánceres de cuello de útero, el 93% de los cánceres de ano, el 60% de los cáncer de la vulva y el 50% de los cánceres de pene y vagina están relacionados con la infección por el VPH. Raramente, el VPH también es capaz de provocar cáncer de la laringe, de la boca, de los senos nasales y del esófago.

De entre todos estos cánceres citados, el cáncer del cuello uterino es disparado lo más común, por lo que es mucho más frecuente oír hablar sobre su asociación con el papilomavirus humano que en relación a los otros tipos de cáncer.

Sin embargo, es importante subrayar que no toda infección por el VPH conduce a la formación de un tumor maligno. Entre los más de 150 subtipos de VPH conocidos, algunos se consideran más peligrosos, como los subtipos 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59 y 68, mientras que otros son menos agresivos, con un bajo riesgo de transformación maligna, como los subtipos 6, 11, 40, 42, 43, 44, 53, 54, 61, 72, 73 y 81.

En realidad, cerca del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero son causados ​​por sólo 2 subtipos, 50% por el VPH-16 y el 20% por el VPH-18. El HPV-16 también está detrás de la mayoría de los casos de cáncer anal, pene, vaginal, vulva y algunos tipos de cáncer de la orofaringe, por lo que el subtipo de VPH más peligroso, tanto para hombres y para mujeres.

Además del subtipo del VPH, otro factor importante para la generación de un tumor maligno es el tiempo de infección. La mayoría de las personas infectadas por el VPH pueden deshacerse espontáneamente del virus después de 1 o 2 años. Para ello, basta con tener un sistema inmunológico capaz de lidiar con el papilomavirus humano. Cerca del 10% de los individuos infectados, sin embargo, desarrollan lo que llamamos una infección persistente. Son las personas que presentan el mayor riesgo de tener cáncer.

El HPV necesita de 10 a 20 años para lograr provocar cambios celulares capaces de generar un tumor maligno. Por lo tanto, los exámenes de cribado del cáncer de cuello de útero, como el famoso examen Papanicolau (examen ginecológico preventivo), son esenciales para que podamos identificar la ocurrencia de alteraciones pre-malignas, que surgen años antes de que el tumor maligno aparezca.

Si desea entender cómo funciona el examen Papanicolau y qué significan las siglas NIC-1, NIC-2 y NIC-3, acceda al siguiente enlace: EXAME PAPANICOLAU.

Formas de transmisión del VPH

Los VPH que infectan la piel y provocan las verrugas comunes normalmente se contraen cuando hay pequeñas lesiones de la piel, como cortes o arañazos, que permiten la invasión del virus hacia dentro del organismo. La transmisión se realiza, por lo tanto, con el contacto de piel con piel.

Los subtipos de papilomavirus humano que provocan las verrugas comunes no tienen relación con los cánceres que ocurren en la mucosa de los genitales, del ano o del cuello del útero, ya que no tienen capacidad para infectar esta región. El opuesto también es cierto, ya que los subtipos que habitualmente provocan lesión de las mucosas no suelen atacar la piel.

Sin embargo, hay algunas excepciones a la regla anterior. Algunos subtipos capaces de provocar verrugas en la piel también pueden eventualmente provocar verrugas genitales, como el HPV-1, el HPV-2 y el HPV-4. Estos subtipos, sin embargo, raramente causan verrugas genitales y cuando lo hacen tienen baja capacidad de generar tumores malignos.

El contagio de las mucosas de la vagina, vulva, ano, pene y cuello del útero se da a través de la vía sexual. Muchos no saben, pero la infección por el VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común en todo el mundo, mucho más frecuente que el SIDA, gonorrea, sífilis o cualquier otra ETS famosa.

La transmisión del papilomavirus humano por el sexo oral es posible, pero es mucho menos común que la transmisión a través del sexo vaginal o anal. Algunos casos de cáncer de la orofaringe, laringe y esófago están relacionados con este tipo de contaminación.

Excepto por el intercambio de objetos sexuales, la transmisión del VPH por otros tipos de objetos inanimados, como toallas, ropa de cama o ropa interior, no parece ocurrir. De la misma forma, no se toma HPV en baños públicos, piscina, sauna o playa.

Síntomas del HPV

Como ya se ha explicado, cada subtipo de VPH tiene preferencia por determinada área del cuerpo:

  • Los subtipos 1, 2, 4, 26, 27, 29, 41, 57, 65 y 75 a 78 suelen causar las verrugas comunes de la piel.
  • Los subtipos 3, 10, 27, 28, 38, 41 y 49 también provocan verrugas en la piel, pero son generalmente las llamadas verrugas planas.
  • Los subtipos 1, 2, 4, 60, 63 provocan las verrugas en las plantas de los pies.
  • Los subtipos subtipos 1 a 6, 10, 11, 16, 18, 30, 31, 33, 35, 39 a 45, 51 a 59, 70 y 83 pueden provocar verrugas genitales o anales (condiloma acuminado). El 90% de los casos de verrugas genitales son provocados por los subtipos 6 y 11.

