PIE DIABÉTICA - Causas y Síntomas

PIE DIABÉTICA - Causas y Síntomas

El pie diabético es un término que engloba las enfermedades y alteraciones que frecuentemente surgen en los pacientes portadores de diabetes mellitus. El pie diabético, si no reconocido y tratado a tiempo, puede evolucionar hacia complicaciones graves, provocando desde la formación de úlceras profundas y extensas hasta la necesidad de amputación del pie.

Este artículo se dividirá en dos partes. En este primer texto hablaremos sobre las causas y los síntomas del pie diabético. La segunda parte será sobre el tratamiento del pie diabético y los cuidados necesarios con el pie de los pacientes que sufren de diabetes.

En estos dos textos nos atenemos al pie diabético y sus complicaciones. Si usted está buscando más información sobre la diabetes mellitus, visite nuestro archivo de texto sobre el tema: ARCHIVO DE DIABETES.

¿Qué es el pie diabético?

La diabetes mellitus es una enfermedad grave, de evolución lenta, que si no controlada adecuadamente provoca innumerables lesiones en todo el organismo.

El llamado pie diabético es una de las complicaciones más comunes en los pacientes diabéticos, siendo el resultado final de un conjunto de alteraciones que la diabetes provoca en los miembros inferiores, incluyendo lesiones en los nervios, alteraciones en la circulación arterial, reducción de la inmunidad y alteraciones en la anatomía de los huesos del pie. Vamos a explicar:

Los niveles de glucosa elevados crónicamente provocan daños en los nervios periféricos, llevando a un cuadro llamado neuropatía diabética. El paciente con neuropatía diabética puede perder la sensibilidad normal de los pies, teniendo dificultad para sentir dolor y distribuir correctamente el peso del cuerpo sobre los pies. Estos factores pueden llevar a una presión anormal en las regiones de los pies durante el acto de caminar, haciendo que sea fácil desarrollar puntos de presión calos y lesiones en la piel, tejidos blandos, huesos y articulaciones. Las úlceras pueden surgir si no hay cuidados con los pies del paciente diabético.

La neuropatía diabética puede también debilitar ciertos músculos de los pies, contribuyendo aún más a la deformidad en los mismos. A lo largo del tiempo, repetidas lesiones en los huesos y articulaciones pueden alterar drásticamente la anatomía del pie, creando un ciclo vicioso donde cada nueva lesión favorece la aparición de otras.

Otro factor importante en el desarrollo del pie diabético es la lesión de los vasos sanguíneos que nutren los pies. La diabetes crónicamente mal controlada causa daños a las arterias de los miembros inferiores, disminuyendo el flujo de sangre hacia los pies. Esta mala circulación puede causar isquemia de la piel, contribuyendo a la formación de úlceras y perjudicando la cicatrización de las heridas.

En algunos pacientes la lesión vascular es tan grave que partes del pie se vuelven isquémicos, evolucionando hacia gangrena. Cerca del 5% de los diabéticos acaban por necesitar amputar un dedo, o incluso todo el pie, debido a esta complicación.

El tercer factor para el surgimiento del pie diabético es el compromiso del sistema inmunológico que ocurre en la diabetes, facilitando las ocurrencias de infecciones y haciendo difícil la cicatrización de heridas. Debido a la mala circulación sanguínea, los antibióticos pueden no llegar al lugar de la infección adecuadamente, ya que el riesgo de que la infección se extienda al flujo sanguíneo, provocando la sepsis (lea: QUÉ ES SEPSE | CHOQUE SÉPTICO?).

Los pacientes con diabetes deben aprender a analizar sus propios pies y saber reconocer los primeros signos y síntomas de los problemas del pie diabético.

Factores de riesgo para el pie diabético

El reconocimiento precoz y el manejo de los factores de riesgo son importantes para reducir la aparición de ulceraciones y lesiones graves del pie.

El principal factor riesgo es la diabetes mal controlada, pues niveles persistentemente elevados de glucosa son los responsables de las alteraciones que propician el surgimiento del pie diabético.

Otros factores de riesgo importantes ya fueron presentados: neuropatía, deformidades del pie y signos de enfermedad vascular. Todos los tres pueden ser identificados a través de un cuidadoso examen físico de los miembros inferiores. Entre estos, la neuropatía parece ser el más importante en el desarrollo del pie diabético. Cerca del 80% de los pacientes con úlceras en los pies poseen lesiones en sus nervios periféricos.

También aumentan el riesgo de complicaciones el uso de calzados no adecuados para diabéticos, principalmente si el paciente presenta manchas rojas, puntos doloridos, burbujas, callos, pie aburrido, joanete o dolor frecuente asociada al uso de zapatos.

