10 SÍNTOMAS DE GRIPE Y SUS COMPLICACIONES

10 SÍNTOMAS DE GRIPE Y SUS COMPLICACIONES

La gripe es una infección aguda del tracto respiratorio superior provocado por el virus de la gripe, que ocurre en brotes y epidemias en todo el mundo, principalmente durante el invierno.

Aunque es temporalmente debilitante, la gripe suele ser una infección auto-limitada en las personas sanas, curándose espontáneamente después de algunos días en la inmensa mayoría de los casos.

Sin embargo, en ciertos grupos de riesgo, la gripe puede tener un curso más agresivo, provocando complicaciones, tales como sinusitis, otitis, neumonía, bronquitis e inflamación de los músculos cardíacos y de la membrana que recubre el corazón (miocarditis y pericarditis). Los bebés, ancianos, embarazadas, personas con inmunodeficiencia o con enfermedades cardiacas o pulmonares crónicas son el grupo con mayor riesgo de desarrollar cuadros graves de gripe.

En este artículo vamos a hablar de los principales síntomas de la gripe y de las señales que apuntan a la ocurrencia de complicaciones.

La lista con los principales signos y síntomas de la gripe que se abordarán en este artículo es la siguiente:

  • Fiebre alta, por encima de 38ºC.
  • Tos.
  • Dolor de garganta.
  • Coriza y sinusitis.
  • Estornudos.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Cansancio y debilidad.
  • Pérdida del apetito.
  • Vómitos y diarrea (más común en los bebés).

Para complementar la información de este artículo, sería interesante la lectura de nuestro texto sobre las diferencias entre las infecciones causadas por el virus de la gripe y el resfriado: DIFERENCIAS ENTRE GRIPE Y RESFRIADO.

No deje de ver también este corto vídeo sobre los principales síntomas de la gripe y el resfriado.

Signos y síntomas de la gripe

Después de un período de incubación que varía de 24 a 96 horas, los signos y síntomas de la gripe suelen surgir de forma tan abrupta, que varios pacientes consiguen decir exactamente la hora que la enfermedad comenzó. Fiebre alta, debilidad y dolor por el cuerpo acompañados de síntomas respiratorios, como tos, dolor de garganta y rinitis suelen estar presentes en las primeras horas de enfermedad.

Sin embargo, como cualquier infección, el cuadro clínico de la gripe no es necesariamente el mismo para todos los pacientes. Hay casos de gripe sin fiebre y con síntomas blandos. Hay también los pacientes que desarrollan apenas pérdida del apetito, debilidad y mareos.

Niños pequeños y pacientes ancianos son aquellos que con más frecuencia presentan síntomas atípicos, lo que habitualmente crea alguna dificultad para el médico para hacer el diagnóstico.

Los pacientes con influenza no complicada generalmente mejoran gradualmente a lo largo de dos a cinco días, aunque no son raros los cuadros de gripe que duran más de 7 días. Algunos pacientes presentan mejoría de los síntomas respiratorios, pero mantienen síntomas de debilidad o cansancio por varios días.

Las complicaciones de la gripe suelen surgir después de algunos días de enfermedad. En general, el paciente comienza a presentar signos de mejora, como reducción de la fiebre y disminución de los síntomas respiratorios y, de repente, vuelve a empeorar, con nuevos picos de fiebre y caída del estado general.

Lo que vamos a explicar a continuación son los 10 signos y síntomas más típicos de la gripe. Obviamente, los pacientes no necesitan tener todos los síntomas que vamos a listar; la mayoría no tiene. Sin embargo, cuanto mayor sea la correspondencia entre la lista y sus síntomas, mayor es la probabilidad de que su cuadro sea realmente influenza.

1- Fiebre alta

La fiebre es una de las señales más comunes de la gripe. Se suele ser alta, entre 38ºC y 41ºC, y comienza súbitamente. En los niños, la fiebre ocurre en hasta el 95% de los casos, siendo que más de la mitad de los pacientes alcanzan temperaturas por encima de los 39ºC. En los ancianos, sin embargo, la fiebre puede ser más baja o ni siquiera estar presente.

A diferencia de la fiebre provocada por los diferentes tipos de virus que causan el resfriado, que suele durar sólo 24 a 48 horas, la fiebre de la infección por la influenza casi siempre dura entre 2 y 5 días.

