INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA - Síntomas, Causas y Tratamiento

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA - Síntomas, Causas y Tratamiento

Se llama insuficiencia renal la condición en la cual los riñones pierden la capacidad de efectuar sus funciones básicas. La insuficiencia renal puede ser aguda cuando se produce una rápida repentina y rápida pérdida de la función renal o crónica cuando esta pérdida es lenta, progresiva e irreversible.

En este artículo abordaremos los siguientes puntos sobre la insuficiencia renal crónica:

  • Qué es.
  • Síntomas.
  • Diagnóstico.
  • Causas.
  • Etapas de la enfermedad.
  • Tratamiento.

Aquí sólo explicaremos la insuficiencia renal crónica. Para leer sobre la insuficiencia renal aguda, acceda al siguiente enlace: INSUFICIENCIA RENAL AGUDA - Síntomas y Tratamiento.

¿Qué es la insuficiencia renal crónica?

La insuficiencia renal crónica, también llamada enfermedad renal crónica (DRC), es una enfermedad caracterizada por la pérdida lenta y continuada de la función de los riñones, hecho que provoca, entre otras alteraciones, la progresiva acumulación de toxinas y basuras metabólicas en la sangre.

Los riñones son órganos complejos, responsables de múltiples funciones en nuestro organismo. Entre las principales, podemos citar:

  • Eliminación de toxinas.
  • Eliminación de sustancias inútiles o que estén en exceso en el torrente sanguíneo.
  • Control de los niveles de electrólitos (sales minerales) de la sangre.
  • Control del nivel de agua del cuerpo.
  • Control del pH de la sangre.
  • Producción de hormonas que controlan la presión arterial.
  • Producción de vitamina D.
  • Producción de hormonas que estimulan la producción de hematíes por la médula ósea.

El paciente con enfermedad renal crónica presenta deficiencias en cada una de estas funciones, lo que le lleva a tener serios problemas de salud en fases avanzadas de la enfermedad.

Antes de seguir adelante, vea este corto vídeo de 3 minutos, producido por el equipo del MD.Salud, que explica de forma simple la insuficiencia renal y el examen de la creatinina:

Síntomas de la insuficiencia renal crónica

Como la instalación de la insuficiencia renal crónica suele darse de forma lenta, nuestro organismo tiene tiempo para adaptarse a este mal funcionamiento del riñón, haciendo que no tengamos signos o síntomas hasta fases muy tardías de la enfermedad. La principal característica de la IRC es ser una enfermedad silenciosa.

Muchas personas creen que pueden identificar un riñón enfermo por el dolor o por la disminución del volumen de orina. Nada más falso. El riñón presenta poca inervación para el dolor y por eso sólo duele cuando está inflamado o dilatado. Como en la mayoría de los casos de insuficiencia renal crónica ni uno ni otro ocurren, el paciente puede muy bien descubrir que necesita diálisis sin siquiera haber sentido un solo dolor renal en la vida.

El volumen de orina tampoco es un buen indicador de la salud de los riñones. A diferencia de la insuficiencia renal aguda (IRA), en la cual la reducción de la producción de orina es un factor casi siempre presente, en la insuficiencia renal crónica, como la pérdida de función es lenta, el riñón se adapta bien, y la capacidad de eliminar el agua se mantiene estable hasta fases bien avanzadas de la enfermedad. En realidad, la mayoría de los pacientes que necesitan entrar en diálisis todavía orinan al menos 1 litro al día.

Por lo tanto, en la mayoría de los casos, hasta fases bien avanzadas de la enfermedad, la insuficiencia renal crónica no causa ningún síntoma o signo.

Los pacientes con IRC en fases avanzadas pueden presentar anemia y agravamiento de los valores de la presión arterial y edemas de los miembros inferiores. Cuando el riñón entra en fase terminal, los síntomas que surgen son cansancio a los esfuerzos, náuseas y vómitos, pérdida del apetito, adelgazamiento, falta de aire, hálito fuerte (con olor a orina) y edemas generalizados.

Diagnóstico de la insuficiencia renal crónica

Como no hay síntomas hasta fases avanzadas de la enfermedad, la insuficiencia renal crónica sólo puede ser detectada precozmente a través de análisis de laboratorio.

