FALTA DE AIRE - Causas y Tratamiento

FALTA DE AIRE - Causas y Tratamiento

El cansancio y la falta de aire son síntomas que suelen caminar juntos, por lo que a menudo son tratados por los pacientes como si fueran lo mismo. Pero no lo son. La falta de aire, designada en la medicina como disnea, es una sensación de dificultad para respirar. Es la impresión de que la cantidad de aire que entra en los pulmones es insuficiente. Se puede manifestar también como una dificultad para expulsar el aire ya respirado.

El cansancio o la fatiga, es la dificultad de realizar esfuerzos, aunque mínimos, como cepillarse los dientes o peinar los cabellos. Para saber más sobre las causas de cansancio, lea: CANSAÇO | FADIGA | Principales causas.

El cansancio y la falta de aire suelen estar juntos, pero pueden surgir aisladamente. En este texto vamos a hablar sólo sobre la falta de aire. El cansancio será abordado en un texto propio.

La disnea a pesar de parecer un síntoma muy subjetivo, en realidad no lo es. La sensación de falta de aire realmente es muy individual, pero los médicos, a través del examen físico y de análisis, conseguimos determinar muy bien la gravedad de la disnea.

Este detalle es importante porque no es raro que recibimos pacientes jóvenes y sin enfermedades quejándose de disnea debido a una crisis de ansiedad. En este momento es importante saber distinguir quién tiene una disnea real de aquellos que creen que tiene falta aire, cuando en realidad no presentan ningún signo de mala oxigenación.

Y una vez establecida que la queja de falta de aire realmente indica una mala oxigenación tisular, es necesario cuantificarla para evaluar la gravedad del caso.

Para poder distinguir las quejas de falta de aire de la ansiedad de las disnecias reales, es necesario entender cómo funciona la captación y utilización del oxígeno del ambiente.

El aire entra en las vías aéreas, desciende por la tráquea y llega a los pulmones. En los alvéolos pulmonares (que en realidad son microscópicos y no como está en el dibujo arriba) ocurre lo que llamamos intercambios gaseosos. El oxígeno va a la sangre, y el gas carbónico (CO2), que estaba en la sangre va al alvéolo para ser devuelto a las vías aéreas y expulsado en la respiración. Por lo tanto, inspiramos oxígeno y expira el gas carbónico.

El oxígeno no queda "suelto" en la sangre. Él necesita las hematíes (glóbulos rojos) para ser transportado a los tejidos. Una vez en los tejidos, las células utilizan el oxígeno para producir energía. Este proceso produce CO2, que es captado nuevamente por los hematíes y llevado hacia los pulmones para reiniciar el ciclo.

La falta de aire es un síntoma que surge cuando el cerebro recibe la información de que la cantidad de oxígeno en los tejidos está baja y no es suficiente para la supervivencia de las células o cuando la cantidad de CO2 es alta.

La falta de aire real puede entonces ocurrir por varios mecanismos:

- Cuando el nivel de oxígeno en el aire es bajo.
- Cuando algo obstruye nuestras vías aéreas y no podemos respirar adecuadamente.
- Cuando el corazón está débil o hay alguna obstrucción al flujo sanguíneo y no se puede llevar sangre oxigenada a los tejidos.
- Cuando hay algún problema en el pulmón que impide el cambio de los gases (gas carbónico y oxígeno).
- Cuando la sangre no puede transportar oxígeno adecuadamente, como en los casos de anemia grave o hematíes defectuosos.

Una vez que el cerebro recibe la información de la mala oxigenación de los tejidos, la primera providencia es aumentar la frecuencia e intensidad de la respiración. En adultos la frecuencia respiratoria media varía entre 12 a 20 incursiones por minuto. Se llama taquipnea cuando la frecuencia está por encima de 20.

No conseguimos contar nuestra propia frecuencia respiratoria, pues una vez que tomamos conciencia de nuestra respiración, pasa a ser diferente. Cuando los médicos contamos la frecuencia respiratoria de los pacientes, lo hacemos sin que lo mismo se percibe del hecho.

