PARALISIA FACIAL DE BELL - Causas, Síntomas y Tratamiento

PARALISIA FACIAL DE BELL - Causas, Síntomas y Tratamiento

La parálisis facial ocurre cuando hay una parálisis total de todos, o algunos, músculos responsables por nuestros movimientos y expresiones faciales. El nervio que conduce los músculos de la cara se llama nervio facial. En este texto vamos a abordar las parálisis faciales, dando énfasis a la parálisis de Bell, que es la causa más común.

Para entender la parálisis facial es importante entender la anatomía y las funciones del nervio facial. Lea los próximos párrafos con atención; voy a tratar de explicar el nervio facial de la manera más simple posible.

Nervo facial

Nuestro cuerpo tiene 12 pares de nervios craneos. Son nervios que nacen en el sistema nervioso central (cerebro) y siguen hacia regiones de la cabeza y cuello sin pasar por la médula espinal. Como ejemplos de nervios craneos, podemos citar el nervio óptico que transmite las imágenes de los ojos al cerebro y el nervio olfatorio que hace lo mismo con los olores captados por la nariz.

El nervio facial es uno de los 12 pares de nervios craneos. De los pares, pues cada nervio craneal se compone de 2 nervios originados en uno de los lados del cerebro, dirigiéndose cada uno hacia un lado del cráneo.

Observe en la ilustración al lado las regiones de la cara que el nervio facial, en amarillo, inerva (haga clic en la imagen para agrandarla).

De modo resumido podemos decir que el nervio facial es responsable por los movimientos de la expresión facial, sensación de gusto en los 2/3 anteriores de la lengua, además de participar en la secreción de saliva, lágrimas e inervación del tímpano.

Como ya se ha mencionado, cada uno de los nervios faciales nace en un lado del cerebro; antes de llegar al rostro, una parte de cada nervio cruza de lado, yendo a inervar la cara contralateral. Este detalle anatómico explica por qué la lesión en el nervio dentro del cerebro, llamada de lesión central del nervio periférico, causa un tipo de parálisis facial, mientras que la lesión facial que ocurre después de que el nervio ya haya dejado el cerebro, llamado de lesión periférica del nervio facial, causa otro tipo de parálisis facial (explicar la diferencia cuando se habla del diagnóstico).

La ilustración al lado (haga clic para agrandarla) muestra con más detalle la anatomía del nervio facial. Para quien no es del área de salud no es necesario entender cómo ocurre esta diferencia entre lesión central y periférica del nervio facial. Ella es compleja y no vale la pena perder tiempo explicando estos detalles. Vamos a seguir adelante.

Tipos de parálisis facial

Como se ha dicho, la parálisis facial puede ser central, como en los casos de AVC (lea: AVC | ACCIDENTE VASCULAR CEREBRAL | DERRAME CEREBRAL), o periférica, como en los traumas e infecciones virales.

La parálisis facial es un evento que causa gran ansiedad en el paciente y en sus familiares, pues lo primero que viene a la cabeza es la posibilidad de un derrame (AVC). Sin embargo, más del 70% de la parálisis facial son causados por una enfermedad mucho más benigna, llamada parálisis de Bell. Es de ella que vamos a hablar en las próximas líneas.

Parálisis de Bell

La parálisis facial de Bell acomete, sólo en Estados Unidos, cerca de 40.000 pacientes al año. Es una enfermedad bastante común, aunque poco divulgada; puede acometer cualquier sexo, etnia o edad, pero es rara antes de los 15 años.

La parálisis de Bell es una parálisis facial periférica causada por el virus Herpes simplex, lo mismo que causa el famoso herpes labial y genital (lea: HERPES LABIAL HERPES LABIAL). Este virus puede atacar el nervio facial haciendo que el mismo se inflame e inhale, quedando comprimido dentro de los huesos del cráneo, y así, disminuyendo su capacidad de transmitir impulsos nerviosos.

Los eventos que interfieren con el sistema inmunológico, tales como estrés, exposición al frío, exposición solar prolongada, ejercicios extenuantes, etc., pueden facilitar la reactivación del Herpes simple y favorecer el surgimiento de la parálisis facial.

Además del virus Herpes simple, otros virus también pueden atacar el nervio facial causando parálisis, como por ejemplo el virus Herpes Zoster, causante de la varicela y del herpes zoster (lea: CATAPORA (VARICELA) Y HERPES ZOSTER), Epstein Barr virus, causante de la mononucleosis (lea: MONONUCLEOSIS, ENFERMEDAD DEL BEIJO), y citomegalovirus.

La parálisis facial causada por el virus del herpes zoster se llama síndrome de Ramsay Hunt; suele presentar dolor y vesículas en la cara.

Entre los factores de riesgo para parálisis de Bell están el embarazo en el tercer trimestre y la diabetes mellitus (lea: DIABETES MELLITUS | DIAGNÓSTICO Y SÍNTOMAS).

Síntomas de la parálisis facial de Bell

La parálisis facial de Bell es una parálisis facial periférica, es decir, acomete el nervio facial después de que ya haya dejado el cerebro.