El examen utilizado para tal fin es la dosificación sanguínea de la urea y de la creatinina. La creatinina es el mejor marcador de la función renal. Cuando los riñones comienzan a perder función, sus valores sanguíneos se elevan (lea: CREATININA y UREIA).

Los exámenes de orina también son útiles, ya que es muy común que los pacientes con enfermedad renal presenten pérdidas de proteínas o consagración en la orina. Para saber más sobre estos temas, accede a los siguientes enlaces:

  • EXAME DE URINA | Leucocitos, nitritos, hemoglobina ...
  • URINA ESPUMOSA Y PROTEINÚRIA
  • URINA CON SANGRE | hematuria

Los análisis de laboratorio también permiten detectar complicaciones de la IRC precozmente, como grados iniciales de anemia, alteraciones de los electrolitos (principalmente calcio, fósforo y potasio), alteraciones de la hormona PTH (que controla la salud de los huesos), de los valores de pH de la sangre, etc. .

La ecografía de los riñones también es un examen importante, pues muestra la morfología renal, pudiendo indicar si los riñones ya tienen signos de atrofia. Sin embargo, es importante resaltar que una ultrasonografía renal sin cambios en absoluto es suficiente para descartar la hipótesis de IRC. Sin el valor de la creatinina no se puede afirmar nada.

Causas de insuficiencia renal crónica

Diversas enfermedades pueden atacar el riñón y llevar la pérdida permanente de su función. En general, la IRC surge cuando el riñón sufre agresiones continuas y prolongadas, como en los casos de pacientes con diabetes o hipertensión arterial mal controlada.

Las enfermedades que más frecuentemente conducen a la insuficiencia renal crónica son:

  • Hipertención arterial.
  • Diabetes mellitus.
  • Enfermedad poliquística renal.
  • Glomerulonefritis.
  • Infecciones urinarias de repetición.
  • Cálculos renales de repetición.
  • Mieloma múltiple.
  • Lupus y otras enfermedades autoinmunes.
  • Uso abusivo de antiinflamatorios.
  • Soltar.
  • Amiloidosis.

Si usted tiene cualquiera de las enfermedades anteriores, es imprescindible que haga un seguimiento regular de su creatinina. Al menos una vez al año se debe dosificar la creatina, la urea y realizar un simple examen de orina.

Etapas de la insuficiencia renal crónica

Los dos riñones filtran en promedio 180 litros de sangre al día, más o menos de 90 a 125 ml por minuto. Esto se conoce como la tasa de filtración glomerular o aclaramiento de creatinina.

Las etapas de la insuficiencia renal crónica se dividen de acuerdo con la tasa de filtración glomerular, que puede estimarse a través de los valores de la creatinina sanguínea. Hay varias fórmulas matemáticas para estimar el grado de funcionamiento de los riñones a partir de los valores de la creatinina. Hoy en día, la mayoría de los laboratorios ya hacen ese cálculo automáticamente cuando se solicita la dosificación de la creatinina.

La insuficiencia renal es a menudo una enfermedad progresiva, con empeoramiento de la función a lo largo de los años. Algunos factores como la diabetes y la hipertensión mal controlada aumentan el riesgo de una rápida pérdida de función de los riñones.

Dividimos las etapas de la DRC de la siguiente manera:

CKD Etapa I - Los pacientes con depuración de creatinina mayor que 90 ml / min con cualquiera de las enfermedades anteriores (diabetes, hipertensión, enfermedad renal poliquística, etc.)

Los pacientes que poseen una o más de estas enfermedades tienen siempre algún grado de lesión renal, que, sin embargo, pueden todavía no reflejarse en la capacidad de filtración de la sangre. Son pacientes con función renal normal, sin ningún tipo de síntoma, pero bajo alto riesgo de deterioro de la función renal a largo plazo.

Los pacientes con creatinina normal, pero con cambios en el examen de orina, con signos de sangrado o pérdida de proteínas en la orina, también entran en esta etapa.

ERC Etapa II - Los pacientes con aclaramiento de creatinina entre 60 y 89 ml / min.

Se puede llamar la fase de pre-insuficiencia renal. Son personas con pequeñas pérdidas de la función de los riñones, siendo la etapa más precoz de insuficiencia renal.

