CÁNCER DE RIM - Causas, Síntomas y Tratamiento

CÁNCER DE RIM - Causas, Síntomas y Tratamiento

El cáncer renal, también llamado por algunos de hipernefroma, es una forma relativamente común de cáncer, representando alrededor del 3% de todos los casos de neoplasias malignas en hombres y mujeres. El carcinoma de células claras es el tipo de cáncer más común de los riñones, siendo responsable de más del 90% de los casos.

El cáncer renal suele ser una enfermedad asintomática en las fases iniciales, lo que hace que 1 de cada 4 pacientes sólo descubra el tumor en fases muy avanzadas, ya sin posibilidad de tratamiento con intención de curación.

Por ser la forma más común, en este artículo hablaremos sólo del carcinoma de células claras. Si usted tiene dudas sobre lo que es un cáncer o un carcinoma, lea también los siguientes textos:
- ¿QUÉ ES CÁNCER?
- ¿QUÉ ES CARCINOMA?

Epidemiología del cáncer renal

Se estima que, en Brasil, la incidencia anual del cáncer de riñón es de 1 caso por cada 10.000 habitantes.

El carcinoma de células claras suele aparecer en individuos de más de 50 años de edad, siendo el promedio de edad en el momento del diagnóstico alrededor de los 64 años. Este tipo de neoplasia es infrecuente en personas menores de 40 años. Los hombres tienen un 50% más de riesgo de desarrollar este tipo de tumor.

En la actualidad, en el momento del diagnóstico, cerca del 55% de los pacientes presentan el tumor restringido al riñón, el 20% ya tiene signos de invasión regional, generalmente de ganglios linfáticos alrededor del riñón, y el 25% ya está en estado avanzado, presentando metástasis para otros órganos, como el hígado, el pulmón o los huesos.

Factores de riesgo para el cáncer renal

El cáncer de riñón posee diversos factores de riesgo, algunos muy comunes, pero desconocidos de la población. Los principales son:

- Edad superior a 50 años.
- Tabaquismo (lea: ENFERMEDADES DEL CIGARRO).
- Hipertensión arterial (lea: HIPERTENSIÓN ARTERIAL).
- Obesidad (lea: OBESIDAD).
- Exposición frecuente a sustancias tóxicas, como el cadmio, el asbesto o derivados del petróleo.
- Insuficiencia renal crónica en hemodiálisis (lea: QUÉ ES HEMODIÁLISIS).
- Uso crónico de aspirina (en dosis altas), analgésicos o antiinflamatorios.
- Historia familiar de cáncer de riñón.
- Uso de quimioterapia durante la infancia.
- Hepatitis C crónica (lea: HEPATITIS C).
- Anemia falciforme (lea: ANEMIA FALCIFORME).
- Enfermedad de Von Hippel-Lindau.

Cuanto mayor sea el número de factores de riesgo que un individuo posea, mayor será su riesgo de desarrollar cáncer a lo largo de la vida. Esto no significa, sin embargo, que las personas con muchos factores obligatoriamente tendrán cáncer, ni que las personas sin factores de riesgo estén completamente libres del riesgo de desarrollar ese tumor.

Síntomas del cáncer de riñón

El cáncer renal es un tumor que puede permanecer asintomático hasta fases avanzadas de la enfermedad. Actualmente, casi la mitad de los tumores se diagnostican accidentalmente cuando el paciente realiza un examen de imagen del abdomen, como ultrasonografía o tomografía computarizada, por otro motivo que nada tiene que ver con el cáncer.

Cuando el paciente presenta signos y síntomas de su cáncer renal, los más comunes son:

  • Hematuria (sangre en la orina) - El sangrado urinario puede ser microscópico o macroscópico. En el segundo caso, la formación de coágulos es común (lea: HEMATÚRIA | Sangre en la orina).
  • Dolor de espalda.
  • Masa abdominal palpable del lado del riñón acometido.
  • Varicocele (varices en el saco escrotal) - Varicoceles que surgen en ancianos, principalmente en el lado izquierdo, siempre deben conectar la señal de alerta a la presencia de un tumor en el riñón izquierdo.

La tríada clásica de los síntomas del cáncer renal descrita en los libros más antiguos se compone de dolor lumbar, hematuria (sangre en la orina) y masa abdominal palpable. Sin embargo, la presencia de los 3 signos y síntomas al mismo tiempo es poco común, siendo encontrada en menos del 10% de los casos.