Los HPV-16 y HPV-18, que son los más relacionados con el cáncer cervical, no suelen provocar un síntoma alguno. La inmensa mayoría de las mujeres contaminadas con el papilomavirus humano ni siquiera desconfía de que tiene el virus. El diagnóstico de la infección ocurre generalmente a través del examen ginecológico preventivo.

Diagnóstico del HPV

En los casos de verrugas de piel o genitales, el diagnóstico del VPH es clínico, a través de un simple examen físico. Basta con identificar la presencia de la verruga, no son necesarias otras pruebas. En el caso específico de las verrugas genitales, a pesar de que el diagnóstico del papilomavirus humano es obvio, es importante que el paciente sea probado (a) para otras ETS, pues es muy común que una persona tenga más de una ETS al mismo tiempo.

El diagnóstico del VPH en las mujeres con el cuello del útero infectado es más complejo. No hay síntomas y no siempre los hallazgos en el examen Papanicolau son característicos de infección por el papilomavirus humano. Para investigar la presencia del virus, el ginecólogo debe recoger durante el examen ginecológico una pequeña muestra de material del cuello del útero y del interior de la vagina. Este material se envía al laboratorio para que pueda buscar la presencia del VPH. Si hay VPH presente, el laboratorio es capaz de informar cuál es el subtipo del virus responsable de la infección.

Tratamiento del VPH

Como se mencionó anteriormente, cerca del 90% de las infecciones por el VPH se curan solas después de 1 o 2 años.

En realidad, el papilomavirus humano posee una característica curiosa: es una infección que no tiene tratamiento, pero tiene cura. No hay medicamentos que matan el virus o aceleran el proceso de curación. La única opción es esperar que el sistema inmunológico elimine espontáneamente el virus con el paso del tiempo.

En los pacientes que desarrollan verrugas, el tratamiento se dirige sólo a la eliminación de la lesión. Cuando se elimina la verruga, esto no significa que el virus haya sido eliminado del organismo. El paciente sigue infectado y puede desarrollar nuevas verrugas mientras el HPV está presente.

La situación es igual a la de las mujeres que desarrollan lesiones pre-malignas (neoplasias intraepiteliales) del cuello del útero. Cuando una lesión premaligna es identificada, el ginecólogo la quita quirúrgicamente, pero eso no significa que la paciente se haya curado del VPH. Si se mantiene infectada, nuevas lesiones potencialmente malignas pueden surgir a lo largo de los años.

Hablamos con más detalles sobre el tratamiento y la curación del VPH en el siguiente artículo: ¿El VIRUS HPV TIENE CURA ?.

Prevención del VPH

A pesar de ser una importante medida de prevención, el condón no es 100% eficaz contra la transmisión del VPH. Esto ocurre porque el virus puede estar presente en áreas de los genitales que no quedan cubiertas por el preservativo.

Para la prevención efectiva de la infección por el virus, la mejor opción es la vacuna. Existen 2 vacunas contra el VPH, una que protege contra los subtipos 16 y 18, los más peligrosos para el cáncer de cuello de útero, y otra que protege contra los subtipos 16, 18, 6 y 11, eficaz contra el cáncer del cuello del útero, el útero y las verrugas genitales.

Las vacunas contra el VPH son muy eficaces, con tasas de éxito superiores al 95%, principalmente cuando se administran en niñas jóvenes, que aún no han comenzado su vida sexual y por lo tanto nunca han tenido contacto con el papilomavirus humano.

A pesar de las frecuentes campañas obscurantistas y calumniosas que intentan descalificar la importancia de la vacunación, el hecho es que la vacuna contra el VPH presenta sólida base científica, tanto en la cuestión de la eficacia y de su seguridad.

Para saber más sobre la vacuna contra el papilomavirus humano, lea: VACUNA CONTRA HPV | Eficacia, efectos e indicaciones.

Información de vídeo

No deje de ver también este corto vídeo, producido por el equipo del MD.Salud, que explica de forma simple la vacunación contra el VPH.


TOMAR ANTICONCEPCIONAL ENGORDA?

TOMAR ANTICONCEPCIONAL ENGORDA?

Uno de los mayores mitos acerca del uso de la píldora es en relación a una supuesta ganancia de peso que las mujeres presentan después de iniciar el anticonceptivo. Desafortunadamente, las quejas de ganancia de peso pueden ser el motivo principal para el abandono de las píldoras. Pero, después de todo, la píldora anticonceptiva realmente engorda o eso es sólo una percepción equivocada sin base científica? La resp

(medicina)

BURSITE EN EL OMBRO - Causas, Síntomas y Tratamiento

BURSITE EN EL OMBRO - Causas, Síntomas y Tratamiento

El dolor en el hombro es una situación tan común, que hasta el 70% de las personas tendrán este tipo de dolor al menos una vez a lo largo de sus vidas. Entre las varias causas posibles de dolor en el hombro, la bursitis del hombro, también llamada bursitis subacromial o bursitis subdeltoidea, es una de las más comunes. Bur

(medicina)