El cigarrillo es otro problema importante, ya que el tabaco causa daños a los pequeños vasos sanguíneos de los pies y las piernas, favoreciendo la progresión de la lesión vascular y dificultando el proceso de curación de las lesiones de piel ya existentes (lea: ENFERMEDADES DEL CIGARRO | ).

Síntomas del pie diabético

Cada paciente diabético debe ser preguntado durante las consultas si siente alguna incomodidad en las piernas o en los pies. Si la respuesta es positiva, se deben realizar otras preguntas para evaluar la gravedad del cuadro:

¿Qué te sientes en los pies?
a) Quemazón, entumecimiento o hormigueo (2 puntos).
b) Cansancio, calambres o dolores (1 punto).

¿Cuál es la localización de los síntomas?
a) Pies (2 puntos).
b) Pantorrillas (1 punto).
c) Otros lugares (sin puntos).

¿Los síntomas ya le despertar por la noche?
a) Sí (1 punto).
b) No (sin puntos).

¿Cuándo surgen los síntomas?
a) Peor por la noche (2 puntos).
b) Presente día y noche (1 punto).
c) Presente sólo durante el día (sin puntos).

¿Qué alivia los síntomas?
a) Andar (2 puntos);
b) permanecer en pie (1 punto);
c) Sentar, acostarse o nada alivia (sin puntos).

La puntuación total de los síntomas puede determinar la gravedad de la neuropatía:
0 a 2 - Normal
3 a 4 - Ligero
5 a 6 - Moderado
7 a 9 - Grave

Algunas pistas simples pueden apuntar a problemas circulatorios: pulso débil en pies, pies fríos, piel fina y bruscamente, piel áspera, piel seca y descamativa o pérdida de pelos son señales de que los pies no están recibiendo suficiente sangre.

La neuropatía diabética puede llevar a sensaciones inusuales en los pies y las piernas, incluyendo dolor, ardor, hormigueo y entumecimiento. El paciente puede perder la capacidad de reconocer el calor y el frío. La percepción de presión sobre los pies también suele estar alterada.

La neuropatía puede evolucionar de modo muy lento, haciendo que el pie pierda gradualmente la sensibilidad. El paciente sólo puede notar el problema cuando el pie ya está totalmente sin sensibilidad. Esto puede ser muy peligroso, porque el paciente puede no ser consciente de que los zapatos están lastimando, puede que no note la presencia de una pequeña piedra dentro del calzado o observe que hay una herida en el pie que está empeorando.

La estructura y la apariencia de los pies pueden indicar la presencia del pie diabético. La lesión del nervio puede cambiar la forma en que el paciente pisa y se apoya en los pies, causando deformidades articulares y óseas.

Cualquier herida o enrojecimiento en los pies de un paciente diabético debe ser cuidadosamente examinada. Las úlceras del pie diabético generalmente se inician con heridas pequeñas, que en otras personas cicatrices sin problemas.

Úlceras del pie diabético

Las úlceras del pie diabético generalmente surgen por dos motivos: heridas causadas por traumas o por zapatos no adecuados; o úlceras crónicas, generalmente en la suela de los pies, causadas por la combinación de neuropatía diabética, mala circulación y deformidades óseas.

Como el paciente diabético suele tener una inmunidad baja y mala circulación en los pies, estas úlceras, además de no cicatrices fácilmente, todavía corren el riesgo de contaminarse con las bacterias que naturalmente colonizan la piel, como estreptococos y estafilococos (lea: STAPHYLOCOCCUS AUREUS | los riesgos de esta bacteria?).

Las úlceras, si no se tratan adecuadamente, pueden evolucionar hacia lesiones extensas y profundas, llegando a comprometer músculos y hasta los huesos. Una úlcera infectada puede evolucionar con osteomielitis, que es una grave infección de los huesos. En algunos casos, cuando la circulación sanguínea ya está muy comprometida, los antibióticos no funcionan para tratar la infección y la única solución es la amputación del pie para impedir que el paciente muera de infección generalizada.


EXAMEN DE COLONOSCOPIA - Preparación, Sedación y Riesgos

EXAMEN DE COLONOSCOPIA - Preparación, Sedación y Riesgos

La colonoscopia es un procedimiento endoscópico seguro que proporciona información que las pruebas radiológicas comunes pueden no ser capaces de dar. La colonoscopia tiene la ventaja de poder ser utilizada tanto para fines diagnósticos como para el tratamiento de algunas enfermedades que afectan el colon y el recto. Lo

(medicina)

Muco en las Heces, Heces Verdes y otros cambios

Muco en las Heces, Heces Verdes y otros cambios

Los cambios en las características normales de las heces pueden ser el primer signo de una enfermedad del tracto gastrointestinal. Desafortunadamente, muchas personas no tienen el hábito de verificar la apariencia de las heces después de cada evacuación, dejando pasar señales claras de problemas digestivos. A p

(medicina)