DOLOR DEL CRECIMIENTO - Causas, Síntomas y Tratamiento

DOLOR DEL CRECIMIENTO - Causas, Síntomas y Tratamiento

El llamado dolor del crecimiento es un cuadro de dolor real, que surge en cerca de 20 a 30% de los niños con edades entre 2 y 12 años. Las causas todavía permanecen un misterio, pero a pesar del nombre de la enfermedad, sabemos que los dolores no tienen nada que ver con el crecimiento en sí.

El niño generalmente presenta quejas de dolor intermitente en la musculatura de los miembros inferiores y no hay signos de inflamación, hinchazón, repercusión en otros órganos ni alteraciones de laboratorio o radiológicas. Es decir, el niño se refiere al dolor, pero no podemos identificar ningún motivo para la queja.

Aunque es un cuadro desagradable, que a menudo obstaculiza el sueño del niño, los dolores del crecimiento son inofensivos y suelen desaparecer espontáneamente después de uno o dos años. La principal preocupación en relación a estos niños es no diagnosticar equivocadamente como dolor del crecimiento alguna enfermedad seria que cause dolor y necesita tratamiento médico más específico, como tumores o lesiones óseas.

En este artículo vamos a explicar lo que es el dolor del crecimiento, cuáles son sus posibles causas, sus síntomas, cómo debe ser tratada y cuáles son las enfermedades peligrosas que hacen diagnóstico diferencial.

¿Qué es el dolor del crecimiento?

No existe en la literatura médica una definición consensuada para el dolor del crecimiento. En consecuencia, no existen criterios específicos que puedan ser uniformemente utilizados para estudios y para el diagnóstico del problema. Como ya adelantado en la introducción de este artículo, no hay alteraciones detectables ni al examen físico ni en los exámenes complementarios.

El dolor del crecimiento es un dolor real, el niño realmente sufre, pero ella no presenta ninguna enfermedad física real que pueda ser identificada por el médico.

En general, podemos considerar como dolor del crecimiento aquella que presenta las siguientes características:

  • Se presenta en niños entre 2 y 12 años, siendo más común entre 3 y 5 años y 8 y 12 años.
  • Acomete a los miembros, principalmente a los miembros inferiores.
  • El dolor suele ser bilateral.
  • El dolor se concentra en los músculos y no en las articulaciones.
  • El dolor va y vuelve, no corriendo todos los días.
  • El dolor ocurre más al final de la tarde y de noche. No suele estar presente por la mañana.
  • El dolor puede despertar al niño.
  • El dolor no está directamente relacionado con la actividad física. Puede doler en reposo y no doler con el ejercicio.
  • El dolor no impide que el niño sea activo o practique deportes.
  • No hay signos de inflamación o lesión de las áreas doloridas.

El dolor del crecimiento es benigno, no causa ningún problema al niño, además de la incomodidad del propio dolor, no entorpece el crecimiento y tiende a desaparecer sola con el tiempo.

Causas del dolor del crecimiento

A pesar del nombre, el dolor del crecimiento no es provocado por el crecimiento. Los dolores no coinciden con los períodos de estiramiento o crecimiento más acelerado, no surgen en puntos del cuerpo relacionados con el crecimiento y no tienen ninguna influencia sobre el crecimiento en sí. El término dolor del crecimiento se estableció en la década de 1930 y, a pesar de que hoy sabemos que no está relacionada con el crecimiento, el nombre acaba de tomar.

Los trastornos emocionales y las enfermedades psicogénicas a menudo se mencionan como posibles causas, pero todavía no se han estudiado sistemáticamente para que podamos establecer con seguridad una relación de causa y efecto.

Una de las hipótesis más aceptadas actualmente relaciona la aparición del dolor del crecimiento con el uso excesivo de la musculatura a lo largo del día. Según esta corriente de pensamiento, los dolores del crecimiento pueden ser sólo dolores musculares que surgen como reflejo de la excesiva y frecuente demanda muscular en niños sometidos a actividades que exijan carreras, saltos, largas caminatas o escaladas. La musculatura de los niños es menos preparada para soportar actividades intensas, por lo que en algunas de ellas los dolores pueden surgir. En efecto, los dolores del crecimiento no suelen aparecer durante los ejercicios, pero son más comunes después de que el niño tiene un día particularmente lleno de actividades físicas.

Algunos estudios también muestran que los niños con dolor de crecimiento suelen tener una tolerancia al dolor más bajo de lo habitual. No es infrecuente que el niño también presente quejas de dolor abdominal o dolor de cabeza junto con el dolor de los miembros.

Además de una mayor sensibilidad al dolor, los padres de los niños con dolor de crecimiento a menudo describen a sus hijos como más sensibles a las situaciones de estrés o de conflicto.

Es común que uno de los padres del niño con dolor de crecimiento también haya tenido un cuadro similar durante la infancia.