Los sudor y los escalofríos son dos signos que a menudo acompañan la fiebre. Buena parte de los síntomas sistémicos de la gripe, como dolor del cuerpo, dolor de cabeza, debilidad, cansancio y pérdida del apetito, se vuelven más intensos en los momentos en que la fiebre es más elevada.

Los analgésicos comunes con acción antitérmica, como el paracetamol o la dipirona, son buenas opciones para controlar la fiebre.

Leer también:

  • DIPIRONA - Indicaciones, Efectos Colaterales y Peligros.
  • PARACETAMOL - Dosis, Indicaciones y Efectos Colaterales.

Complicaciones asociadas a la fiebre

Una fiebre alta persistente, que no da signos de mejora después de 4 o 5 días puede sugerir la existencia de alguna complicación. Otro comportamiento que también puede indicar complicaciones es la reducción de la fiebre por 1 o 2 días, sugiriendo que el proceso está en resolución, seguido de nuevos picos de fiebre alta y empeoramiento del estado general del paciente.

2- Tos

La tos es un síntoma que ocurre en cerca del 80% de los pacientes con gripe. En la mayoría de los casos, la tos se seca, pero puede ser que sea productiva (con expectoración) a lo largo de los días.

La tos no siempre está presente al principio de la enfermedad y puede ser uno de los últimos síntomas que desaparecen después de la resolución del cuadro. Muchas veces, el paciente ya no tiene ningún otro síntoma, pero mantiene una tos seca durante algunos días.

No se recomienda el uso de medicamentos que interrumpen la tos, ya que pueden agravar el cuadro y favorecer la aparición de complicaciones, principalmente si el paciente tiene expectoración. El más correcto es beber bastante agua para mantener al paciente hidratado y facilitar la dilución de las secreciones. La miel parece ser eficaz para aliviar la tos nocturna.

Complicaciones asociadas a la tos

Una de las señales que pueden indicar una complicación en curso es el surgimiento de una tos con expectoración muy verdosa o amarillenta asociada al dolor en el pecho, falta de aire y fiebre alta. En estos casos, se hace necesario descartar un cuadro de neumonía (lea: SINTOMAS DE LA PNEUMONIA - ADULTOS, NIÑOS Y IDOSOS).

3- DOLOR DE GARGANTA

La inflamación de la garganta es otro síntoma común de la gripe y suele estar presente ya en el primer día de la enfermedad.

El dolor de garganta de la gripe se caracteriza por una faringitis muy rojiza, pero sin la presencia de pus en las amígdalas, que es una señal típica de la faringitis estreptocócica (lea: Faringitis Estreptocócica - Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento).

No todos los pacientes con gripe desarrollan faringitis, pero en aquellos casos en que esto ocurre, el dolor de garganta suele ser intenso, causando dificultad para tragar alimentos sólidos o incluso deglutir la saliva.

Si no hay contraindicaciones, los analgésicos comunes o antiinflamatorios se pueden utilizar para aliviar el dolor.

4- Coriza y nariz tapada

La coriza y la nariz tapadas son síntomas típicos de los resfriados y de las rinitis alérgicas. Sin embargo, estos síntomas también pueden surgir en la gripe, principalmente en los niños, donde están presentes en hasta el 80% de los casos.

El uso de descongestionantes nasales puede ayudar, pero su eficacia no se ha comprobado en estudios clínicos. El lavado de las cavidades nasales con suero parece ser más eficaz y no trae los mismos riesgos de efectos adversos.

Complicaciones asociadas a la rinitis

La rinitis puede evolucionar hacia la sinusitis, principalmente en los pacientes con desvío de septo u otras alteraciones anatómicas que predisponen la obstrucción de los senos paranasales.

Un cuadro de sinusitis que no presenta signos de mejora después de 5 a 7 días o que deja de tener secreciones líquidas y transparentes y pasa a tenerlas más gruesas y amarillentas, asociado a agravamiento o retorno de la fiebre, puede indicar la transformación de una sinusitis viral en la sinusitis bacteriana.

Así como la sinusitis, cuadros de otitis media también pueden ser una complicación de los pacientes con gripe e intensa rinitis, principalmente en los niños (lea: OTITE MEDIA - Causas, Síntomas y Tratamiento).

5- Espirales

Así como la rinitis, el estornudo es un síntoma típico de los resfriados y de la alergia, pero que también puede estar presente en la gripe.