La parálisis de Bell se inicia abruptamente, con parálisis de toda la mitad de la cara (hemi parálisis facial) que evoluciona en pocas horas. Los síntomas más característicos de la parálisis de Bell son la pérdida de la expresión en la mitad de la cara con incapacidad de cerrar totalmente uno de los ojos, de levantar una de las cejas, de fruncir la frente y de sonreír. Las siguientes imágenes ilustran las principales señales de la parálisis facial periférica.

Además de los signos de parálisis de los músculos de una hemiface, otros síntomas también suelen surgir, como disminución del lagrimeo de uno de los ojos, aumento de la sensibilidad al sonido en uno de los oídos, reducción del paladar en los 2/3 iniciales de la lengua, disminución de la salivación y dolor de cabeza o dolor alrededor de la mandíbula.

A pesar de la aprehensión que un caso de parálisis facial puede generar en el paciente y en los familiares, la parálisis de Bell suele retroceder espontáneamente. Sin embargo, en los casos más agresivos, pueden haber secuelas.

Los pacientes que generalmente se recuperan totalmente son aquellos que presentan signos de regresión de los síntomas durante las primeras 3 semanas. Cuanto menor sea la gravedad de la parálisis, mayor será la posibilidad de recuperación total. Si el paciente presenta todos los síntomas descritos anteriormente y no demuestra mejora después de 21 días, existe el riesgo de permanecer con secuelas.

Incluso sin tratamiento, alrededor del 70% de los pacientes se recuperan totalmente, sin embargo, si la mejora suele aparecer con 3 semanas, la recuperación completa puede tardar hasta 4 meses. Cerca del 7% de los casos pueden recurrir dentro de un intervalo de 10 años; El 3% de los pacientes presentan más de una recurrencia, con 3 a 4 episodios de parálisis facial en este mismo espacio de tiempo.

Diagnóstico de la parálisis facial

El diagnóstico de la parálisis facial de Bell es normalmente clínico y de exclusión, o sea, hecho sólo después de excluir otras causas, como por ejemplo tumores que puedan estar comprimiendo el nervio facial y mimetizando una parálisis de Bell.

La parálisis facial del AVC es diferente, pues es una parálisis central que ocurre por isquemia del nervio dentro del cerebro. Mientras que la parálisis periférica acomete toda una hemiface, la parálisis central ahorra la región superior de la frente y los ojos. Además, el AVC suele presentar otros signos asociados, como parálisis en el resto del cuerpo, desorientación, dificultades en la marcha, etc.

La parálisis facial causada por traumas es simple de ser diagnosticada, ya que surge después de la ocurrencia de un trauma craneal.

En el diagnóstico diferencial, todavía podemos citar las siguientes causas, mucho menos comunes que parálisis de Bell, para parálisis facial:

- Enfermedad de Lyme.
- VIH (lee: SÍNTOMAS DEL VIH Y SIDA (SIDA).
- Síndrome de Melkersson-Rosenthal.
- Otitis media (lea: OTITE MEDIA AGUDA).
- Colesteatoma.
- Sarcoidosis.
- Síndrome de Sjögren.

Tratamiento de la parálisis de Bell

Agudamente, lo más importante es el cuidado con los ojos. Como el paciente con parálisis facial periférica suele no conseguir cerrar los ojos y puede presentar reducción de la producción de lágrima, éste puede tornarse resecado, con riesgo de ceguera por lesión de la córnea.

Los colirios con lágrimas artificiales durante el día y la protección de los ojos por la noche durante el sueño, son importantes para la protección de la visión hasta que los movimientos de los párpados vuelvan a la normalidad.

A pesar de la mejora espontánea en la mayoría de los casos, trabajos recientes mostraron que el uso de corticoides aumenta aún más la posibilidad de recuperación completa. El régimen actualmente propuesto es de 60 a 80 mg de prednisona oral al día durante una semana. El tratamiento debe iniciarse en los primeros 3 días (lea: PREDNISONA Y CORTICOIDES | Indicaciones y efectos colaterales).

Aunque la mayoría de las parálisis faciales son causadas por virus, aún no se ha comprobado plenamente el beneficio del uso de antivirales para el tratamiento de estos casos; sin embargo, algunos grupos utilizan este tipo de droga junto con los corticoides. El antiviral más utilizado es el Valaciclovir.


TENDINITE - Síntomas, Causas y Tratamiento

TENDINITE - Síntomas, Causas y Tratamiento

La tendinosis es un síndrome clínico caracterizado por dolor crónico y espesamiento del tendón. Por lo general resulta del uso excesivo del tendón, principalmente en los trabajadores que hacen movimientos repetidos o atletas aficionados. El término tendinitis se ha abandonado, pues el sufijo "ite" se utiliza habitualmente para describir la presencia de inflamación en alguna estructura, como en los casos de meningitis (inflamación de la meninge), apendicitis (inflamación del apéndice) o faringitis (inflamación de la faringe) . La palabr

(medicina)

¿USTED SABÍA QUE CIGARROS SON RADIOATIVOS?

¿USTED SABÍA QUE CIGARROS SON RADIOATIVOS?

El cigarrillo común es un producto compuesto inicialmente por cerca de 600 sustancias diferentes. Digo inicialmente, porque, al ser encendido, el proceso de combustión genera una cantidad inmensa de nuevas sustancias, haciendo que un simple cigarrillo y su humo contengan más de 7000 sustancias químicas diferentes. De

(medicina)