Síndrome paraneoplásico del cáncer renal

Llamamos síndrome paraneoplásico los signos y síntomas provocados por la producción de sustancias químicas por el propio cáncer. La aparición de síndrome paraneoplásico ocurre en hasta un 30% de los casos de carcinoma de células claras. Los signos y síntomas más comunes son:

  • Anemia - Puede estar presente meses antes del diagnóstico y suele ser desproporcionado al estadio de la enfermedad.
  • Fiebre sin causa aparente - Suele acompañarse de sudores nocturnos, cansancio y pérdida de peso.
  • Hipertensión arterial - Ocurre por producción tumoral de hormonas que aumentan la retención de sal y líquidos.
  • Disfunción hepática - La llamada del síndrome de Stauffer, ocurre incluso sin la existencia de metástasis para el hígado. Los hallazgos más comunes son elevaciones de la TGO, TGP o fosfatasa alcalina (lea: QUÉ SIGNIFICAM TGO, TGP, GAMA GT y BILIRRUBINA?).
  • Hipercalcemia (calcio sanguíneo elevado) - Puede ser debido a lesiones metastásicas para los huesos o por producción tumoral de la hormona PTH.

Diagnóstico del cáncer renal

En general, los tumores renales son descubiertos por exámenes radiológicos, como el ultrasonido o la tomografía computarizada del abdomen. Con la popularización de estos exámenes en las últimas décadas, ha sido cada vez más común el descubrimiento de tumores renales de forma accidental. El paciente va a hacer un ultrasonido del abdomen para evaluar un dolor abdominal inespecífico y acaba descubriendo que existe un pequeño tumor en su riñón.

Es importante destacar que no toda masa existente en el riñón es un tumor maligno. Los quistes renales simples, por ejemplo, son lesiones extremadamente comunes, principalmente en las personas de más de 50 años, que no tienen nada que ver con el cáncer (lee: CISTO RENAL SIMPLE).

Sin embargo, algunos cánceres renales pueden tener una apariencia parecida a la de un quiste, siendo difícil su distinción por la ultrasonografía. En general, cada vez que el radiólogo se enfrenta a un quiste sospechoso, él lo describe como "quiste complejo" e indica la realización de una tomografía computarizada o resonancia magnética, que son exámenes con mayor capacidad de distinguir quistes de tumores malignos.

La tomografía computarizada (o resonancia magnética, si el paciente tiene contraindicación al uso de contrastes yodados) es un examen que actualmente presenta una excelente capacidad para identificar tumores malignos del riñón. En la mayoría de los casos, la imagen proporcionada por estos exámenes es tan buena que no es necesaria la realización de biopsia renal para establecer el diagnóstico. Sólo con el resultado de la tomografía, el urólogo puede decidir por la nefrectomía (retirada quirúrgica del riñón).

La tomografía no sólo es capaz de identificar el cáncer renal, pero también sirve para estadificarlo, definiendo si hay invasión tumoral local oa distancia.

Estadiaje del cáncer renal

Una vez que el cáncer del riñón es diagnosticado, el siguiente paso es determinar en qué etapa se encuentra, un proceso llamado de estadificación tumoral. La estadificación es un sistema utilizado para describir el tamaño, la agresividad y el grado de propagación de un cáncer. Saber el estadio del cáncer ayuda a orientar el tratamiento ya predecir el pronóstico a largo plazo.

En el caso del cáncer de riñón, la estadificación se define después de la evaluación de los siguientes datos:

- Tamaño del tumor.
- Existencia de invasión tumoral de vasos sanguíneos o ganglios linfáticos cercanos al riñón.
- Existencia de metástasis para otros órganos.

De forma simplificada, el cáncer renal se divide en 4 estadios:

  • Estadio I - Tumor menor de 7 cm y restringido al riñón.
  • Estadio II - Tumor mayor de 7 cm, pero aún restringido al riñón.
  • Estadio III - Tumor de cualquier tamaño, pero con afectación de al menos un ganglio cerca del riñón, invasión de la vena renal o de la grasa peri-renal.
  • Estadio IV - Tumor que invade la glándula suprarrenal o que ya presenta metástasis para otros órganos, como hueso, hígado o pulmones.