El aumento de la frecuencia respiratoria es un proceso de adaptación que ocurre en todo momento. Por ejemplo, cuando corremos necesitamos generar más energía y por consiguiente, nuestras células necesitan más oxígeno. ¿Qué hace el cerebro? Aumenta la frecuencia respiratoria y cardíaca. Más oxígeno llega a los pulmones y más sangre es transportada a los tejidos, resolviendo el problema.

Por lo tanto, lo primero que se hace frente a una queja de falta de aire, es contar la frecuencia respiratoria. No se espera que una verdadera falta de aire no venga acompañado de un aumento de la frecuencia respiratoria.

Es importante señalar que una persona con crisis de pánico o muy ansiosa puede perfectamente estar respirando más rápido por el nerviosismo, sin que ello indique falta de oxigenación real.

Cuando la falta de aire comienza a intensificarse, surgen algunos signos de esfuerzo respiratorio. Uno de ellos es el aumento y disminución del diámetro de la nariz mientras tira del aire. Esta señal se llama golpe de ala de la nariz. Indica esfuerzo para tirar del aire.

Otra señal de esfuerzo es cuando podemos notar la contracción de los músculos del pecho y del vientre mientras se respira. El uso de los músculos accesorios de la respiración es una señal de desesperación del organismo tratando de aumentar de cualquier manera el aporte de oxígeno a los pulmones.

Estas señales se pueden ver después de ejercicios extenuantes. En este caso no hay problemas pues después del reposo, en cuestión de minutos, la oxigenación adecuada se restablece.

Una señal de gravedad de la falta de aire es la presencia de cianosis, que es la tonalidad oscura de los dedos, labios y nariz. Las personas con problemas pulmonares crónicos presentan un alargamiento de las puntas de los dedos, llamado de baqueteamiento digital por el hecho de que los dedos se parezcan con baquetas de tambor.


Cianosis de los dedos y bautizado digital


Cianosis de labios y nariz

La hemanza cuando rica en oxígeno se vuelve rojiza, y cuando es pobre, morada. Cuando los hematíes poseen poco oxígeno, podemos notar ese tono más púrpura en las regiones más finas de la piel como en las fotos arriba. Es una señal de grave falta de oxigenación de los tejidos.

No todo el mundo con disnea necesita presentarse con los signos de gravedad descritos arriba. Se puede tener sólo falta de aire y la única señal es la taquipnea. Para saber entonces si la disnea indica alguna enfermedad o no, tenemos que evaluar cuál es el grado de oxigenación de la sangre.

Esto se puede hacer a través del oxímetro de pulso, que es aquel aparato que se coloca en los dedos de los pacientes. La saturación normal de oxígeno es mayor que el 95%. Los valores inferiores al 90% indican insuficiencia respiratoria.

Si hay algún signo clínico o algo en la historia que apunta a una causa de disnea, se solicita una gasometría arterial, un análisis donde se cosecha sangre de una arteria para medir directamente los niveles de oxígeno y CO2 de la sangre.

En la gasometría se identifican fácilmente aquellos con falta de aire por ansiedad una vez que el nivel de oxígeno se encuentra bien alto y el de CO2 bien, bajo debido a la rápida respiración, hecho que no ocurre en las causas reales de disnea.

