DELIRIUM - Confusión Mental en los ancianos

DELIRIUM - Confusión Mental en los ancianos

El delirium, también llamado estado confusional agudo, es una perturbación grave de la función mental del paciente, caracterizado por disturbios de la conciencia, con reducida capacidad de concentración, alteraciones de la memoria, confusión mental y alteración de la percepción del ambiente. El inicio del delirium es generalmente súbito, evolucionando dentro de horas o algunos días.

Los cuandres de confusión mental son extremadamente comunes en ancianos, principalmente durante infecciones o internaciones hospitalarias.

En este artículo vamos a abordar los siguientes puntos sobre el delirium:

  • Diferencias entre delirium y delirio.
  • Síntomas.
  • Causas.
  • Estados confusos en pacientes internados.
  • Prevención y tratamiento.
  • Delirium tremens.

Delirium es diferente de delirio

A pesar de tener nombres muy similares, delirium y delirio son cosas diferentes. El delirio es un síntoma de enfermedad psiquiátrica, habitualmente trastornos psicóticos. El delirio es una creencia o una fuerte convicción sobre hechos absurdos, que van en contra de la razón. Como ejemplo, podemos citar a aquellas personas que se juzgan la reencarnación de Jesucristo, que afirman haber sido abducidas por alienígenas, que creen que la televisión conversa con ellas o que jura que alguien implantó un chip dentro de su cerebro para vigilar sus pensamientos.

Es importante separar charlatanes de personas con delirio real. El paciente con delirio realmente cree en el absurdo que está relatando, y por más que usted utilice argumentos válidos, nunca le convencerá de que su delirio no es real. El charlatán a su vez es una persona deshonesta, que inventa historias de forma consciente para obtener ventajas, generalmente de origen financiero.

Este artículo, sin embargo, no está sobre delir, sino delirío. Vamos a explicar.

Síntomas del delirium

El delirium es muy diferente del delirio. El paciente con delirium queda confuso y desorientado, tanto temporal como espacialmente, teniendo dificultades de saber dónde está y de reconocer la actual fecha (cuando se le pregunta en qué año estamos, él puede responder algo como 1958). El paciente con delirium puede estar más somnoliento y con un discurso letárgico.

Hay una pérdida en la capacidad de concentración, haciendo que el paciente no pueda prestar atención por mucho tiempo en nada. Esto es evidente cuando se intenta conversar con el paciente, pues el mismo se distrae fácilmente, no consiguiendo mantener una conversación. Los cambios de la memoria reciente también son comunes, haciendo que el paciente no pueda recordar situaciones que ocurrieron hace pocas horas o días.

Los trastornos de percepción son comunes. Los pacientes pueden no reconocer a su médico o familiares. Los episodios de delirio pueden ocurrir durante el delirium, como imaginar que está siendo perseguido o que el equipo médico quiere hacerle mal. Pueden haber alucinaciones simples, con sombras o formas; o complejas, como ver personas que no existen o que ya murieron. Las alucinaciones pueden ser visuales y / o auditivas.

Durante el delirium, los pacientes pueden perder la capacidad de escribir o hablar una segunda lengua. Un extranjero que ha vivido durante años en Brasil puede perder la capacidad de hablar portugués durante el estado de confusión.

El delirium surge de modo súbito y se desarrolla a lo largo de pocas horas, pudiendo persistir por días o meses. El hecho de surgir súbitamente es la característica más útil en la distinción con la demencia, que es un cuadro de instalación lenta y progresiva. Además, el delirium es flotante, haciéndose más intenso durante la tarde y la noche. No es inusual un paciente con delirium parecer relativamente lúcido durante las visitas matinales, quedando más confuso conforme el día pasa. El cambio del día por la noche también es típico del delirium. El paciente se despierta y se agita durante toda la noche y pasa buena parte del día durmiendo.

Al contrario de la demencia, el delirium es transitorio y mejora con el paso del tiempo.

Causas de delirium

No se sabe exactamente por qué surge el delirium, pero el hecho es que parece ser una enfermedad de origen multifactorial. El paciente que desarrolla estados de confusión suele presentar más de uno de los factores de riesgo listados a continuación:

  • Enfermedad neurológica previa, como enfermedad de Parkinson, mal de Alzheimer o AVC.
  • Edad avanzada.
  • Internación hospitalaria prolongada.
  • Uso de varios medicamentos, principalmente sedantes, ansiolíticos, antidepresivos o antipsicóticos.
  • Infecciones.
  • La deshidratación.
  • Deficiencia visual o auditiva.
  • Enfermedades crónicas en etapa avanzada.
  • Abstinencia de alcohol o drogas.
  • Poca movilidad, estar restringido a la cama.
  • Privación del sueño.
  • Estrés emocional.
  • Dolor.
  • Uso prolongado de sonda vesical.