Cuanto mayor sea el estadio del tumor, más avanzada es la enfermedad y mayor es la tasa de mortalidad. Cuando el paciente es diagnosticado con un tumor en el estadio I, tiene 95, 4% de todavía estar vivo después de 1 año y 80, 9% después de 5 años. Por otro lado, los pacientes con tumor estadio IV presentan sobrevida del 34, 2% en el primer año y apenas el 8, 2% todavía están vivos después de 5 años. El porcentaje de sobrevida en los primeros 5 años para cada estadio tumoral puede ser visto en la tabla abajo.

Tratamiento del cáncer renal

Los tumores con estadificación I, II y III se consideran tumores localizados y el tratamiento tiene como objetivo la curación. Obviamente, los pacientes con cáncer en el estadio I tienen muchas más posibilidades de quedar curados que los pacientes con enfermedad en el estadio III.

Los tumores en el estadio IV, a su vez, son tumores avanzados, prácticamente sin posibilidad de curación. En estos casos, el tratamiento está orientado a aumentar la supervivencia y mejorar la calidad de vida del paciente.

Tratamiento para tumores localizados

La nefrectomía (remoción quirúrgica del riñón, suprarrenal y ganglios linfáticos regionales) es el tratamiento indicado para los pacientes con cáncer renal en los estadios I, II y III.

En los pacientes con estadio I, con tumor menor de 7 cm, la nefrectomía puede ser sólo parcial, con retirada solamente de la parte del riñón donde se encuentra el tumor. Cuanto menor sea el tumor, más segura es la nefrectomía parcial.

Si el paciente es anciano y su riesgo quirúrgico es elevado, una opción no quirúrgica para los casos de tumores pequeños es la destrucción del mismo a través de calor o congelación, procedimientos llamados respectivamente de ablación térmica por radiofrecuencia o crioterapia. Estos procedimientos se realizan a través de agujas especiales, que se inserta en la piel hasta el riñón.

En los pacientes muy ancianos, con expectativa de vida ya muy baja independientemente del cáncer, si el tumor tiene menos de 2 cm de diámetro, la mejor conducta puede ser no hacer nada, manteniendo sólo seguimiento semestral del tumor con tomografía computarizada. Como los tumores renales pequeños crecen lentamente, es más probable que el paciente fallezca por otro motivo que no el cáncer. De este modo, el paciente no necesita ser sometido al riesgo de una cirugía.

Tratamiento para tumores avanzados

Los pacientes con cáncer renal estadio IV se suelen tratar con la combinación de cirugía + tratamiento con drogas. A diferencia de la mayoría de los cánceres, no se utiliza la quimioterapia en el tratamiento del cáncer de riñón.

La cirugía para quitar el riñón y sus metástasis no suele curar el cáncer, pero puede reducir los síntomas y retrasar la necesidad de tratamiento con medicamentos.

El tratamiento medicamentoso de los cánceres renales avanzados puede hacerse de 3 formas:

  • Terapia inmune - Habitualmente hecho con una droga llamada Interleucina-2.
  • Terapia anti-angiogénica - Hecho con medicamentos que reducen el suministro de sangre al tumor, retardando su crecimiento. Las drogas más usadas son: Sunitinib, Axitinib, Sorafenib o Pazopanib.
  • Terapia objetivo molecular - Medicamentos que inhiben directamente el crecimiento del cáncer. Los más usados ​​son: Temsirolimus o Everolimus

Los tumores renales con estadio IV son muy difíciles de curar. Cuando hay sólo una metástasis única a distancia, la nefrectomía asociada a la resección de esta metástasis puede conducir a la curación en algunos casos.


BARRIGA INCHADA - ABDOMEN DISTENDIDO

BARRIGA INCHADA - ABDOMEN DISTENDIDO

El término barriga hinchada es muy utilizado por la población para designar una sensación de aumento del volumen abdominal asociado a la incomodidad, generalmente por exceso de gases. Por no ser un término médico, la "barriga hinchada" no posee una definición clara, pudiendo significar situaciones completamente distintas, desde un simple e inocente acumulación de gases hasta la presencia de un tumor abdominal, pasando por embarazo y acumulación grasa en la barriga. En est

(medicina)

ASCITE - Síntomas, Causas y Tratamiento

ASCITE - Síntomas, Causas y Tratamiento

La ascitis, llamada popularmente de barriga de agua, es el nombre que se da al acumulo de líquidos dentro de la cavidad abdominal. La ascitis no es una enfermedad, sino un signo de enfermedad, habitualmente del hígado, pero también puede originar problemas de los riñones, el corazón o los tumores malignos. El

(medicina)