Como los riñones van perdiendo función naturalmente con la edad, muchos ancianos pueden tener una función renal un poco reducida. Esta caída de función es simplemente una señal de envejecimiento de los riñones. Por lo tanto, encontrar ancianos con criterios para IRC etapa II es extremadamente común. Si el paciente no tiene ninguna enfermedad que atañe los riñones, como la diabetes o la hipertensión, esta ligera pérdida de función renal no conlleva mayores problemas a medio / largo plazo.

En el estadio II, el riñón todavía logra mantener sus funciones básicas, y la creatinina sanguínea todavía se encuentra muy cerca del rango de normalidad. Sin embargo, es importante resaltar que estos pacientes corren mayor riesgo de agravamiento de la función renal si están expuestos, por ejemplo, a drogas tóxicas a los riñones, como antiinflamatorios o contrastes para exámenes radiológicos (lea: REMEDIOS QUE PUEDEN HACER MAL A LOS RINES).

CKD Etapa III - Los pacientes con depuración de creatinina entre 30 y 59 ml / min.

Esta es la fase de insuficiencia renal crónica declarada. La creatinina ya se encuentra por encima de los valores de referencia, y las primeras complicaciones de la enfermedad empiezan a desarrollarse. El riñón ya ha reducido su capacidad de producir la eritropoyetina, la hormona que controla la producción de hematíes (glóbulos rojos) por la médula ósea, llevando al paciente a presentar anemia progresiva (lea: SÍNTOMAS DE LA ANEMIA).

Otro problema que comienza a surgir es la lesión ósea. Los pacientes insuficientes renales presentan una enfermedad llamada osteodistrofia renal, que ocurre por la elevación del PTH y por la caída en la producción de vitamina D, hormonas que controlan la cantidad de calcio en los huesos y en la sangre. El resultado final es una desmineralización de los huesos, que empiezan a debilitarse y enfermarse.

Para saber más detalles sobre la enfermedad ósea de la IRC, lea: INSUFICIENCIA RENAL - FÓSFORO, PTH Y ENFERENCIA ÓSEA.

La etapa III es la fase en la cual los pacientes deben iniciar tratamiento y ser acompañados por un nefrologista, pues, a partir de este punto, suele haber progresión relativamente rápida de la insuficiencia renal si no hay tratamiento adecuado.

Etapa CKD IV - Los pacientes con depuración de creatinina entre 15 y 29 ml / min.

Es la fase pre-diálisis. Este es el momento en que los primeros síntomas comienzan a aparecer y los análisis de laboratorio evidencian varios cambios.

El paciente presenta niveles elevados de fósforo y PTH, anemia establecida, pH sanguíneo bajo (aumento de la acidez en la sangre), elevación del potasio, adelgazamiento y signos de desnutrición, empeoramiento de la hipertensión, debilidad ósea, aumento del riesgo de enfermedades cardíacas, disminución de la enfermedad libido, disminución del apetito, cansancio, etc.

Debido a la retención de líquidos, el paciente puede no notar el adelgazamiento, ya que el peso puede mantenerse igual o incluso aumentar. El paciente pierde masa muscular y grasa, pero retiene líquidos, pudiendo desarrollar pequeños edemas en las piernas.

En esta fase el paciente ya debe comenzar a ser preparado para entrar en hemodiálisis, siendo indicada la construcción de la fístula arterio-venosa (lea: QUÉ ES HEMODIÁLISIS? COMO ELA FUNCIONA?)

CKD Etapa V - Los pacientes con depuración de creatinina inferior a 15 ml / min.

Es la fase de insuficiencia renal terminal. Por debajo de los 15-10 ml / min el riñón ya no desempeña funciones básicas y el inicio de la diálisis está indicado. En este momento es que los pacientes empiezan a sentir los síntomas de la insuficiencia renal, llamados síntomas de uremia.

A pesar de que todavía consiguen orinar, el volumen ya no es tan grande y el paciente comienza a desarrollar grandes edemas (lea: INCHAÇOS Y EDEMAS). La presión arterial se descontrola y los niveles de potasio en la sangre se elevan, hasta el punto de que pueden causar arritmias cardíacas y muerte. El paciente ya ha adelgazado bastante y no puede comer bien. Siente náuseas y vómitos, principalmente en la mañana. Cansa con facilidad y la anemia, si ya no está siendo tratada, suele estar en niveles peligrosos.

