SARAMPO - Síntomas, Transmisión y Vacuna

SARAMPO - Síntomas, Transmisión y Vacuna

introducción

El sarampión es una enfermedad infecciosa de origen viral capaz de provocar diversos síntomas, tales como manchas rojiza por el cuerpo, fiebre, tos, faringitis, conjuntivitis, etc.

El sarampión es potencialmente fatal y extremadamente contagioso. La tasa de transmisión para personas no vacunadas llega a ser de hasta 90%. No ser vacunado y tener contacto con alguien infectado por el virus es prácticamente seguro de ser contaminado.

Antes de la vacuna, el sarampión llegaba a acometer hasta el 90% de los niños hasta los 5 años. Actualmente, sin embargo, el sarampión es una infección poco común, habiendo sido prácticamente erradicado de Brasil desde el año 2000.

Desafortunadamente, las campañas anticuatorias anti-vacunación han sido responsables de la reaparición de brotes de sarampión en países de Europa, Japón y Estados Unidos. A partir de 2017, varios estados de Brasil presentaron caída en la cobertura vacunal, y nuevos brotes de sarampión y casos de muerte volvieron a ser identificados en el país después de muchos años.

índice

En este texto vamos a abordar los siguientes puntos sobre el sarampión:

  • Formas de transmisión.
  • Síntomas.
  • Tratamiento.
  • Prevención y vacunación.

Transmisión del sarampión

El sarampión es una enfermedad causada por un virus llamado virus del sarampión, que pertenece al género Morbillivirus, familia Paramyxoviridae. El virus del sarampión es extremadamente contagioso y suele ser transmitido directamente de una persona a otra a través de secreciones de las vías respiratorias, como aquellas eliminadas en la tos, estornudos o incluso durante el habla. El ser humano es la única fuente de transmisión de la enfermedad.

Las gotitas infecciosas a partir de secreciones respiratorias de un paciente con sarampión pueden permanecer en el aire durante varias horas. Por lo tanto, un contacto directo con alguien infectado puede no ser necesario para la transmisión del virus. El sarampión puede ser transmitido en hospitales y consultorios médicos, entre pasajeros del avión durante el vuelo y también en escuelas y comunidades densamente pobladas.

El período de incubación del sarampión es de 6 a 19 días (promedio de 13 días). El período de contagio ocurre entre 5 días antes de la aparición de las erupciones de la piel hasta 4 días después. El pico del contagio ocurre 2 días antes y 2 días después del inicio de las lesiones de la piel.

Hasta el 90% de los individuos no vacunados que están expuestos a pacientes infectados con virus se contaminarán y desarrollarán síntomas. Al contrario de lo que ocurre en varias otras virosis comunes de la infancia, tales como rubéola y paperas, el sarampión no suele causar casos leves, con síntomas blandos e inespecíficos, que puedan pasar desapercibidos. Quien tiene sarampión, lo tiene de verdad, con derecho a todos los síntomas clásicos y riesgo de muerte.

Síntomas del sarampión

El sarampión se manifiesta inicialmente como una infección viral inespecífica, con fiebre alta, malestar, coriza, tos, pérdida del apetito, dolor de garganta y conjuntivitis. Esta fase inicial de la enfermedad se llama pródromo y dura de 2 a 3 días. En la transición de la fase prodrómica a la fase de síntomas clásicos del sarampión comienzan a surgir pequeños puntos blancos en la mucosa de la boca, cerca de los dientes molares, que reciben el nombre de manchas de Koplik. Estas manchas surgen generalmente 48 horas antes de la aparición del exantema clásico del sarampión.

Las erupciones de piel típicas del sarampión (exantema del sarampión) son machas rojizas, con discreto relieve, que surgen inicialmente en la cara y se extienden al resto del cuerpo de forma descendente. Las lesiones pueden ser abundantes, sufriendo fusión, para crear grandes manchas rojizas.

En general, la extensión y el grado de confluencia del exantema se correlacionan con la gravedad de la enfermedad. Las palmas de las manos y las plantas de los pies raramente están implicadas.

Otros hallazgos característicos durante la fase exantemática incluyen linfadenopatía (aumento de los ganglios linfáticos), fiebre alta (a veces superiores a 40ºC), faringitis y conjuntivitis. La tos también es común y puede persistir por hasta 2 semanas.