Causas de falta de aire

- Asma (lea: ASMA | Síntomas, diagnóstico y tratamiento).
- EPOC (bronquitis crónica y enfisema pulmonar) (lea: EPOC - ENFISEMA Y BRONQUITE CRÓNICA).
- Neumonía (lea: SINTOMAS DE NEUMONIA).
- Tuberculosis (Lea: SINTOMAS DE TUBERCULOSIS).
- Otras infecciones pulmonares.
- Derrame pleural voluminoso (lea: DERRAME PLEURAL | Tratamiento, síntomas y causas).
- Edema pulmonar.
- Embolia pulmonar (lea: EMBOLIA PULMONAR).
- Hemorragia pulmonar.
- Cáncer de pulmón (lea: CÁNCER (CANCRO) - SÍNTOMAS Y DEFINICIONES).
- Infarto de miocardio (lea: SÍNTOMAS DEL INFARTO AGUDO DEL MIOCÁRDIO Y ANGINA).
- Insuficiencia cardíaca (INSUFICIENCIA CARDÍACA - CAUSAS Y SÍNTOMAS).
- Arritmia cardiaca (lea: PALPITAS, TAQUICARDIA Y ARRITMIAS CARDÍACAS).
- Hipertensión pulmonar.
- Aspiración de cuerpo extraño.
- Obesidad mórbida (lea: OBESIDAD Y SÍNDROME METABÓLICO).
- Traumas.
- Asbestosis (lea: MESOTELIOMA | ASBESTOSIS - Enfermedades causadas por el Asbesto).
- Defectos óseos en la columna o el tórax.
- Anemia (lea: SÍNTOMAS DE LA ANEMIA).
- Colocación del corazón.
- Sepse (¿QUÉ ES SEPSE Y CHOQUE SÉPTICO?).
- Intoxicaciones.
- Anafilaxia (CAUSAS Y SÍNTOMAS DEL CHOQUE ANAFILÁTICO).
- Embarazo.
- Ansiedad.

Tratamiento de la falta de aire

El tratamiento depende de la causa. Si es debido a una neumonía, se trata con antibióticos; Si es por insuficiencia cardíaca, se utilizan diuréticos; Si es anemia, se trata de transfusión de sangre, y así sucesivamente.

Mientras la causa de la disnea no se resuelve, es importante asegurar que el paciente tenga siempre saturaciones de oxígeno adecuadas para no colapsar.

Cuando hay saturación de O2 está reducida, el tratamiento debe ser hecho con oxígeno suplementario. Si aún con oxígeno en volúmenes altos el paciente aún no es capaz de mantener buenas saturaciones, se hace necesaria la intubación y adaptación a un ventilador mecánico.

Algunos pacientes con enfermedad pulmonar crónica, tipo enfisema, necesitan oxígeno suplementario con frecuencia, ya veces pasan más de 12 horas al día con O2 en máscara.

Falta de aire en el embarazo

La disnea es muy común en el embarazo. Hasta 2/3 de las gestantes se quejan de falta de aire, hecho que normalmente se inicia en el segundo trimestre. La disnea de la gestación suele ser peor cuando la embarazada se encuentra sentada y no presenta relación con esfuerzo físico.

Algunos factores contribuyen a esta disnea:

- Anemia que ocurre en todo el embarazo.
- Elevación del diafragma por el feto, principalmente en el 3 trimestre
- Exceso de progesterona, que por sí solo causa aumento de la frecuencia respiratoria

A pesar de ser común, es importante no confundir la disnea normal de la gestante con disnea causada por enfermedades pulmonares o cardíacas que pueden muy bien ocurrir en quien está embarazada. Un examen físico y una buena historia clínica suelen hacer esa distinción.


SÍNTOMAS DE LA PRÓSTATA

SÍNTOMAS DE LA PRÓSTATA

Las enfermedades de la próstata están entre las más comunes en el sexo masculino, principalmente en los hombres de más de 50 años. Conocer los principales síntomas de las enfermedades prostáticas es importante para que el paciente busque ayuda médica precozmente, disminuyendo el riesgo de complicaciones. La enf

(medicina)

HIPERTENSIÓN ARTERIAL - Síntomas, Causas y Tratamiento

HIPERTENSIÓN ARTERIAL - Síntomas, Causas y Tratamiento

La hipertensión arterial puede surgir en cualquier época de la vida, incluso durante el embarazo, pero es mucho más común en la población adulta y en los ancianos. Se estima que hasta el 80% de la población de más de 60 años sea hipertensa. En las últimas décadas, el número de hipertensos ha aumentado progresivamente, debido a factores como la mayor expectativa de vida, mayor incidencia de obesidad, sedentarismo y malos hábitos alimentarios. La elevada

(medicina)