8 Buenos hábitos para mantener tu cerebro en forma

8 Buenos hábitos para mantener tu cerebro en forma

Con el tiempo, todos los órganos de nuestro cuerpo se deterioran y pierden su capacidad de realizar de manera óptima todas las tareas de las que son responsables.

Al observar estos fenómenos, muchas personas establecen buenos hábitos para mantenerse en forma y prevenir un deterioro temprano de su calidad de vida.

Sin embargo, pocas personas están atentos a la salud de sus cerebros, que es uno de los órganos más afectados del cuerpo.

No ejercitarlo significa exponerse a problemas mentales, pérdida de memoria o trastornos del sueño, entre otros

Es posible beneficiarse de un buen funcionamiento cerebral y cognitivo A lo largo de nuestras vidas, mediante la adopción de buenos hábitos y ejercicios físicos.

Para mantener tu cerebro saludable, ofreceremos 8 consejos que te ayudarán a mantener en gran forma este órgano muy importante

1. Haga actividad física con regularidad

El ejercicio físico fortalece las células cerebrales, así como las conexiones entre ellas Esto permite, entre otras cosas, estimular la creación de nuevas células nerviosas.

Este hábito saludable también permite para mejorar la circulación sanguínea, lo que limita el riesgo de problemas cardiovasculares, la enfermedad de Alzheimer u otras formas de demencia.

Algunos estudios han demostrado que el cerebro prefiere una actividad física de bajo impacto , especialmente cuando se combina con una dieta saludable, actividad mental regular y buena interacción social

Las actividades más recomendadas son:

  • Caminar
  • Bicicleta
  • Jardinería
  • Fútbol
  • Danza
  • Cuerda para saltar

Lea también: Mascotas para nuestra salud física y mental

2. Adopte una dieta saludable

Una dieta deficiente generalmente conduce a un aumento en los niveles de colesterol malo.

Esto aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y, por lo tanto, daño cerebral.

Una dieta baja en grasas y colesterol, basada en el consumo de verduras, frutas y cereales, ayudará a proteger las células de su cerebro.

Entre los alimentos recomendados para el cerebro están:

  • Espinacas
  • Alfalfa
  • Brócoli
  • Remolacha
  • Pimienta rojo
  • Cebolla
  • Coles de Bruselas
  • Pez azul
  • Semillas
  • Frutas secas

3. Tener más interacción social

Las relaciones sociales han sido una parte integral de nuestra vida desde nuestros primeros años, y juegan un papel importante en nuestro desarrollo cognitivo.

Mantener una conexión con los demás las personas, que participan en actividades culturales o practican un deporte grupal, son todos hábitos saludables que actúan como escudos contra la demencia.

Estos son algunos consejos para mantener una vida social activa:

  • Mantente activo a través del trabajo
  • Unirse a grupos comunitarios o casos de interés público
  • Registrarse para jugar, bailar o cualquier otro tipo de grupo social
  • Voyager.

4. Aprende a relajarte

Estar bajo constante estrés físico y mental puede causar problemas de memoria y dificultades en el proceso de aprendizaje.

Lo mejor es tratar con calma con situaciones de vida , incluso las más difíciles. Al final del día, ¿de qué sirve estar tan estresado?

5. Descanse bien

Cuando nuestro cuerpo descansa durante la noche, nuestro cerebro activa funciones que no se pueden poner en funcionamiento durante el día.

El período de descanso diario permite que nuestra memoria consolide nuestra experiencias, así como todas las cosas nuevas que aprendimos durante el día

También es en ese momento que elimina todo lo que no es útil para nosotros.

Tener El sueño leve, intermitente o muy corto causa daño cerebral inmediato. Esto se refleja, al día siguiente, por dificultades mentales.

Es aconsejable organizar sus intervalos de sueño, para asegurarse de que puede dormir al menos 7 horas seguidas , sin interrupción.

6. Aprende algo nuevo todos los días

El proceso de aprendizaje comienza al nacer y nunca termina.

Llevar nuestra memoria a través del aprendizaje de cosas nuevas y profundizar las que ya lo sabemos, es una de las mejores maneras de mantener nuestro cerebro saludable.

La memoria funciona de manera óptima hasta la edad de 30 años. A partir de esta edad, es importante capacitarlos a través de la lectura, la escritura, los juegos mentales u otras actividades que puedan ayudarlos a mantenerse activos.

7. Lea un libro a la semana

Leer, este pasatiempo tan entretenido, es extremadamente efectivo para fortificar nuestro cerebro y evitar que se deteriore.

Leer frecuentemente aumenta la capacidad de concentración, promueve conexiones neuronales, y representa uno de los mejores ejercicios para prevenir la pérdida de memoria debido a la vejez.

Lea también: Un Decálogo para mantener su cerebro joven y en forma

8. Jugar

La mejor manera de mantenerse joven a diario es jugar con frecuencia.

Mantener el alma de su hijo en la adultez es una excelente manera de dejar de lado las preocupaciones, el estrés y el estrés. cualquier cosa que pueda tener un impacto negativo en la salud mental

Los sueños y valores de la infancia son esenciales para mantener un cerebro joven y no olvidar nada que cause alegría.


11 Usos de cuentas de gel de sílice

11 Usos de cuentas de gel de sílice

Incluso si no lo hacemos No estamos acostumbrados a escuchar su nombre, el gel de sílice es un producto muy presente en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, es muy común encontrarlo dentro de pequeñas bolsas de papel sudorosas, en cajas de zapatos o en bolsos de mano. Incluso si no conocemos su propósito, tenemos tendencia a ignorarlos o tirarlos directamente a la basura.

(Buenos hábitos)

¿Qué le sucede a su cuerpo cuando mastica goma de mascar?

¿Qué le sucede a su cuerpo cuando mastica goma de mascar?

Masticar chicle puede parecer inofensivo Sin embargo, esto no es del todo cierto. Por supuesto, al final todo depende de la frecuencia de nuestro consumo y nuestros hábitos de higiene personal. No se trata de crear una alarma, sino de ser conscientes de lo que le sucede al cuerpo cuando comemos chicle A menudo usamos esto para aliviar el estrés, aliviar el hambre o simplemente por hábito.

(Buenos hábitos)