No hay complicación ni tratamiento específico relacionado con los estornudos.

6- Dolor de cabeza

El dolor de cabeza en la gripe es un síntoma más común en los adultos que en los niños. Suele ser más intensa en los pacientes que desarrollan sinusitis o cuando la fiebre es más elevada.

El dolor puede ser difuso por todo el cráneo o estar más localizado alrededor de los ojos o en la región de la nuca.

Si no hay contraindicaciones, analgésicos comunes o antiinflamatorios se pueden utilizar para controlar el dolor. Los lugares tranquilos y con poca iluminación suelen traer algún alivio.

7- Dolor muscular.

El dolor muscular por todo el cuerpo es un síntoma típico de la gripe en los adultos, pero que está presente sólo en una pequeña parte de los niños.

La musculatura de la región lumbar, de los brazos y de las piernas suelen ser las más afectadas. Además de la musculatura, las articulaciones también pueden estar dolorosas.

El dolor muscular es un síntoma típico de la gripe. En los resfriados, es inusual, y cuando está presente, suele ser débil.

Una vez más, si no hay contraindicaciones, analgésicos comunes o anti-inflamatorios ayudan a aliviar el dolor.

8- Cansancio y debilidad

Una sensación de cansancio y falta de fuerzas también es un síntoma típico de la gripe en relación a los resfriados. El cansancio ocurre en todas las edades, pero es más perceptible en los niños, principalmente cuando la fiebre es alta.

El cansancio es un síntoma que surge al principio del cuadro y puede permanecer por varios días después de la curación. Algunos pacientes reportan una sensación de falta de fuerzas y ánimo por hasta 3 semanas.

Complicaciones asociadas al cansancio

Una rara complicación de la gripe es la miocarditis, que es la inflamación del músculo cardíaco. Una paciente que después de algunos días de curación de la gripe vuelve a presentar un cuadro progresivo de cansancio intenso, falta de aire e hinchazón en las piernas, debe ser evaluado en cuanto a la parte cardiaca (lea: MIOCARDITE - Síntomas, Causas y Tratamiento).

9- Pérdida del apetito

La pérdida del apetito es muy común en las primeras 48 horas de enfermedad, principalmente durante la fase en que la fiebre es más alta.

No hay que desesperarse pensando que el paciente necesita comer a toda costa. En los primeros dos días, lo más importante es mantener al paciente hidratado. El hambre suele volver progresivamente.

La mejor táctica para el paciente que no se está alimentando bien es ofrecer comida en los momentos que la fiebre sea más baja.

10- Vómitos y diarrea (más común en los bebés)

Los vómitos, la diarrea y el dolor abdominal son síntomas de gastroenteritis de origen viral, pero que raramente ocurren en la gripe de los adultos (lee: VIROSIS GASTROINTESTINAL - Vómitos y Diarrea).

Sin embargo, cerca del 10% de los niños menores de 13 años suelen tener síntomas gastrointestinales provocados por la gripe. Los vómitos suelen ser más comunes que la diarrea.

Complicaciones asociadas a los vómitos y la diarrea

La deshidratación es la principal complicación que puede surgir en los niños que presentan vómitos y / o diarrea. El suero casero o los sueros de rehidratación oral son las formas más indicadas de tratar y prevenir estos cuadros (lea: TRATAMIENTO CASERO DE LA DIARREA).


PALOMAS, TAQUICARDIA Y ARRITMIAS CARDÍACAS

PALOMAS, TAQUICARDIA Y ARRITMIAS CARDÍACAS

La palpitación es el nombre que se da a la percepción de los latidos del corazón, normalmente con incomodidad y sensación de que estos latidos son irregulares. Nuestro corazón, cuando estamos en reposo, realiza entre 60 y 100 latidos por minuto. Por lo tanto, en promedio, 4.800 batidos por hora y 115.200

(medicina)

CISTO DE BAKER - Cisto Poplíteo - Causas y Tratamiento

CISTO DE BAKER - Cisto Poplíteo - Causas y Tratamiento

El quiste de Baker, también conocido como quiste poplíteo, es una pequeña bolsa de líquido que surge en la región detrás de la rodilla, llamada fosa poplítea. El quiste de Baker es una lesión benigna, que se presenta como un nódulo visible y palpable bajo la piel, pudiendo provocar dolor en la rodilla y dificultad de movimiento de esta articulación. Cuando e

(medicina)