Si la diálisis no se inicia el cuadro progresa, y aquellos que no van a la muerte por arritmias cardíacas pueden evolucionar con edema pulmonar o cambios mentales, como desorientación, crisis convulsiva (lea: EPILEPSIA | CRISOS CONVULSIVA | Síntomas, tipos y cómo proceder) y hasta coma.

Cuando se realiza ultrasonido de los riñones, estos normalmente ya se presentan atrofiados, con tamaños reducidos.

Algunos pacientes logran llegar hasta la etapa V con pocos signos y síntomas. A pesar de la poca sintomatología, estos presentan innumerables alteraciones de laboratorio, y cuanto más tiempo se retrasa el inicio de la diálisis, peor serán las lesiones óseas, cardíacas, la desnutrición y el riesgo de arritmias malignas. Muchas veces, el primer y único síntoma de la insuficiencia renal terminal es la muerte súbita.

Cuando el paciente con IRC debe ser seguido por un nefrologista?

El encaminamiento precoz para el médico nefrologista puede cambiar la historia natural de la enfermedad. Cuando se compara la evolución de pacientes referenciados en la etapa III con aquellos referenciados sólo en las fases finales de la etapa IV o en etapa V, se nota que ocurre:

  • Una reducción en la velocidad de pérdida de la función renal (3, 4 ml / min por año contra 12 ml / min al año), es decir, los pacientes no acompañados de nefrologista pierden la función renal hasta 4 veces más rápido.
  • Mejor control de la hipertensión y, consecuentemente, menos lesiones de otros órganos.
  • Menor incidencia de lesiones óseas.
  • Menor incidencia de desnutrición y adelgazamiento.
  • Menor tasa de mortalidad.

Tratamiento de la insuficiencia renal crónica

No hay cura para la insuficiencia renal crónica, pues es un reflejo de la lesión irreversible de partes de los riñones. También no existe un remedio que haga que los riñones vuelvan a funcionar bien.

Generalmente, el objetivo del tratamiento de la IRC es impedir el avance de la enfermedad o, en el peor de los casos, desacelerar la tasa de pérdida de la función renal.

Es esencial el control de la presión arterial. Los valores persistentemente por encima de 140/90 mmHg son agresivos para el riñón, acelerando la pérdida de la función renal. En los pacientes con diabetes, el control de la glucosa también es muy importante. En los pacientes con proteinuria (pérdidas de proteínas en la orina), su control con medicamentos ayuda a preservar la función de los riñones.

El paciente con IRC debe evitar las drogas nefrotóxicas, como antiinflamatorios y algunos antibióticos, principalmente los de la clase de los aminoglucósidos.

Aunque no hay cura ni tratamiento específico para mejorar la función renal, el seguimiento con el nefrologista es importante para evitar las complicaciones de la IRC. Hay remedios para controlar la anemia, las alteraciones de los electrólitos, del metabolismo del hueso, los edemas, etc.

En las etapas finales de la enfermedad, cuando el riñón ya no funciona, el tratamiento indicado es la hemodiálisis, la diálisis peritoneal o el trasplante renal.


MINIPÍLULA - Ventajas y Desventajas

MINIPÍLULA - Ventajas y Desventajas

La píldora anticonceptiva es una forma de control de natalidad disponible en el mercado desde la década de 1960. Al principio, las píldoras contenían grandes cantidades de hormonas progesterona y estrógeno, lo que era responsable de la alta tasa de efectos colaterales, incluyendo algunos graves, como la trombosis, el accidente cerebrovascular y las enfermedades cardiovasculares. Des

(medicina)

PANCREATITIS - Causas, Síntomas y Tratamiento

PANCREATITIS - Causas, Síntomas y Tratamiento

Pancreatitis es el término usado para describir la inflamación del páncreas. Cuando la inflamación del páncreas ocurre de modo súbito, es decir, agudamente, estamos ante una pancreatitis aguda. Cuando la inflamación es recurrente y hay signos de lesión persistente del páncreas, llamamos pancreatitis crónica. En este

(medicina)