Síndrome de la silla vacía

Síndrome de la silla vacía

El síndrome de silla vacía se refiere a la sensación que aparece ante la pérdida de una persona especial para nosotros . Puede ser un familiar, un amigo, un hermano, una hermana, etc.

Podemos confundir esto con la tristeza de perder a alguien, pero lo llamamos síndrome porque tiene una intensidad particular en los momentos en que normalmente debería celebrar algo con alegría y emoción.

No olvides leerlo: ¿Cómo combatir la tristeza de forma natural?

El síndrome de silla vacía se manifiesta en momentos específicos, como Navidad, cumpleaños o una celebración que se considera especial.

Vemos esta silla en medio de tantos otros ocupados y sentimos un gran vacío, angustia que nos lleva a sufrir este terrible síndrome.

La silla vacía es un testigo silencioso

La silla vacía siempre es la manifestación de esta persona que era y ya no es, especialmente si estamos rodeados por varias personas y notamos fácilmente que alguien falta.

Este sentimiento fuerte tiene algo que ver con el profesional el cese del duelo que seguramente ya habrás experimentado en tu vida.

Ante la pérdida de alguien, estamos atravesando un período en el que tenemos que acostumbrarnos a vivir sin esa persona. Vivimos en una época de intenso dolor.

Recomendamos que lea: ¿Cómo superar una situación de duelo?

El luto se puede extender con el tiempo hasta que uno pueda luchar contra esta pérdida y vivir de nuevo domesticando esta gran sensación de vacío.

Es importante decir que el síndrome de silla vacía se puede experimentar incluso cuando la persona en cuestión no está muerta . Esto significa que puede identificarse en otras situaciones, como la soledad.

Cuando alguien nos abandona o alguien se va, también podemos sentir este síndrome que no es necesariamente la muerte, incluso si es el más común.

Cuando nos sentimos solos, las personas que nos rodean ya no tienen ninguna importante. Aun así, nos sentimos solos frente a todo.

Todo se puede vivir, pero también se puede derrotar

Aunque lo vemos con los ojos de la tristeza, hay una manera de mantener este síndrome alejado de nosotros. Es obvio que existe, pero podemos salir de ella.

Para empezar, debemos poner en práctica las indicaciones que le daremos. Te harán bien.

No te aísles, no te quedes quieto

Cuando sufrimos de este síndrome, a menudo no queremos hablar y nos alejamos de las personas que más amamos, sufrir solo en su esquina.

No te pierdas: prefiero una soledad digna a una compañía llena de egoísmo

Esfuérzate por interactuar, incluso si no quieres, habla y pide ayuda, incluso si es difícil. A veces solo necesitamos a alguien que nos escuche y preste atención a nuestro dolor.

Cambia el significado de la silla vacía

Las cosas no siempre significan lo que nos gustaría que hicieran mean Si la silla vacía es sinónimo de tristeza y pérdida, ¿por qué no darle un nuevo significado?

Esfuércese por eliminar esta característica negativa que le ha otorgado a esta silla. Ella debe ser tu amiga y no tu enemiga.

Si es necesario, pide ayuda

Creemos que podemos hacer todo solos y que si no resolvemos las cosas solos, nadie no lo hará.

Sin embargo, a veces necesitamos un pequeño impulso y algo de ayuda adicional para seguir adelante.

Nunca trates de automedicarte para aliviar este dolor dentro de ti y, si lo haces, hazlo por recomendación médica.

¿Por qué no vas a ver a un psicólogo? Son expertos, grandes profesionales de la mente. Ellos te ayudarán mejor que nadie, no tengas miedo de ellos.

Lee también: ¿Cómo sanar nuestras heridas emocionales?

Es importante aceptar la idea de que las personas que forman parte de nuestra vida van a Algunos de ellos morirán, otros desaparecerán, otras nos abandonarán y nos lastimarán. Debemos aceptar todo esto.

No permita que una silla vacía elimine de su cara la alegría que una vez lo hizo sentir vivo.

Está claro que estas situaciones nos lastimarán porque somos humanos y ¡tenemos emociones!

Pero debemos aprender a internalizar el hecho de que estas cosas suceden en todos los casos y que no tenemos control sobre ellas.


Cuando la mirada es sincera, se convierte en un puente entre dos almas

Cuando la mirada es sincera, se convierte en un puente entre dos almas

A través de una mirada, podemos conectarnos con personas con más integridad, significado y seguridad. Esta idea se ve reforzada por el hecho de que la mayoría de nuestros movimientos y acciones se pueden controlar a voluntad si queremos, y podemos engañar u ocultar ciertos comportamientos que esconden un doble significado.

(Sexo y las relaciones)

Menopausia: En la encrucijada de caminos físicos y emocionales

Menopausia: En la encrucijada de caminos físicos y emocionales

Muchas mujeres llaman a la interrupción de las reglas "el cambio de vida", o simplemente "el cambio" . De hecho, durante los años de la menopausia, ocurren variaciones graduales en funciones ováricas y corporales, que pueden durar entre seis y trece. Ninguna otra fase de la vida permite a las mujeres experimentar tantas oportunidades para abrirse a sí mismas, a pesar de toda la negatividad simbólica que reina alrededor de este período.

(Sexo y las relaciones)