Síntomas del dolor del crecimiento

El dolor del crecimiento ocurre habitualmente en los miembros, siendo el miembro inferior el local más común. Los muslos, las pantorrillas y la región detrás de las rodillas (llamada fosa poplítea) son los lugares más habituales. El dolor aislado en los miembros superiores es raro.

El dolor suele ser bilateral y no es persistente. El intervalo libre de quejas puede variar de algunos días hasta varios meses.

El dolor del crecimiento se suele describir como un calambre, un peso en las piernas o una incapacidad para mantener las piernas quietas. La intensidad varía de caso a caso. Los dolores ocurren principalmente por la tarde o durante la noche ya menudo son capaces de interrumpir el sueño del niño. Sólo algunos pacientes tienen quejas de dolor que se restringen a las primeras horas del día.

El niño puede quejarse de intenso dolor por la noche y despertarse completamente asintomático. En muchos casos, el dolor mejora con masajes o cariños, por lo que muchos padres creen que el dolor es una invención del niño para llamar la atención.

Signos y síntomas que pueden indicar otra causa

El dolor del crecimiento es un diagnóstico de exclusión, es decir, sólo debe establecerse después de que el médico se cerciorará de que los dolores no surgen en problemas más graves de salud, como tumores, traumas, lesiones óseas, enfermedades reumáticas o problemas vasculares .

Entre los signos y síntomas que deben servir de alerta para la familia y el médico están:

  • Dolor persistente.
  • Dolor frecuente que se agrava con el paso del tiempo.
  • Dolor que impide que el niño permanezca activo durante el día.
  • Cambios en la marcha.
  • Pérdida de peso o pérdida del apetito.
  • Signos inflamatorios en el lugar del dolor, especialmente enrojecimiento, hinchazón y calor local.
  • Dolor aislado en una o más articulaciones.
  • Signos de rigidez y reducción de la movilidad en los miembros dolorosos.
  • Fiebre.
  • Dolor aislado en el miembro superior.
  • Cambios de comportamiento.
  • Postración.
  • Dolor asociado a alteraciones de laboratorio o radiológicas.

Tratamiento del dolor del crecimiento

No existe un tratamiento específico para el dolor del crecimiento. Masajes, estiramiento y aplicación de calor local ayudan a aliviar los casos de dolor leve a moderado. La simple atención de los padres también ayuda.

El exceso de ejercicio puede estorbar, pero la interrupción total de actividades por parte del niño también suele ser desalentada. Lo ideal es que el niño se mantenga activo, pero sin exageraciones. Tener dolor de crecimiento no impide a ningún niño jugar.

En los casos de dolor más intenso, que entorpecen el sueño del niño, el uso de analgésicos o antiinflamatorios puede ser utilizado de forma puntual, principalmente si el dolor no es frecuente, ya que estos medicamentos no deben ser utilizados de forma continua en los niños .

Entre las opciones más usadas están:

  • Paracetamol (lea: PARACETAMOL - Bula en Lenguaje Simple).
  • Dipirona (lea: Dipirona - Metamizol → Indicaciones, Efectos Colaterales y Peligros).
  • Ibuprofeno (lea: IBUPROFENO - Indicaciones, Efectos Adversos y Dosis).

La aspirina no suele ser indicada en niños debido al riesgo del síndrome de Reye, un raro, pero potencialmente fatal efecto colateral que puede causar lesión hepática y edema cerebral (lea: INFORMACIÓN SOBRE EL AAS - ASPIRINA).

Una cuestión importante en el tratamiento es aclarar al niño ya los padres en relación al curso benigno de la enfermedad. El dolor por sí solo ya es bastante estresante para la familia, que no necesita todavía innecesariamente preocupada por la posibilidad del hijo tener una grave enfermedad oculta que nadie descubre lo que es.


CÓLICA MENSUAL - Síntomas, Causas y Tratamiento

CÓLICA MENSUAL - Síntomas, Causas y Tratamiento

El cólico menstrual, llamado en medicina de dismenorrea, es una de las quejas ginecológicas más comunes. Dividimos los cólicos menstruales en dos categorías: dismenorrea primaria, que es el cólico menstrual que surge sin que haya alguna enfermedad ginecológica por detrás, y dismenorrea secundaria, que es aquella causada por enfermedades ginecológicas, como endometriosis, miomas o infecciones. Inciden

(medicina)

VITILIGO - Causas, Síntomas y Tratamiento

VITILIGO - Causas, Síntomas y Tratamiento

El vitiligo es una enfermedad que afecta a cerca del 1% de la población mundial y causa progresiva despigmentación de la piel, alcanzando todas las etnias, siendo, sin embargo, clínicamente más evidente cuando ocurre en personas de piel más oscura. En este texto vamos a abordar las causas y las actuales opciones de tratamiento para el vitiligo. ¿Có

(medicina)