Estado confusional en pacientes internados

El delirium puede surgir a cualquier edad en cualquier tipo de persona. Sin embargo, lo más habitual es que aparezca en ancianos que están internados en hospitales o en hogares de la tercera edad. Hasta la mitad de los ancianos que permanecen internados desarrollan algún grado de confusión mental.

Si el paciente ya tiene alguna enfermedad neurológica, o si la internación fue motivada por alguna infección, como neumonía o infección urinaria, el riesgo de delirium es altísimo. Cuanto más debilitado está el paciente, mayor es el riesgo de desarrollar confusión mental.

El paciente internado, además de obviamente estar enfermo, lo que por sí solo es un factor de riesgo para el delirium, sale completamente de su rutina, pierde la noción del tiempo, muchas veces no acompaña el ciclo día-noche, usa diversos medicamentos y, suele quedarse la mayor parte del tiempo, cuando no todo el tiempo, restringido al lecho de la habitación. La internación hospitalaria generalmente es un momento en que varios factores de riesgo para el desarrollo de un estado confusional están presentes, haciendo del delirium una situación extremadamente común.

Cuando un paciente de edad avanzada desarrolla delirium en el hogar, generalmente hay alguna causa oculta detrás. Los ancianos suelen reaccionar de manera diferente a las infecciones. Muchos no presentan fiebre y pueden no tener quejas muy específicas. La aparición de delirium puede ser la única señal para un cuadro infeccioso en curso, como infección urinaria (lea: INFECCIÓN URINARIA Pielonefritis) o neumonía (lea: PNEUMONIA | Síntomas y tratamiento).

Prevención y tratamiento del delirium

No existe un tratamiento específico para el delirium. El tratamiento debe ser dirigido a la enfermedad oa la condición que está precipitando el estado confusional. Pero, más importante que tratar el delirium, es intentar prevenir su aparición. Para ello, se debe:

  • Evitar mantener al paciente internado por largos períodos.
  • Controlar adecuadamente el dolor.
  • Evitar el uso excesivo de medicamentos.
  • Evitar el uso prolongado de catéteres y sondas.
  • Estimular al paciente a no quedar restringido al lecho.
  • Tratar infecciones en tiempo hábil.

Si el paciente está confuso y muy agitado, el uso de drogas para calmarlo y controlar la agitación puede ser necesario. En casos extremos, el paciente puede quedar contenido en el lecho, principalmente si el mismo está bajo riesgo de caída de la cama o tratando de arrancar sueros y medicaciones hechas por vía venosa.

Delirium tremens

El delirium tremens es una condición definida por alucinaciones, desorientación, hipertensión, taquicardia (aceleración de los latidos del corazón), fiebre, agitación y sudoración provocados por la abstinencia de drogas, más comúnmente con el alcohol.

El delirium tremens es una emergencia médica y puede evolucionar hacia el colapso cardiovascular o insuficiencia respiratoria si no se trata a tiempo.

Los cuadros de abstinencia leve ocurren dentro de las 6-24 horas después de la última bebida, y se caracterizan por temblores, ansiedad, náuseas, vómitos e insomnio. Los cuadros de abstinencia alcohólica grave ocurren entre 10 y 72 horas después de la última bebida. Los signos y síntomas incluyen alucinaciones visuales y auditivas, temblores del cuerpo entero, vómitos, sudoración e hipertensión. La crisis convulsiva también puede ocurrir (lea: EPILEPSIA | CRISOS CONVULSIVA | Síntomas y tratamiento).

Aproximadamente el 5% de los pacientes alcohólicos que suspenden voluntariamente o involuntariamente el consumo de alcohol sufren de delirium tremens. El cuadro suele durar de uno a cinco días y la internación hospitalaria suele estar indicado para el control de la situación.


Faringitis Estreptocócica - Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

Faringitis Estreptocócica - Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

El dolor de garganta es un síntoma muy incómodo, que suele ocurrir tanto en adultos como en niños. En general, el dolor de garganta es provocado por una inflamación de las amígdalas o de la faringe, cuadros que llamamos amigdalitis y faringitis, respectivamente. Cuando ambos están inflamados, situación muy común, decimos que el paciente tiene una faringoamigdalitis. En la

(medicina)

SÍNDROME DEL PÁNICO - Causas, Síntomas y Tratamiento

SÍNDROME DEL PÁNICO - Causas, Síntomas y Tratamiento

El síndrome del pánico, también conocido como trastorno del pánico, es un trastorno psiquiátrico muy común, que se caracteriza por el surgimiento espontáneo, súbito e inesperado de ataques de pánico recurrentes. Tener uno o dos ataques de pánico a lo largo de la vida, principalmente si se desencadenan por situaciones de estrés, no se considera un trastorno psiquiátrico. Para ser s

(medicina)