Durante el período exantemático, el paciente se queda con el sistema inmunológico comprometido, siendo un blanco fácil para otras infecciones de origen bacteriano o viral.

48 horas después de la aparición de la erupción, el paciente empieza a mejorar. Con tres a cuatro días, la erupción se oscurece, quedando parra, y luego empieza a descamar y desaparecer. La erupción generalmente dura un total de seis a siete días. La fiebre suele desaparecer cuando el exantema empieza a aliviar. Una fiebre que dura más de 3 o 4 días después del inicio de las erupciones puede ser signo de una complicación en curso, como neumonía, diarrea, otitis o encefalitis (inflamación del cerebro).

La neumonía y la encefalitis son las complicaciones más peligrosas del sarampión.

El diagnóstico del sarampión se realiza a través de los hallazgos clínicos y de la serología sanguínea (investigación por anticuerpos). El anticuerpo del tipo IgM contra el sarampión es positivo a partir del tercer día de exantema y desaparece después de 30 días. El anticuerpo tipo IgG aparece en el séptimo día de exantema y se vuelve positivo para el resto de la vida.

Tratamiento del sarampión

Una vez que los síntomas del sarampión ya han surgido, no hay tratamiento específico para la enfermedad. La única cosa a hacer es dar soporte y esperar que la enfermedad se cure sola. En los niños, la administración de vitamina A parece reducir la incidencia de casos graves.

La fiebre se puede controlar con antipiréticos comunes, como Paracetamol. No se debe usar nunca la aspirina (AAS) en el sarampión, debido al riesgo de síndrome de Reye, una enfermedad rara, pero con alta mortalidad, caracterizada por edema cerebral y lesión del hígado. Los antibióticos sólo tienen valor si hay alguna infección bacteriana complicando el cuadro de sarampión.

Prevención y vacunación del sarampión

Como no hay tratamiento efectivo durante la fase de síntomas, el control del sarampión debe ser orientado hacia la prevención. En las últimas décadas, debido a la amplia cobertura de la vacunación en la mayoría de los países, el sarampión se ha convertido en una enfermedad poco común. En Brasil, por ejemplo, no hay circulación del virus entre la población desde el inicio de la década de 2000. La vacuna contra el sarampión se realiza con virus vivos atenuados y forma parte del calendario vacunal nacional (lea: CALENDARIO VACINAL).

En los últimos 10 años, hubo una caída en las tasas de vacunación en varios países del mundo, lo que ha sido responsable de la aparición de brotes de sarampión y ha dificultado su erradicación completa. Sólo en los primeros meses de 2017 ya se han reportado más de 1500 casos de sarampión en Europa.

Como la mayoría de las vacunas, la vacuna del sarampión debe ser administrada antes de que el paciente tenga contacto con el virus, preferiblemente durante el primer año de vida. Sin embargo, como el período de incubación del sarampión puede llegar a 19 días, una persona nunca inmunizada, que ha tenido contacto con alguien infectado, puede ser vacunada, siempre que no supere el límite de 72 horas después de la exposición al virus. Esta forma de vacunación no es la ideal, pero suele ser efectiva en muchos casos.

Otra forma de prevención para las personas expuestas al virus del sarampión es la administración de inmunoglobulina. Los pacientes con alto riesgo de complicación, como inmunosuprimidos, embarazadas y niños menores de 1 año no vacunados, pueden hacer uso de la inmunoglobulina si tienen contacto con personas infectadas. Esta medicación debe administrarse dentro de los primeros 6 días de exposición al virus.


Faringitis Estreptocócica - Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

Faringitis Estreptocócica - Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

El dolor de garganta es un síntoma muy incómodo, que suele ocurrir tanto en adultos como en niños. En general, el dolor de garganta es provocado por una inflamación de las amígdalas o de la faringe, cuadros que llamamos amigdalitis y faringitis, respectivamente. Cuando ambos están inflamados, situación muy común, decimos que el paciente tiene una faringoamigdalitis. En la

(medicina)

7 SÍNTOMAS DE ANEMIA

7 SÍNTOMAS DE ANEMIA

La anemia es el nombre dado a la reducción del número de glóbulos rojos en la sangre. Los glóbulos rojos, también llamados hematíes o eritrocitos, son las células responsables del transporte de oxígeno por la circulación sanguínea. En este texto vamos a explicar los principales signos y síntomas de la anemia. Si usted

(medicina)